Docentes CABA: por un aumento salarial de emergencia y la reapertura de paritarias

Escribe Darío Molinari

Tiempo de lectura: 2 minutos

La concesión de un aumento salarial a la policía bonaerense, luego del motín, reabrió el debate sobre la necesidad de un aumento de emergencia en el conjunto de los trabajadores. La docencia porteña no es la excepción. Más si se tiene en cuenta que las últimas paritarias fueron a la baja, la última de ella incluso es incumplida. A esto debe agregarse que en la paritaria nacional, la oferta aceptada por los sindicatos nacionales fue del 0 (cero) %.

En el mes de julio, la inflación interanual ya había superado el 40% y continúa en aumento. Una devaluación será un mazazo a la economía de los trabajadores. En el transcurso de este mes, asistiremos a una nueva ronda de aumentos de precios y tarifas. La situación es apremiante. Según un reciente informe de la Junta Interna de ATE INDEC, la canasta de consumos mínimos para una familia con dos hijos se encontraba, en julio, por encima de los $70.000. “En junio, una familia porteña necesitó $100.303,95 para afrontar todos sus gastos, el 77% fue para contratar los servicios básicos del hogar mientras que el restante 23% se destinó a la compra de productos de consumo masivo” (Clarín, 10/07).

En este contexto, Ademys ha sido el único sindicato docente de la ciudad que ha lanzado una campaña por aumento salarial de emergencia del 40%. El martes 29 se desarrollará una asamblea de afiliados y no afiliados, convocada por este sindicato, donde la cuestión salarial será uno de los puntos.

Nuestro planteo

Es necesario desarrollar un movimiento de lucha por el salario y todas nuestras reivindicaciones.

La lucha por el pago de la adeudado (según lo establecido en la paritaria de febrero) y un aumento de emergencia del 40%, abren el camino a un planteo necesario: la reapertura de la paritaria por un salario igual al costo de la canasta familiar, para un/a docente de jornada simple. Esta reivindicación, constituye al mismo tiempo la reducción de la jornada laboral para miles de trabajadores que ya no verán la necesidad de trabajar dos o hasta tres turnos para llegar a fin de mes. La reducción del tiempo invertido para garantizar nuestras condiciones materiales constituye, también, una lucha por el descanso y del tiempo libre para formarnos o compartir.

Desde estos planteos llamamos, a participar masivamente de la asamblea convocada este martes por Ademys, con mandatos de escuela. Es necesario impulsar diferentes instancias de deliberación y organización en torno a nuestras reivindicaciones: asambleas por escuela, distritos y la formación de cuerpos de delegados.

Suscribite a Política Obrera