La Nueva Metropol: la desidia patronal contagia

Escribe José Aguilar

Tiempo de lectura: 1 minuto

La Nueva Metropol, monopolio del transporte que explota más de 26 líneas de colectivos, es conocida entre los trabajadores de la UTA por ser una de las empresas más negreras de toda la rama.

Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, los trabajadores de las líneas 327, 136, 503 y 322 del distrito de Merlo -pertenecientes a esa patronal- vienen peleando por la aplicación de un protocolo sanitario que las patronales intentan birlar una y otra vez. Esta puso todo tipo de trabas para preservar la salud de los obreros y rechazó la iniciativa, que surgió desde los trabajadores, de colocar cortinas plásticas en las cabinas de los choferes. Finalmente, el Ministerio de Salud habilitó esta medida y se implementó.

Las patronales contagian

El jueves pasado se conoció el resultado positivo de un hisopado realizado a un chofer que había informado que un familiar directo tenía síntomas compatibles con el Covid-19. La actitud de la empresa había sido obligarlo, bajo amenaza de despido, a retomar tareas antes de conocer el resultado del análisis. Debido a que el chofer tuvo contacto estrecho con sus compañeros de trabajo durante cuatro días, se aisló preventivamente a casi 30 trabajadores. Las consecuencias del acto criminal transcienden el ámbito de la empresa porque fueron expuestos al virus, además del personal, cientos de miles de pasajeros que fueron transportados por el chofer infectado.

Esta actitud empresaria, criminal, tiene lugar con la complicidad del gobierno municipal y de la burocracia de la UTA, que miran para otro lado cuando los trabajadores denuncian una y otra vez las pésimas condiciones en las cuales trabajan. La cabecera de estas líneas, ubicada en el km 34.5, no reúne las características edilicias para albergar a 700 trabajadores manteniendo la debida distancia social.

Planteamos que se proceda al inmediato hisopado de todos los contactos estrechos que compartieron lugares de trabajo comunes con el chofer infectado; que la UTA convoque inmediatamente a una asamblea general para exigir el cese de las actividades, la desinfección total del predio y de las unidades, cumplimiento estricto del Protocolo de Sanitización y comités obreros de salud e higiene con poder de veto.

Suscribite a Política Obrera