Camarada Edu, ¡presente!

Escribe Domingo De Cristofaro

Tiempo de lectura: 1 minuto

Conocí a Edu a principios de 1983. Los dos cursábamos la carrera del profesorado -él en Historia y yo en Letras- en el Instituto "Padre Elizalde", de Ciudadela. Formábamos parte de una camada de alumnos muy politizada, que muy pronto comenzó a cuestionar a las autoridades del profesorado. Nuestra primera acción fue repudiar la decisión de aumentar en forma exorbitante el arancel que se nos cobraba en concepto de "derecho de examen" (que hasta entonces era una suma muy accesible y se cobraba por cada materia que se deseaba rendir), mediante la presentación de un petitorio que fue firmado por casi la totalidad de los compañeros que cursábamos allí. Recuerdo que, para redactarlo, le pedimos prestada una máquina de escribir a una inmobiliaria del barrio.

El petitorio fue un éxito y pronto las autoridades del instituto bajaron el arancel a niveles razonables. Esa acción fue el puntapié inicial para la formación de un centro de estudiantes. Entre los jóvenes que más participaban, sobresalía Edu, por su compromiso, su bonhomía y su buen humor.

El centro de estudiantes no cayó nada bien en el consejo directivo del profesorado, de manera que, si bien tuvieron que aceptarlo -la situación política era otra, con la dictadura en retirada- trataron en todo momento de boicotearlo.

Al año siguiente, muchos de los que formamos parte de esas jornadas de lucha no nos vimos más, le perdí el rastro hasta que, con gran sorpresa y alegría, lo volví a ver. Estaba en la cola para acreditarse en una actividad abierta de Tribuna Docente (no recuerdo si fue en un plenario de organización estudiantil en que decidimos migrar y nos fuimos del instituto) y yo me pasé a lo que hoy es el IES N°1 "Alicia M de Justo", junto con varios otros compañeros. Así fue como en un congreso. Estaba militando en el PO.

Años después, tuve la misma grata sorpresa de encontrarme con él: esta vez, en la asamblea fundacional de la Tendencia del Partido Obrero.

Camarada Edu: nos dejaste a todos el hermoso recuerdo de tu persona y el enorme ejemplo de tu calidad de luchador y militante. Seguiremos caminando juntos en la senda por un Partido Obrero, hasta la victoria del mundial del Socialismo.

Suscribite a Política Obrera