Desaparición de Facundo: el cuerpo fue plantado

Escribe Emiliano Fabbris

Tiempo de lectura: 2 minutos

Por la noche del sábado 15 de agosto, hallaron un cuerpo en una zona conocida como “Cabeza de Buey” ubicada en el límite de los distritos de Villarino y Bahía Blanca. Expertos de antropología forense lo someterán a un peritaje para determinar si se trata de Facundo Astudillo Castro, desaparecido desde el 30 de abril, luego de haber sido detenido al menos dos veces por la policía bonaerense.

Más allá de esta confirmación, los abogados que representan a Cristina Castro -madre de Facundo- han anticipado que, por las características de la zona, el cuerpo hallado fue plantado. Se trata de un salitral pantanoso, cuyo acceso solo puede lograrse con vehículos especiales dado el hundimiento que genera el barro. “Si ese cuerpo es de Facundo, entonces no llegó voluntariamente ahí”, afirmó el abogado Leandro Aparicio. “No existe la posibilidad de que se haya ahogado allí ni de que haya llegado hasta el lugar por sus propios medios”, apuntó su colega, Luciano Peretto, ambos abogados de la querella. A 30 metros de donde se encontraba el cuerpo, fue hallada una zapatilla intacta que pertenecería a Facundo. Esta zona ya había sido previamente rastrillada por la Policía Federal, con resultados negativos.

Cristina Castro permaneció toda la noche custodiando el lugar. El fiscal federal de la causa, Ulpiano Martínez -dos veces recusado por Cristina por irregularidades en la investigación- nuevamente evitó todo contacto con ella, pero sí con el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, quien rápidamente afirmó por los medios que “por la contextura y el lugar donde se produjo el hallazgo se trataría de Facundo”. La bonaerense fue aparatada de la investigación 70 días después de la desaparición. Tras el hallazgo, la mamá de Facundo pidió la renuncia del funcionario.

Cristina y la querella denuncian que Facundo Castro fue desaparecido por la policía bonaerense y que su accionar está siendo encubierto con la complicidad de funcionarios municipales de Villarino, de la justicia provincial y federal, del propio ministro Berni y el apoyo medios periodísticos de Bahía Blanca. Es lo que demuestran las pruebas y evidencias reunidas durante todo este tiempo. Antes del hallazgo de este cuerpo, Cristina Castro se enteró de la existencia de una foto del DNI de Facundo Castro en uno de los teléfonos secuestrados de la policía – de los cuales solo se recuperó con pequeña parte de la información, debido a que el resto fue borrado por ellos mismos. Estos habían afirmado que Facundo estaba indocumentado.

A la espera de los resultados, decimos: ¡Juicio y castigo a los responsables de la desaparición de Facundo Astudillo Castro! El estado es responsable. El gobierno, encubridor.

Suscribite a Política Obrera