Movilización por la vivienda

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 2 minutos

Dos mil personas de diferentes organizaciones sociales, derechos humanos, vecinos y vecinas, se movilizaron ayer al Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, a cargo de Jorge Ferraresi, y luego a la Casa Rosada, para hacer llegar el reclamo de millones de trabajadores del país que están enfrentando una ola de desalojos. También se llevó el reclamo por la liberación inmediata de la compañera Belén Guevara, reprimida y violentada por la policía de la Ciudad de Buenos Aires en la villa 31, que se encuentra detenida hace una semana tras refugiarse con sus 4 hijos en las viviendas nuevas de barrio, para protegerse de la lluvia torrencial.

La delegación fue recibida en el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat por Gabriel Barotanyi, jefe de asesores de Ferraresi. Declaró que el Ministerio no tiene injerencia en las decisiones de Ejecutivo con respecto al DNU 766 que prohíbe desalojos y prorroga el pago de los aumentos de alquileres.

El DNU fue pasado como alambre caído y se produjeron miles de desalojos en todo el país, tal como sucedió con el DNU que ´prohibía´ despidos. A pesar del congelamiento de alquileres, éstos duplicaron a la inflación en 2020.

Versiones extraoficiales indican que la intención de Fernández es extenderlo hasta el 28 de febrero. Se trata de patear para adelante una bomba de tiempo, ya que de los 9 millones de inquilinos del país, la mitad no puede afrontar el pago del alquiler y el 80% se endeudó. La realidad es que los trabajadores del país que alquilan, que en promedio no cubren el 35% de la canasta básica, deben decidir entre comer o pagar el alquiler. En caso de no prorrogarse y extenderse el DNU 766, en febrero comenzará una ola de desalojos sin precedentes.

El planteo del gobierno es “refinanciar” en el plazo de 6 meses las deudas por los aumentos de los alquileres congelados durante la pandemia, con una tasa de interés del 2%. De esta manera muchas familias trabajadoras que ya destinan el 60% de sus ingresos para pagar el alquiler, tendrían que sumar los aumentos nuevos (que llegan al 60 o 100% del valor del alquiler de antes del DNU) más la nueva deuda. Esto es, echar más leña al fuego.

De la movilización también participaron deudores UVA, en riesgo de ser desalojados. Anunciaron caravanas esta semana y un acampe en la Plaza de Mayo. Paola Gutiérrez, integrante de Hipotecados UVA Auto convocados dijo que “Calculando la cuota desde enero de 2021 a diciembre 2021 va a subir un 60% por el plan de convergencia y esto es muy complicado porque no hay paritaria que llegue a esa cifra. Lo primero que hacés cuando cobrás un sueldo, es pagar la cuota de tu crédito hipotecario, después te endeudás con un montón de cosas más” (Anred). Los hipotecados agrupados denuncian que los créditos son una “usura” y que solo se benefician los Bancos.

El reclamo por el alquiler ya se está debatiendo en barrios y lugares de trabajo. La crisis habitacional es uno de los temas angulares de la crisis sanitaria y política.

El déficit habitacional es de 4 millones de viviendas. La deuda a los inquilinos que no pueden pagarla debe ser condonada y a aquellos propietarios que utilizan el alquiler para cubrir parte de la canasta básica que hoy supera los 90.000 pesos, el Estado debe compensarlos.

Suscribite a Política Obrera