Bahía Blanca: no a la destrucción de la Plaza de la Memoria y la resistencia

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos días, ha revivido un proyecto de ordenanza para desmantelar la plaza pública de la “Memoria y la resistencia” -bautizada así ya que allí se desarrolló el histórico “Juicio ético” a la dictadura donde testimoniaron familiares y sobrevivientes y lugar de encuentro de todos los 24 de Marzo. La plaza es un lugar histórico de la ciudad, ubicada en pleno centro bahiense y en donde se han desarrollado innumerables actividades culturales desde su creación en 1977.

Se trata de negociado redondo en donde “la puesta en valor de la Plaza” es la zanahoria para el lucro privado (en Boedo está en curso precisamente una “puesta en valor” de la cancha de San Lorenzo que supone un enorme negociado para los capitalistas que gestionan el club). Estamos ante un acaparamiento de un espacio público para cocheras privadas y con la “ayudita” financiera del BID en donde se pretenden construir 150 cocheras subterráneas removiendo todos los elementos que hoy la componen: espacios de descanso, arboles muy variados, un importante anfiteatro. La “inversión privada” consiste principalmente en las cocheras, puesto que toda la remodelación de la Plaza se hace sobre la base de un proyecto preexistente -y de partidas presupuestarias- del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Con esta “inversión privada”, que es promovida por la Corporación del comercio, la industria y el servicio, se otorgará una concesión privada por 50 años y generará una revalorización inmobiliaria de todo el sector.

Además de destruir la Plaza, el proyecto contribuye a su propia demanda pues elimina también los boxes de estacionamiento que hoy existen sobre la Plaza, en la ciudad que tiene uno de los boletos de transporte público más caros del país y por ello se encuentra desbordada del parque automotor. Eso sí, el Municipio ha hecho en algunas cuadras unas pocas “bici sendas”.

El proyecto fue presentado en el año 2019 y motivó que un grupo nutrido de vecinos se organizara rápidamente para defenderla e incluso reclamar mejoras inmediatas, ya que la Plaza lleva años de abandono por parte de los gobiernos municipales: no tenía placero, riego, cestos de basura, acceso para discapacitados ni buena iluminación. A pesar de este estado, en la Plaza hay actividades de rap, parkour, ferias, yoga, cerámica, de Tai Chi Chuan, además del uso general recreativo y de esparcimiento que la población hace de los escasísimos espacios verdes de la ciudad. La eliminación de la Plaza, tal como existe hoy, tendrá también consecuencias ambientales; en las napas de agua y elevando las temperaturas ante la eliminación de un pulmón verde en una zona urbana.

El gobierno del Intendente Gay (Juntos por el Cambio) promueve este negociado cuando en el último año cerca de 1000 familias han tenido que tomar tierras para poder tener una vivienda propia y en tierras fiscales ociosas. Tiene el tupé de afirmar que construir las cocheras “generará trabajo”, cosa que haría sin dudas y en mayor cantidad con un plan de viviendas. Tierra para cocheras privadas, no para quienes viven de su trabajo. Hoy se mantiene la “toma de Don Bosco” con 300 familias.

La tierra está reservada para la especulación inmobiliaria, garantizada por el Estado. La plaza de la Memoria es lindante a un edificio semiconstruido que estuvo años y años abandonado, a la espera de “nuevas inversiones”. El fracaso del plan de vivienda “Procrear” en la ciudad estuvo dado por un alza enorme en el valor de la tierra que es absorbida para negocios inmobiliarios. ¡La propia Universidad Nacional del Sur estuvo presta a vender tierras propias para otra “puesta en valor” de un negocio inmobiliario! Una gigantesca reacción docente-estudiantil se lo impidió.

En la entrega de la Plaza para este negociado hay en juego, entonces, tanto un importante pulmón verde y recreativo, como una referencia histórica de lucha contra la impunidad y actividad cultural. Es por ello que ha despertado una enorme reacción de rechazo, con convocatorias en la Plaza y una movilización el próximo jueves 26 al Concejo Deliberante. Los vecinos nucleados en “Abrazo a la Plaza del Sol” llaman a rechazar este proyecto de plano, que lo han definido como “macabro y delictivo”. La bancada opositora a Gay del Frente de Todos todavía no ha anunciado su posición frente a semejante despojo.

La defensa de la “Plaza de la Memoria” ha puesto en evidencia que la urbanización de la ciudad se desarrolla al servicio de intereses privados, que ya se expresan cotidianamente con el colapso de las cloacas, la distribución de agua y energía eléctrica, la ausencia de gas natural en una enorme cantidad de viviendas obreras y un enorme caos de tránsito. Para quienes viven de su trabajo, la defensa de la Plaza de la Memoria es un puntapié para discutir un verdadero plan de urbanización en todas las barriadas, con viviendas y todos los necesarios espacios verdes, deportivos y recreacionales, bajo el diseño y control de los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera