Abajo el desalojo en Guernica

Escribe Bárbara Carrillo

Tiempo de lectura: 2 minutos

A pocos días de la fecha de desalojo dictada por el juez penal de la plata, Martín Rizzo, se han sucedido una serie de hechos en la toma de Guernica que deben ser considerados con la mayor atención. Al conocerse la noticia de que el desalojo se había postergado, tanto el gobierno municipal como el provincial comenzaron a jugar todas sus fichas.

Cantero

Por un lado, la intendente de Presidente Perón, Blanca Cantero, ha tomado medidas criminales contra las más de dos mil familias que ocupan el predio de Numancia hace casi tres meses. La intendente massista ordenó que se corte todo el suministro eléctrico y de agua corriente a los vecinos aledaños, para que estos no puedan proveer de luz y agua a las familias. Pero el objetivo de Cantero de desalojar a como dé lugar, fue respondido con más solidaridad. Más aún cuando, en este fin de semana, la toma fue sacudida por un temporal devastador. Las familias han perdido sus pocas pertenencias a causa de la lluvia. Hombres, mujeres y niños se encontraron sin luz, agua, calefacción y vestimenta, todo esto en medio de una pandemia.

Kicillof- Larroque

Por otro lado, el objetivo del tándem Kicillof/Larroque de desgastar la ocupación con promesas y dividir a los vecinos, tampoco está funcionando. El mismo día que dejaban sin luz y agua a los vecinos, el gobierno provincial suspendía la mesa de diálogo, porque no tenía ningún nuevo ofrecimiento, más que los ya remanidos traslados sin ninguna garantía. Mientras tanto, Larroque se instaló en la toma para ir hablando con los vecinos uno a uno e intentar comprarlos con un par de pesos. Todo esto fue rechazado por la totalidad de las familias, que terminaron echando a los funcionarios. Ayer a Larroque, y hoy a otros del Ministerio de Desarrollo que intentaron instalar una carpa para iniciar una negociación “indolora”. La misma suerte corrió Estela Díaz, del ministerio de la Mujer y la Diversidad, quién intentó convencer a las mujeres de la toma para que desalojen.

Más firmes

Dilatar los tiempos para "proceder pacíficamente" no funciona. Y atacar de lleno a los vecinos contra sus vidas tampoco. Los vecinos saben que, de las dos formas, ellos se quedan en la calle. Es por eso que están dispuestos a resistir, como lo vienen haciendo desde hace tres meses a pesar de la criminalización a la que han sido sometidos. El Partido Obrero y el Polo Obrero Tendencia somos partícipes de la lucha contra el desalojo y las medidas criminales que ha tomado el municipio. Dentro de la toma, seguimos sosteniendo el llamado a una deliberación general, mediante una asamblea con todos los vecinos, para votar un plan de lucha y lograr un triunfo. Movilicémonos mañana a la gobernación de la provincia en La Plata y el día jueves 1º multipliquemos las acciones políticas en defensa de la ocupación de Guernica.

No al desalojo. Por el derecho a tierra y vivienda.

Suscribite a Política Obrera