Coronavirus en Argentina: la pandemia avanza y la crisis se agudiza

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Ministerio de Salud de la Nación informó al jueves 1 que se registraron 14.001 nuevos casos positivos de coronavirus en 24 horas. El total de infectados en todo el país asciende a 765.002 y los fallecidos suman 20.288.

Cuadro de situación

De los 3.352 fallecimientos informados en el último parte, sólo 29 corresponderían a las últimas 24 horas. La diferencia se debe al ´blanqueo´ de 3.199 muertes que la provincia de Buenos Aires dio a conocer al modificar la metodología de carga. La mayoría de esas muertes no informadas corresponden a La Matanza (310), Merlo (197) y Quilmes (195). Según lo informado, la progresión fue la siguiente: 2 de los fallecidos se registraron en abril, 12 en mayo, 73 en junio, 388 en julio, 974 en agosto y 1731 en septiembre.

De los 14.001 nuevos casos informados, el podio lo ocupan las provincias de Buenos Aires (5.407 casos), Santa Fe (2.073) y Córdoba (1.966). El total de personas internadas en terapia intensiva (UTI) es de 3.799. El nivel de ocupación de estas camas, declarado, es de 61,6% a nivel nacional y 65,2% en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En este cuadro de situación, el ministro Gollán afirmó que, si en el Área Metropolitana de Buenos Aires los números se mantienen estables -como declaró que venía sucediendo- se podrán habilitar nuevas aperturas de actividades a partir del 11 de octubre, cuando finaliza la actual etapa de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Las cifras, un dibujo al servicio de la apertura

Sin embargo, el “Área Metropolitana estable” de Gollán no es más que una ficción y de esto dan cuenta los números que configuran estadísticas que son más dibujos que un reflejo de la realidad. Los 3.199 muertos aparecidos a última hora en territorio bonaerense dan cuenta de la farsa guiada para responder a las presiones aperturistas del gran capital.

El virus avanza en una Argentina con regiones que no cuentan con las mínimas condiciones de infraestructura sanitaria. El sistema de salud queda reflejado por hospitales colapsados y trabajadores de la salud extenuados y trabajando en condiciones inseguras con salarios insuficientes y distintas formas de precarización laboral. En Jujuy se ha llegado al punto límite de que los propios familiares de los fallecidos tuvieron que cavar fosas para sus muertos.

La pandemia deja expuesta y recrudece la crisis nodal que recorre al régimen político en la Argentina atizada al mismo tiempo por índices de pobreza, indigencia y desocupación exponenciales

Suscribite a Política Obrera