Los jubilados se ponen en marcha

Escribe Charly Petrillo – Jubilados Clasistas

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el camino de nuestra Campaña Nacional contra la Reforma Previsional, el lunes 23 una delegación de Jubilados Clasistas fuimos a volantear a una marcha de jubilados autoconvocada por las redes sociales en el Congreso Nacional. La cantidad de manifestantes -más de 400- nos muestra un cuadro de descontento y movilización, todavía incipiente, que se empieza a desarrollar en el seno de los jubilados, indignados por el miserable aumento de $900.

Al día siguiente, el martes 24, junto con los jubilados y pensionados del MIJD que dirige Raúl Castells, los Jubilados Clasistas marchamos con una serie de reclamos al PAMI y ANSES en una nutrida columna de 350 compañeros (con batucada incluida). En ambos lugares fuimos recibidos por los funcionarios.

Los reclamos fueron: la restitución del Plan Pro-Bienestar que se entrega casi a medio millón de jubilados de los sectores más vulnerables y que el gobierno terminó transformando en un miserable subsidio de $ 1.600 por mes -o sea la miseria de $53 por día-; reposición de las atenciones presenciales de los médicos de cabecera, postergadas por la emergencia sanitaria. Sobre la situación de los medicamentos, nuestro reclamo fue la formación de una comisión con jubilados para la confección de un vademécum que realmente refleje las necesidades acuciantes del conjunto de los adultos mayores. Los medicamentos gratuitos provistos por el PAMI constituyen una minúscula lista de 170 y los de última generación brillan por su ausencia. Por último, exigimos una recomposición de emergencia de $30.000 de nuestros haberes.

Cada respuesta de los funcionarios era una muestra de esta incapacidad de este régimen capitalista de resolver los problemas más acuciantes de la población y, en primer lugar, de los más vulnerables. Se escudaban en la ´herencia´ del macrismo. Frente a eso, nuestra respuesta fue que, frente al tema previsional, las políticas de Macri y FF son dos gotas de agua. Es evidente que gobierno y FMI son un solo corazón y la conversión de nuestra jubilación en una pensión a la vejez es lo que los une – faena que Macri no pudo completar, luego de la rebelión de diciembre de 2017 contra la ´reforma previsional´. Los funcionarios se comprometieron a darnos una respuesta en una semana.

Abajo la reforma previsional, restitución de aportes patronales, aumento de emergencia de $ 30.000. Por un haber mínimo igual al 82% móvil de la canasta familiar.

Suscribite a Política Obrera