UATRE: paritarias a la baja y un miserable bono de fin de año

Escribe Eme

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores rurales venimos hace años perdiendo un 10% de poder adquisitivo en cada paritaria. Este año no ha sido la excepción, a pesar de que las empresas agroindustriales -declaradas “esenciales”- no han parado de producir ni un sólo día bajo la pandemia. No ha detenido las máquinas, incluso en empresas donde la producción es muy dudosamente esencial. Lo que sí ha detenido las máquinas fueron las enormes olas de contagios entre obreros, producto de protocolos patronales completamente vacíos.

El pasado jueves 17, la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) publicó en su portal "El Agrario" el reclamo por un bono de fin de año de $15.000. Teniendo en cuenta los bajísimos salarios del sector (muy lejanos a los $85.000 de la canasta familiar), y la exposición al Covid a la que el sindicato ha sometido a los trabajadores rurales sin dar una sola pelea por protocolos, este bono es una completa burla.

Las organizaciones patronales han salido a oponerse a este miserable bono, esgrimiendo "dificultades económicas en el sector". El sector agrario no solo se ha beneficiado de los subsidios (los ATP, por ejemplo), sino que han presionado por la devaluación, que ha vaciado los bolsillos de los trabajadores e inflado sus ganancias, en el marco de una suba de los precios internacionales.

Uatre es reconocido entre los trabajadores rurales por no pisar las fábricas ni lugares de trabajo, excepto para agarrar alguna coima. Debemos sacar conclusiones. Es momento de deliberar e ir a la acción para hacer de Uatre un sindicato de los trabajadores, echando a patadas a la burocracia que se llena los bolsillos a costa de nuestros aportes.

El desarrollo de la pandemia, la caída de salarios y las jubilaciones y los despidos que ya llegan a los 4 millones este año, nos empujan a organizarnos. Abrimos la convocatoria a un plenario independiente de trabajadores ocupados y desocupados para organizarnos ante el ajuste, en la perspectiva de la huelga general.

Desarrollemos asambleas en todos los lugares de trabajo para discutir:

-Bono de fin de año equivalente a la canasta familiar. -Inmediata reapertura de paritarias. -Abajo el impuesto al salario. -Protocolos elaborados por trabajadores y financiados por la patronal. -Apertura de los libros contables de las empresas. -Efectivización y pase a planta permanente de todos los contratos precarios.

Suscribite a Política Obrera