La campaña por la legalidad de la Tendencia en Zarate-Campana camina fuerte

Escriben Aurora y Analía

Tiempo de lectura: 1 minuto

La Tendencia del Partido Obrero regional, partiendo de un pequeño padrón, sin recursos económicos del Estado y con grandes dificultades de movilidad por la pandemia, se puso al hombro una campaña que, en tan solo una semana, recogió decenas de adhesiones en defensa del derecho a Tendencia al interior del Partido Obrero y de toda la izquierda.

Mientras el oficialismo del Partido Obrero le da la espalda a este principio revolucionario, los trabajadores, docentes, estatales, obreros de cervecería Quilmes, Atucha, Siderca y ex militantes del PO, nos dan la mano y el brazo por el reconocimiento y la adhesión por nuestra legalidad, para la recuperación y (re)construcción del Partido Obrero revolucionario.

La regional se caracteriza por ser un centro neurálgico de las grandes industrias. Sin embargo, la izquierda del distrito y el FIT-U han desaparecido del paisaje político del distrito. Su retroceso entre los trabajadores de la industria en una de las regiones más importantes de zona norte es notorio.

Este escenario agudiza la necesidad de un reagrupamiento en torno al fortalecimiento político de nuestra Tendencia y a su estructuración organizativa que nos permitan ampliar el alcance y la llegada de nuestros planteos políticos.

La legalidad de nuestra Tendencia es un derecho democrático

No sé trata ya del derecho democrático ante la burguesía, por lo cual hemos luchado desde nuestra fundación como partido, significa también la defensa de la democracia al interior de las organizaciones obreras. Y así lo entienden las decenas de trabajadores que adhirieron a la campaña por nuestra legalidad tanto en Campana como en Zarate. Lo contrario -su desconocimiento y la expulsión de 1.200 militantes del PO- equivale a la liquidación de la democracia en todos los ámbitos de nuestra clase. Los trabajadores de la región que nos han dado su adhesión son los que defienden la democracia obrera cotidianamente en sus propios lugares de trabajo.

Lo dicho, una campaña de un profundo valor político. Vamos por más. ¡Adelante compañeros!

Suscribite a Política Obrera