Una salida socialista frente al derrumbe de la universidad y la educación

Escribe Mesa Nacional de la UJS (Tendencia)

Declaración de la Mesa Nacional de la UJS (Tendencia) frente al debate que atraviesa la izquierda.

Tiempo de lectura: 4 minutos

La actual pandemia ha agravado sustancialmente las condiciones de vida de los trabajadores. En apenas pocos meses podemos observar retrocesos que afectan décadas de luchas y conquistas. El capitalismo ha despilfarrado todos los recursos acumulados por la sociedad en un salvataje sin futuro a los intereses de acumulación privada. Se evidencia como nunca la incompatibilidad entre la vida, la salud, el trabajo y la educación y el actual régimen social. Los trabajadores, de todas formas, lejos de derrotados, protagonizan luchas que revelan una elevada conciencia de clase y capacidad de organización; en varios países rebeliones populares sin precedentes. La ofensiva capitalista se encuentra jaqueada en su propio centro. La administración capitalista de la crisis sanitaria y social ha profundizado el cuestionamiento de los gobiernos y del conjunto del régimen político. Argentina, bajo otras formas, no es excepción.

¿A dónde va la Universidad?

La educación se encuentra completamente envuelta en este marco. Frente a los golpes hacia los derechos populares, el aparato político de la Universidad actúa como cómplice de estos ataques. Las camarillas radicales y peronistas son socias de un gobierno y un régimen político (Fernández-Kicillof-Rodriguez Larreta) que prioriza el rescate a los grandes grupos financieros – centrales patronales, deuda externa, FMI.

Las camarillas universitarias no han siquiera intentado poner en pie un sistema educativo transitorio y virtual, de la misma forma que tampoco garantizaban su funcionamiento en la presencialidad. Los rectores y los consejos directivos han tomado la palabra ¡en defensa del pago de la deuda! y no del presupuesto de educación. Se han revelado una vez más como un cuerpo extraño al proceso educativo. La Universidad es gobernada por lobbys empresariales y ejecutivos de las multinacionales. En este punto no existe “grieta” entre kirchneristas y macristas.

El derrumbe de la Universidad que trabaja para el capitalismo plantea la necesidad de una revolución universitaria y de un gobierno de docentes y estudiantes, con la participación de delegados electos de los trabajadores.

La lucha contra el gobierno

El gobierno de Fernández-Fernández no reúne las condiciones políticas para enfrentar la catástrofe en desarrollo y sus inevitables colapsos. Así se ha demostrado en materia de deuda externa como también en la imposibilidad de preparar al país para enfrentar la pandemia. Se encuentra entre la espada y la pared del quiebre económico, por un lado, y la rebelión popular, por el otro. Las camarillas de la Universidad carecen de los recursos, la intención y el interés de confrontar con este callejón sin salida. Lo mismo vale para el movimiento estudiantil que dirige los centros, enteramente adaptado a sus mandantes políticos.

El papel de la izquierda

La izquierda ha retrocedido ostensiblemente en la Universidad, como consecuencia de una política de parlamentarismo universitario, de acuerdos sin principios con las corrientes oficiales y de una elevada dosis de autoproclamación. No ha sido un factor contestatario en los Consejos Directivos, y en algunos casos ha practicado un colaboracionismo activo. En un caso, ha acompañado (la UJS (oficialista) la extensión de mandato de la rectora Sandra Torlucci, la madrina política de la “ley Micaela”, en la Universidad Nacional de las Artes. También ha suscripto en la propia FUA (Federación Universitaria Argentina) toda una plataforma “unánime” con Franja Morada y el peronismo universitario. Carece de un programa que sea el correlato educativo y universitario de una salida obrera y socialista.

Un planteo de izquierda, para ser movilizador, debe abandonar toda política autoreferencial. Asistimos al espectáculo grotesco de una competencia para liderar convocatorias de asambleas virtuales, que responden a ese interés exclusivista. Esas convocatorias son propagandeadas en función electoral, al servicio de “la fuerza del FITU” y de sus proyectos parlamentarios. Dan la espalda a la gran masa que no vota a la izquierda, incluso sectores combativos. La izquierda tiene que dejar de hablarse a sí misma y de propiciarse zancadillas y maniobras. El faccionalismo es la otra cara fatal de la autoproclamación. Desde la UJS (T) planteamos una lucha política por las tareas estratégicas, de oposición socialista al régimen político y social en su conjunto. La Universidad no es una isla.

Reinvindicaciones

La actual crisis plantea la necesidad de un planteo de reivindicaciones inmediatas y políticas. Reivindicamos la movilización de los centros de estudiantes, contra la parálisis de sus direcciones, y la organización de coordinadoras sobre la base de la lucha. Por este camino, la juventud estudiantil podrá convertirse en factor dinámico en la lucha por un Congreso de Trabajadores que elabore y ponga en práctica una salida económica y política de los explotados. La lucha por la aparición con vida de Facundo Castro y el juicio y castigo a los responsables ingresa de lleno en esta crisis de orden general.

  • Aumento inmediato del presupuesto educativo que sea necesario para enfrentar la crisis presente, para bajo control de estudiantes y docentes.
  • Comisiones de seguridad e higiene docente-estudiantil, con poder de veto.
  • Apertura de la planta docente para un desdoblamiento de cursadas. Salario igual a la canasta familiar y bajo convenio. Eximición de tareas y licencias pagas a los grupos de riesgo. Salario para los adhonorem.
  • Equipamiento tecnológico integral a cargo del Estado.
  • Ampliación del monto y alcance de las becas para evitar el abandono de la cursada. Por un subsidio inmediato al estudiante desocupado.
  • Régimen de cursada especial para estudiantes con familiares a cargo y para compañeras víctimas de violencia de género
  • Abajo el régimen universitario de camarillas al servicio de las empresas y el ajuste. Por un gobierno asambleario de docentes, estudiantes y delegados electos de los trabajadores.
  • Aparición con vida de Facundo Castro. Juicio y castigo a los responsables.
  • No al pago de la deuda externa. Plata para la salud, el trabajo y la educación.
  • Congreso de trabajadores que discuta un plan político y económico. Por un gobierno de trabajadores y el socialismo.
Suscribite a Política Obrera