13 de febrero: Conferencia Nacional de Tribuna Docente (Tendencia)

Escribe Tribuna Docente - Tendencia - Nacional

Rechazamos el retorno a la presencialidad. En defensa de la vida y la educación pública, por un salario básico igual a la canasta familiar y las condiciones de trabajo. Preparemos el No Inicio y la huelga general educativa en todo el país.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El gobierno de Fernández, con el concurso de la oposición, guiados por la presión aperturista del capital, que apuesta a una "normalización" forzada, e inviable, de todas las actividades económicas, se han embarcado en una campaña furibunda por la vuelta a la presencialidad y la apertura de las aulas, amplificada por todos los medios de comunicación. Esto cuando no existe la más mínima condición para esta apertura y cuando todas las experiencias a nivel internacional han terminado en desastres sanitarios y ha desatado la rebelión de la docencia y hasta las propias familias (Estados Unidos, Alemania, España, Brasil, Gran Bretaña).

Los funcionarios han lanzado una extorsión contra la docencia. “El 1 de marzo comenzarán las clases presenciales”, dice el Ministro de Educación Nicolás Trotta, para pretender luego que se discutan las “condiciones” y los “protocolos”. ¡Con una fecha de inicio ya impuesta! Es un chantaje que los trabajadores de la educación, en unidad con las familias trabajadoras, debemos rechazar.

Esta campaña criminal no está motorizada por ningún interés pedagógico, ni de “socialización”. En realidad, se trata de colocar a la educación pública como un engranaje más del levantamiento de todas las medidas restrictivas y de circulación que se tomaron para evitar un desmadre sanitario. Ahora, con un rebrote de covid en pleno desarrollo (y nuevas cepas) se pretende exponer la vida de los docentes, estudiantes y de las de sus familias para volver a la “normalidad” que exigen los mercados.

La CTERA se ha colocado del lado de la defensa de la presencialidad, pese a advertir que no existen condiciones epidemiológicas y sanitarias para el regreso, ni vacunación, ni infraestructura escolar. De lo que se trata, dicen, es de tener una “presencialidad cuidada”. ¡Pero es justamente lo que el gobierno no puede garantizar!. Está fuera de su radar convocar a la docencia a organizarse, a deliberar y a preparar una lucha. Una parte importante de la izquierda se ha subido al carro de la “presencialidad en condiciones seguras” para no “chocar con la comunidad”. Pero justamente de lo que se trata es de defender la vida y la salud de la docencia y de la propia comunidad, que sufrirá la consecuencia de los contagios y las muertes. Las especulaciones electorales deben dejarse de lado para organizar una huelga educativa que ponga por delante el cuidado vida y la salud de los trabajadores de la educación. Es la tendencia que se observa en Mendoza, entre los docentes autoconvocados de Tucumán y Salta. En Chaco y Neuquén están planteadas medidas de no inicio de clases. La docencia de Capital Federal va a acciones de lucha contra el intento aperturista de Rodríguez Larreta y en la Provincia de Buenos Aires los SUTEBAS Multicolor debatirán en asambleas medidas de acción.

El salario ha acentuado estrepitosamente la condición ruinosa de vida de la docencia. En el último año, ha perdido contra la la inflación y el costo de vida, y se ha visto deteriorado su conformado, cuando los acuerdos ruinosos, cerrados por las burocracias tanto en nación como en las provincias, están ampliamente dominados por las sumas fijas y en negro. En la actualidad, el salario básico nacional docente es de $27.500. Ante una inflación galopante y tarifazos constantes, no hay bolsillo que aguante.

Necesitamos reabrir de manera inmediata nuestra paritaria nacional para exigir un salario básico unificado nacional acorde a la canasta familiar, hoy valuada en $93.000 pesos. Es lo que han conquistado recientemente los trabajadores aceiteros, mediante una huelga general de 21 días y la coordinación con otros gremios. Es hora de ir por la recuperación de los salarios y las jubilaciones.

La Conferencia de la Tendencia de Tribuna Docente, que contará con representaciones de casi todo el país, abordará estos problemas y discutirá un plan de acción y una campaña para intervenir en los sindicatos y en nuestros lugares de trabajo para defender todas nuestras reivindicaciones. Nos proponemos discutir también la intervención en los episodios electorales que tendrán lugar en los sindicatos docentes de distintas provincias a lo largo de este año desde la defensa del frente único antiburocrático, en la lucha por la defensa de las seccionales recuperadas en manos de los trabajadores y por la recuperación de los sindicatos hoy en manos de la burocracia. Y fundamentalmente, como desarrollamos una corriente revolucionaria y socialista al interior de la docencia.

Invitamos a todos nuestros compañeros y compañeras de escuela a sumarse a esta lucha por el siguiente programa:

  • Rechazamos la presencialidad. Por una huelga y el no inicio de clases en defensa de la vida y la educación.
  • Que se garantice el acceso libre y gratuito a la vacunación para todos los compañeros y compañeras.
  • Aumento de emergencia de salarios del 50%, la reapertura de la paritaria y un salario básico igual al costo de la canasta familiar. Paritarios electos en asamblea. Que nada se firme sin mandato.
  • Provisión de conectividad y herramientas tecnológicas para la Educación Virtual y una plataforma única nacional. Derecho a la desconexión. Respeto a las condiciones laborales del Estatuto.
  • Defensa de las jubilaciones y del 82 % móvil.
  • Creación de todos los cargos faltantes. Actos públicos para la cobertura de los cargos sin docentes. Incorporación de todos los docentes de planes y programas precarios a los derechos del Estatuto del Docente. Garantía salarial para todos los docentes desocupados equivalente a un cargo.
  • Plan de obras de infraestructura escolar planificado y fiscalizado por los trabajadores de la educación. Por la conformación de comités de seguridad e higiene en cada escuela, con poder de veto.
  • Por un congreso de trabajadores y un plan de acción para conquistar todas nuestras demandas.
Suscribite a Política Obrera