¡Por la huelga general contra la megaminería y el ajuste!

Escribe Partido Obrero (Tendencia) - Trelew

Tiempo de lectura: 2 minutos

El anuncio del gobierno de Arcioni de que intentará darle tratamiento legislativo al proyecto de zonificación minero este viernes 5 de febrero mediante una sesión extraordinaria, enfrenta nuevamente el enconado repudio del pueblo chubutense, que se moviliza contra la megaminería y en defensa del agua desde hace dos décadas. La intentona se da sobre una provincia devastada por las políticas de ajuste y colapsada a nivel sanitario por las consecuencias de la pandemia. Mientras el gobierno paga religiosamente la deuda con los acreedores, y para ello se devengan automáticamente todos los meses millones de dólares de las regalías petroleras, a los trabajadores les deben aun el medio aguinaldo de junio, el de diciembre, varias masas salariales y las paritarias 2020; las escuelas se caen a pedazos y los hospitales y centros de salud se encuentran al límite pese a la heroica acción de sus trabajadores.

A diferencia de otras oportunidades, este nuevo intento de avanzar con la megaminería se presenta como supuesta “salida” a la bancarrota económica y política del Estado provincial. Para cumplir con las obligaciones de deuda, se pretende una nueva reorganización social en la provincia descargando la crisis sobre el pueblo trabajador. Esa es la orden que bajan desde Nación Alberto Fernández y Cristina Fernández: la llamada “reestructuración del Estado”, es decir un ajuste feroz, y megaminería. Para ello han contado con la complicidad de la pseuda oposición, es decir del Partido Justicialista y Juntos por el Cambio, y sobre todo de la burocracia sindical, quienes han garantizado hasta el momento la gobernabilidad de Arcioni. Sin embargo, este plan desnudó la impotencia y la debilidad del gobierno para poder implementarlo.

Esta entrega de los recursos provinciales a las mineras abre un abismo entre el régimen gobernante y la mayoría trabajadora. Por ese motivo, ha estallado en Chubut una feroz crisis política. Los que hoy se desmarcan del tratamiento de zonificación, como el PJ o parte de la burocracia sindical, sencillamente temen quedar, ellos también, bajo la picota de la reacción popular. Pero sus “repudios” no pasan de las palabras: no hacen nada para impulsar una lucha contra los confiscadores del agua y los ajustadores.

Por eso, para derrotar al lobby minero y sus agentes políticos es necesaria la deliberación y una lucha de conjunto: llamamos a fortalecer y desarrollar asambleas populares en todo el territorio provincial para discutir una lucha hasta derrotar la tentativa del gobierno y la minera. La defensa del agua y la vida está íntimamente ligada a la lucha contra el putrefacto régimen político de las petroleras y mineras. Esta lucha debe ser el puntapié para una deliberación profunda de una salida en defensa de los trabajadores y el pueblo. Organicemos la huelga general en defensa de nuestros salarios, la educación, la salud, la vivienda y el agua mediante asambleas en los lugares de trabajo. Las burocracias, agentes del poder político no lo harán. ¡Paremos la provincia con movilizaciones, cortes de rutas y ocupaciones de dependencias estatales, como en 2018 y 2019! ¡Aprobación ya de la Iniciativa Popular contra la megaminería! ¡Por la huelga general y el Chubutazo contra la megaminería y el ajuste! ¡Fuera Arcioni, Sastre y la corrupta Legislatura!

Suscribite a Política Obrera