Los obreros azucareros de Ledesma paran por su vida

Escribe Comité Provincial del Partido Obrero de Jujuy

Tiempo de lectura: 2 minutos

El paro por 24 hs establecido por la directiva del sindicato de los obreros azucareros de Ledesma, el SOEAIL, es absolutamente necesario y legítimo. Los obreros enfermos de COVID-19 superan los 128 hasta ahora reconocidos por la patronal, con el saldo fatal de al menos 7 fallecidos.

El pulpo Ledesma no respeta protocolo de bioseguridad alguno y somete a sus obreros a una sobre carga laboral que acrecienta las posibilidades de contagio. Si la Fábrica sigue funcionando en las actuales condiciones, los contagios y las muertes obreras crecerán aún más.

El gobierno hace la vista gorda sin importarle que esta desidia patronal haya contribuido al colapso del hospital Orías. En vez de obligar a Ledesma a parar y cumplir con los protocolos necesarios, está convirtiendo nuestros hogares en hospitales donde no tenemos la más mínima condición para una adecuada recuperación. La paralización de un trapiche menor y algunos frentes de cosecha no reduce significativamente las posibilidades de contagio.

Esta medida debería haberse concretado desde hace rato. A partir del 15 de julio pasado el SOEAIL había convocado a un paro por 7 días, el cual no se concretó porque el gobierno de Morales impuso una conciliación obligatoria absolutamente ilegal y criminal. Gracias a esta conciliación “obligatoria”, los contagios se agravaron considerablemente.

Es claro que este paro “por luto” surge por la enorme presión de las bases obreras y del conjunto de la población que reclama la paralización de todo el complejo agro-industrial de Ledesma. Enfrenta de inmediato lo que una denuncia judicial tarda meses y hasta años. Pero el paro no puede levantarse hasta que no se cumplan todos los reclamos obreros para resguardar su salud. Por lo mismo debe extenderse a la papelera, a la citrícola y a todos los lotes.

Ledesma ya ha salido a desconocer el paro y en un acto de verdadera provocación, ha anunciado que hará un homenaje a los compañeros fallecidos por su desidia. Rechacemos esta provocación y apoyemos a los obreros azucareros de Ledesma. En su lucha se juega no solo su salud y su vida, sino la de todo el pueblo trabajador del departamento. Su reclamo por los protocolos de bioseguridad en Ledesma está atado necesariamente a una lucha más general por garantizar la adecuada atención sanitaria de toda la población y que es necesario desarrollar.

  • ¡Por la victoria de los obreros de Ledesma por su vida y la de todo el pueblo trabajador!
  • Por un protocolo obrero que garantice el transporte adecuado, el distanciamiento en los lugares de trabajo, los insumos de bioseguridad en cantidad y calidad necesarias.
  • Respeto de las licencias (no acumulables) para el personal mayor de 60 años y todos los compañeros factores de riesgo. Análisis médicos integrales de todo el personal para determinar su estado de salud.
  • Control obrero de los ritmos de trabajo. La disminución del personal por licenciamiento o distanciamiento no puede redundar en sobrecargas laborales.
  • Cobertura del 100% del salario para los obreros en cuarentena y para los contagiados. Testeos a todo el personal cada 15 días.
  • Desinfección regular de los lugares y herramientas de trabajo.
  • Por la inmediata y adecuada atención sanitaria a los obreros y sus familias costeado por Ledesma.
Suscribite a Política Obrera