El Cordón de San Lorenzo está conmocionado

Escriben Gustavo Fenoy y Emilio Blanco

Defendamos la vida de los trabajadores.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En las últimas horas el cordón industrial de San Lorenzo ha registrado trece casos de COVID 19 positivo entre los trabajadores de la industria aceitera. Los casos detectados corresponden 12 a la empresa Cofco, de Timbues , y uno en Bunge de Puerto San Martín. Anteriormente se conocía un caso positivo en Renopack, ubicada en zona oeste de San Lorenzo. Esta mañana se conoció un nuevo caso positivo, se trata de un trabajador de la empresa Pampa Energía de San Lorenzo.

Las empresas concentran trabajadores de todas las localidades del cordón, unos ochocientos, desde Rosario a Timbúes. La aparición de COVID positivo en las fábricas puede provocar la multiplicación de casos en todas las ciudades. Según las primeras informaciones, habría entre los infectados trabajadores de San Lorenzo, de Timbúes, Ricardone, Oliveros, Andino y Capitán Bermúdez. Esta situación alarmante es consecuencia de que el cuidado de los obreros y los protocolos para trabajar quedaron en manos de las propias patronales, que siempre tuvieron la política de imponer la continuidad de sus negocios, sean esenciales o no, tengan las condiciones de seguridad o no, aunque pongan en peligro la vida de los trabajadores.

En momentos en que los contagios van en ascenso y se extiende la circulación comunitaria, la situación va a terminar en una verdadera catástrofe sin la intervención del movimiento obrero.

Frente a los contagios los trabajadores pararon sus actividades y se retiraron de la empresa a las 20 horas del lunes como respuesta a la insuficiencia de los protocolos de seguridad.

La confirmación de estos casos en las grandes cerealeras desmienten las afirmaciones de la CGT San Lorenzo donde planteaba “que en cada establecimiento se cumplen los protocolos y que el virus excede cualquier previsión” (La Capital, 27/7). Con los hechos consumados, el sindicato Aceitero Regional, comandado por Reguera y la propia CGT San Lorenzo reconocen esta cuestión crucial para la vida de los trabajadores; que dejaron en manos de las patronales los protocolos de trabajo a pesar de la experiencia vivida; de la enorme cantidad de accidentes laborales y muertes obreras sufrida en estos años en el Cordón.

El SOEA destacó que ayer se pusieron en contacto con el Ministerio de Trabajo de la Provincia ya que esperan protocolos oficiales para ver cómo seguir y evitar mayores contagios entre trabajadores, sus familias y sus lugares de residencia. Las patronales y el Estado son los responsables de los contagios y de exponer la vida de todos los trabajadores. Los dirigentes de Aceiteros y de la CGT Regional vuelven a equivocar el camino cuando reclaman la intervención del Gobernador Perotti y del gobierno Nacional para resolver esta crisis. Las patronales y el Estado son responsables de los contagios; en el área de salud pública es enorme el porcentaje de profesionales contagiados por no contar con los elementos de bioseguridad. En la provincia, la ministra de Educación firmó un “protocolo de regreso a las aulas” no sólo inconsulto y de espalda a los docentes, sino que tiene la misma orientación, volver a las aulas a como dé lugar, sin las inversiones que cada establecimiento necesita, sin aumento de salarios ni reaperturas de las paritarias.

La dirección del SOEA y de la CGT San Lorenzo dejan de lado que es el propio gobierno de Perotti (y su ministro de trabajo Sukerman) el que quiere imponer la adhesión provincial a la antiobrera ley de ART. Están dejando de lado que el proyecto de Perotti (con el acuerdo del gobierno nacional de Fernández) sobre Vicentín termina siendo un salvataje a la patronal estafadora. Están dejando de lado que el gobierno nacional de Fernández está cediendo frente a las exigencias de las patronales y los grupos financieros acreedores de la Argentina.

La reacción de parar y cesar sus actividades es la primera respuesta de los obreros en defensa de la vida y señala todo un camino. Los trabajadores debemos enfrentar la pandemia y a las patronales con las herramientas propias.

Es necesario desarrollar otra orientación frente a la crisis del Covid19 en el Cordón:

  1. Frente a la aparición de casos positivos en varias de las Empresas Aceiteras donde están en íntimo contacto con los Puertos y viven en diferentes ciudades del Cordón obliga a aplicar el Protocolo nacional. Los lugares involucrados (Aceiteras, Puertos) deben cerrar por 14 días. Aislamiento y riguroso control del estado de salud de todos los trabajadores y familiares. Desinfección de todos los lugares de trabajo.
  2. Pago íntegro de todos los días sin trabajar a todos los trabajadores.
  3. Testeos masivos.
  4. Elaboración de Protocolos de los trabajadores en cada Empresa. Realización de Asambleas (con distanciamiento social) para aprobarlos.
  5. Congreso de trabajadores del Cordón con delegados y representantes para defender los Protocolos de los trabajadores frente a las enormes presiones de las patronales.

Es la defensa de la vida y la salud de los obreros, de las familias y de la población toda.

Suscribite a Política Obrera