Miserable aumento a los jubilados: sigue la confiscación

Escribe Charly Petrillo – Jubilados Clasistas

Tiempo de lectura: 1 minuto

La ANSES acaba de informar que el nuevo aumento por decreto del gobierno de las jubilaciones para el trimestre de setiembre, octubre y noviembre será de un miserable 7,5% para todas las categorías.

En consecuencia, más del 50% de los jubilados que cobramos la mínima pasaremos de $16.864 a $18.128. Es decir, recibiremos $1.264 en un mes o sea $ 42 por día, digamos, el equivalente a un sachet de leche (de “Precios Cuidados”, eso sí).

Se destinan millones al salvataje de empresas con el pago de los ATP, los bancos obtienen ganancias siderales con las Leliqs, se exime a las patronales de los aportes previsionales, los laboratorios la “juntan con pala”, pero para los jubilados hay solo migajas.

La pandemia ha puesto al desnudo un régimen capitalista incapaz de protegernos. Geriátricos sin ningún control estatal, con cientos de fallecimientos y contagios, falta de atención a los adultos mayores con enfermedades preexistentes, precios siderales de los medicamentos, imposibilidad de acceder a los remedios de última generación, hacinamiento en los hogares, etc. Prácticamente el 40% de los trabajadores no se va a jubilar por no llegar a la cantidad de años de aporte necesarios, producto de las suspensiones y despidos o por el trabajo en negro. Han vaciado el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES.

Gobierno y FMI pretenden convertir a la jubilación en una miserable pensión a la vejez. Su plan es el aumento de la edad jubilatoria, la elevación de los años de aportes, la eximición de aportes patronales. BlackRock, principal acreedor de la deuda externa privada argentina, maneja fondos de pensiones privados a nivel mundial y está al acecho de estos grandes negociados en detrimento de nuestra jubilación.

Decimos no a la reforma previsional. Por un aumento de emergencia de $30.000 a todos los jubilados, pensionados y rentas vitalicias. Por un haber mínimo igual al 82% móvil de la canasta familiar.

Suscribite a Política Obrera