Enfermería vuelve a la calle

Escribe Tribuna de Salud - Tendencia (AMBA)

Pase a carrera, aumento del 40%, 6 horas de trabajo y contratación de más personal.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Argentina superó los 27.000 muertos y registra 13.000 contagios diarios, pero el gobierno nacional ha dado vía libre para el levantamiento completo de la cuarentena en el AMBA. La apertura de clases en la Ciudad para los últimos años de secundaria y primaria, consensuada con el gobierno de Larreta, es un factor que agravará la crisis.

La saturación de camas ha quedado en evidencia. En algunas ciudades ya ha alcanzado la ocupación del 100% de las unidades de terapia intensiva (incluyendo el sistema público y privado). El colapso en provincias como Neuquén o Santa Fe plantea la posibilidad de traslado de pacientes a las terapias de Buenos Aires, agravando la precaria situación del AMBA.

Los trabajadores de la salud, mientras tanto, siguen “poniéndole el pecho a la situación”, con salarios marginales - UPCN ha acordado con el gobierno nacional un aumento del 7%, ratificado por Sutecba - y en pésimas condiciones laborales, en un régimen sanitario desbordado por la desorganización. En el caso de la salud mental, el gobierno porteño no da tregua en su afán por achicar los servicios y la atención de los hospitales Moyano, Borda y Tobar García. Los anunciados testeos de “fabricación nacional” quedaron en el olvido, al igual que la centralización del sistema de salud y -mucho menos- de los laboratorios y centros de investigación.

Ante la finalización del ciclo de las residencias y concurrencias de los años superiores, Quirós y Larreta acaban de rechazar el pase a planta de centenares de profesionales altamente capacitados, en el momento que son más necesarios que nunca. Este año se han cerrado 165 puestos de concurrencias en CABA, ante la incapacidad del gobierno porteño de asegurar una simple ART. Esta dilapidación de profesionales se produce cuando las propias autoridades reconocen que el recurso humano capacitado es el principal déficit para enfrentar el colapso sanitario. Junto a residentes y todo el personal de salud, enfermería se encuentra sosteniendo servicios con un sobreesfuerzo límite.

Todas estas contradicciones ponen en evidencia el grado de arbitrariedad e improvisación al que estamos sometidos bajo la gestión capitalista de la pandemia que co-administran Larreta y los Fernández. Con la incertidumbre que rodea el desarrollo de la vacuna, no hay “post-pandemia” a la vista, sino más bien la condena a la población a sobrevivir en las peores condiciones socioeconómicas y de colapso sanitario.

La movilización nacional de trabajadores de enfermería y de la salud ha puesto en evidencia la completa incapacidad de un sistema que no puede generar una respuesta a la altura de esta pandemia. Los reclamos por 6 horas de jornada de trabajo, aumento salarial, incorporación de mayor cantidad de personal y el pase de enfermería a la carrera profesional en CABA -hoy revisten como empleados administrativos- deben ser atendidos y resueltos con carácter de urgencia. El inmovilismo de los gobiernos solo es comparable con el de la burocracia sindical, que ha abandonado a los trabajadores que dice representar.

La represión a enfermería del 21 de septiembre, por parte del gobierno porteño, arrojó más leña al fuego y la respuesta fue una movilización mayor el 1ro de octubre. Este 21 de octubre tendremos una nueva jornada de lucha convocada por todos los sectores combativos de la salud, que prevé acampar frente a la Jefatura de Gobierno. Para arrancarle a Larreta el pase a carrera profesional es necesario que ALE, Federación y todos los gremios convoquen a un paro para salir a la calle y darle continuidad al plan de lucha. Es el método que residentes y concurrentes pusieron en marcha en diciembre pasado, cuando con un paro de una semana lograron torcerle el brazo al macrismo porteño. Un paro de estas características solo podrá ser conquistado desde abajo, con el apoyo activo de todo el equipo de salud, con asambleas y coordinadoras entre los diferentes efectores, tanto públicos como privados. En el pase a carrera de los hospitales públicos, también se ponen en juego las condiciones de trabajo en clínicas y hospitales privados.

Este 21O, ¡todos y todas a la calle con enfermería!

LEER MÁS

ATE Garraham convoca al paro

Hospital Moyano paro y plan de lucha de administrativos y maestranza

Suscribite a Política Obrera