Subte: la propuesta salarial no satisface

Escribe Agrupación Trabajadores de Metrovías

Que la AGTSyP rechace. Organicemos el plan de lucha.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el subte se acaba de presentar una propuesta de acta acuerdo a la baja. Con cifras no remunerativas por debajo de la inflación, que “patea” la paritaria salarial vencida en marzo… para noviembre. La directiva del AGTSyP que comulga con el ´albertismo´, en sintonía con la CTA Yasky, milita una paz social en tiempos de pandemia, explicando una y otra vez la inconveniencia de toda medida de lucha, obturando la defensa de su salario y del resto de las reivindicaciones. El trasfondo de la discusión paritaria, así como la lucha por la desabestización, o contra los aprietes patronales para empujar la apertura de cuarentena, tiene está discusión política de fondo.

Es que justamente la novedad, descontado el acuerdo de la UTA, es que la propia directiva de la AGTSyP planteó en el último plenario de delegados y activistas su acuerdo con esta miseria. Al punto de haberla firmado “ad referéndum de las bases”, a pesar de que no dista mucho de la propuesta que cuatro días antes había sido rechazada. Muy lejos del 21% reclamado inicialmente por la AGTSyP con mandato del cuerpo de delegados.

La propuesta incluye un bono por única vez de entre 14 y 21 mil pesos en setiembre, y otra suma del 8 % del salario que se pagaría mes a mes hasta que haya un nuevo acuerdo, todo no remunerativo. No hay nada del retroactivo de marzo a agosto, y el aumento al básico es nulo, golpeando los aportes jubilatorios y de obra social, el aguinaldo y la antigüedad. Los $4.000 no remunerativos del gobierno que debían incorporarse al básico en el final de la paritaria anterior entrarían ¡recién en diciembre! Sin contar el manotazo millonario a nuestras cajas jubilatorias, solo en concepto de ausencia de retroactivo, el piso de pérdida de los trabajadores es de aproximadamente $30.000, cifra que puede aumentar según aspectos como la categoría, nocturnidad o clave: la antigüedad que se ve drásticamente disminuida al ser un porcentual del básico. La directiva comunico que habría un acta “secreta” mediante la cual la UTA extendió por dos meses más la estafa sufrida por los trabajadores del subte, que convierte el 40% de nuestro sueldo en NO remunerativo, en el marco del acuerdo de suspensiones CGT-UIA-Gobierno. Sin embargo, no planteó ninguna medida al respecto más que un nuevo reclamo judicial. Así los importes “no remunerativos,” están financiados por los propios trabajadores.

Mientras los bonos propuestos por la empresa representan alrededor de 100 millones de pesos, la apropiación de nuestros aportes de Anses y Pami por cinco meses son 315 millones de pesos. Este aspecto debe considerarse como parte de la "propuesta" global, aunque se presente por “fojas separadas” integra el combo salarial.

Se mantiene la prestación de “ayuda de traslado”, presentismo diario firmado por la UTA, que ataca a quienes están de licencia, son población de riesgo o sostienen retención de tareas por el asbesto. Dicha suma debería ser pasada al básico para el conjunto de los compañeros, entre tanto es una presión contra la salud obrera.

La directiva sostuvo que en noviembre estaríamos en mejores condiciones para discutir, dado que allí finalizaría el acuerdo UTA-Patronal de estafa sobre nuestros salarios. Preguntamos: ¿Por qué la patronal estaría más predispuesta a recomponer el salario cuando se termine el “perdón” sobre sus cargas sociales? ¿Quién asegura que la estafa no se volverá a prorrogar? ¿Desde cuándo crece la expectativa de pago sobre una deuda (el retroactivo), cuando esta deuda se agiganta y extiende en el tiempo?

A contramano de la política de la CTA Yasky, que en este caso beneficia el ajuste de Larreta, en el plenario dimos el ejemplo del SUTNA, que movilizo al gremio y consiguió un acuerdo salarial del 37 % en todos los ítems hasta marzo, una suma de 7 mil pesos a fin de mes y revisiones en marzo o ante una estampida inflacionaria. También los estibadores portuarios estuvieron en pie de lucha por sus paritarias a contramano de la paz social de Smith y cía. Lo que demuestra que las condiciones para pelear existen y son la única vía para defender el salario.

Llamamos a la directiva a romper con la política de ajuste de Alberto Fernández que nos lleva al inmovilismo, es la misma política por la cual a los estatales les están ofreciendo un miserable 15%, o por la que les robaron la movilidad a los jubilados a principios de año. Ello en contrasta con el pago a los acreedores internacionales, o el aumento del 50% a la bonaerense. Planteamos la necesidad de coordinar con los demás sectores en lucha, comenzando por los estatales.

Llamamos a las asambleas a rechazar, no el pago que se dará unilateralmente con el aval de la UTA, pero si la firma de nuestro sindicato, que planteamos sea retirada del acuerdo. Este debe ser desestimado por insuficiente. Impulsamos un plan progresivo de asambleas por sector, línea y una asamblea general del subte, por un plan de lucha: en defensa de nuestro salario, por la desabestización integral del subte, y por el reconocimiento de nuestro sindicato en un comité mixto de seguridad e higiene para seguir la problemática crucial del Covid-19.

Suscribite a Política Obrera