Chubut: Arcioni arremete contra las jubilaciones, como ofrenda a los acreedores

Escribe Marcelo Saravia, docente de Comodoro Rivadavia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los empleados públicos de Chubut continúan sin percibir sus salarios en tiempo y forma, el aguinaldo sin fecha de pago y enfrentan la negativa a la apertura de paritarias 2020. A todo esto, se suman los últimos decretos: la modificación del régimen de Jubilaciones, la “Abstención del Débito Laboral” y el régimen de retiro voluntario, todos en nombre de “reducir el gasto público”.

La Abstención del Débito Laboral, que podría involucrar a unos 5.000 trabajadores, es una licencia (o suspensión) con una rebaja de entre el 50 y el 60% de los salarios, según los años que le falte al trabajador para acceder a la jubilación ordinaria. A quienes les falten entre 4 y 5 años para su jubilación, se les acreditará solo el 55 % de su remuneración, la cual estará sujeta al descuento del 100% de sus aportes jubilatorios hasta que cumpla sus años de aportes, y un descuento para la obra social equivalente al aporte correspondiente al 100% del salario. A quienes les falten hasta tres años de aportes se les otorgará el 70% de la remuneración de su cargo al momento de acogerse al “régimen” (menos los aportes señalados). La ley expresa su carácter “voluntario”, pero en manos de un Gobierno que viola sistemáticamente todos sus compromisos, es motivo de alerta para todos los trabajadores.

En la misma línea, el gobierno de Arcioni se apresta a concretar la “jubilación de oficio”, que consiste en intimar a jubilarse -bajo la amenaza de quedar cesantes- a todos aquellos agentes que cumplan con los requisitos (25 años de aportes y 53 años de edad) . Lo cínico de esta pretensión se advierte en que centenares de trabajadores deambulan por Rawson durante años para acceder a la certificación de servicio que les permita jubilarse. Sin embargo, ahora el gobierno apunta a despojar a los trabajadores de la posibilidad de alcanzar el 82 % móvil en caso de mantenerse en el sistema 5 años más (y sumar 30 años de aportes). Uno de los fines de la pretendida “armonización” de las cajas jubilatorias es desconocer definitivamente el 82% móvil.

Este plan de ajuste se da en el marco de las negociaciones por el pago de la deuda externa provincial. Al igual que como ocurre nacionalmente, los acreedores privados y el FMI apuntan a atacar el régimen de las cajas provinciales que no fueron traspasadas al régimen nacional y avanzar en despidos de trabajadores estatales. Es una política de estado. Por ese motivo, todo el arco político patronal acompañó estas leyes que pasaron por la legislatura.

Por paritarias 2020 y por el 82% móvil

Aunque sectores de la burocracia sindical criticaron las negociaciones por la deuda provincial, no vacilaron en cambio a apoyar las tratativas entreguistas de Fernández y Guzmán. En nombre de ello, desconocen las urgencias salariales de los docentes. En la última reunión virtual del gremio en Comodoro Rivadavia, se manifestaron diversos docentes, reclamando la inmediata apertura de paritarias 2020 y la denuncia del acuerdo firmado por CTERA.

En medio de este ataque en regla a trabajadores y jubilados, es necesario, más que nunca, levantar la consigna de 82 % móvil a todos los trabajadores en condiciones de jubilarse y denunciar los decretos anti derechos. Para esto es necesario retomar la organización de los plenarios provinciales docentes y preparar un congreso de trabajadores que discuta una salida de conjunto al callejón sin salida que nos llevan los diferentes gobiernos.

Suscribite a Política Obrera