Catamarca: manifestación y acto contra el gatillo fácil y la impunidad

Escriben Dayana Yapura y Bruno Corzo

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la jornada de lucha contra el gatillo fácil hubo dos convocatorias en la plaza principal de la capital catamarqueña. Una que emergió de los familiares, tomando la posta para ello Claudia Véliz, madre de Diego Pachao - asesinado a golpes en la comisaría séptima de la capital hace ocho años- y otra realizada por el FIT-U.

La convocatoria de los familiares, en consonancia con las manifestaciones en todo el país, se reclamó contra el gatillo fácil, la violencia institucional y la impunidad. También se pidió por la aparición con vida de Facundo Castro y justicia para todas las víctimas, en la provincia y el país.

Adoptó la forma de una marcha que culminó con la lectura del documento de convocatoria de la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil y, posteriormente, como cierre del acto habló Claudia Véliz. En su intervención, la compañera mencionó casos locales y nacionales, entre ellos, los de Ariel Fuenzalida (17 años, asesinado por la policía en Andalgalá), Miguel Ángel Cardozo (encontrado sin vida en la celda de la comisaría Novena); los crímenes de Nelson Fernández, Franco Nieva, Nelson Molas y Franco Sosa, ocurridos en la alcaldía de menores ocurrida durante el gobierno de Brizuela del Moral. También recordaron los casos de Luz Villafañez, víctima de violencia institucional, y de María Soledad Morales, el caso más resonante de impunidad en la provincia, ocurrido en los años 90.

Refiriéndose al caso de su hijo, Diego Pachao, comentó que, después de más de ocho años, la causa se encuentra afectada por las maniobras del poder judicial que ha sobreseído a ocho de los once policías implicados. Denunció la responsabilidad del Estado y los gobiernos de Lucia Corpacci y Raúl Jalil en el encubrimiento y la impunidad de los asesinos.

Para finalizar, se pronunció en contra de la criminalización de la juventud y las represiones en los barrios catamarqueños, solidarizándose con las víctimas y los familiares de sufren los brutales atropellos de las fuerzas policiales. Reivindicó la unidad y la organización para enfrentar la impunidad.

El accionar del FIT-U fue claramente divisionista y hasta provocador. Hicieron una convocatoria propia, sin siquiera intentar coordinar con la convocatoria de los Familiares Victima de la Impunidad. Estuvieron presente en una parte del acto de los Familiares y se dedicaron a provocar, por medio del accionar de tambores y megáfonos procuraron impedir que se escuchara la lectura del documento de convocatoria nacional, para luego, cuando terminó el acto principal, replegarse al centro de la plaza y realizar su acto de aparato, divisionista.

La lucha en contra de la impunidad y la brutalidad que ejerce el Estado contra la juventud y los trabajadores implica la necesidad de acciones unificadas y avanzar en la organización independiente en todos los ámbitos.

Suscribite a Política Obrera