73% de las familias rechaza la presencialidad sin vacunas

Escribe Marcelo Ramal

Tiempo de lectura: 1 minuto

El Instituto de Economía y Sociedad en la Argentina Contemporánea (IESAC) de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) realizó una encuesta sobre la cuestión de la presencialidad escolar, cuyos resultados son elocuentes. La encuesta es muy reciente –tuvo lugar entre el 10 y 12 de febrero- y abarcó más de 2200 casos en 30 distritos del Conurbano bonaerense y en la CABA. El diseño de la muestra no sólo respeta la proporción de los diferentes grupos etarios y géneros, sino también el tipo de vínculo familiar con los estudiantes (madre, padre, hermano, etc).

Los resultados son los siguientes:

-a la pregunta respecto de “si habría que esperar a que todos los docentes (o al menos la mayoría) esté vacunado antes de empezar las clases”, o si, por el contrario, “habría que empezar lo antes posible aunque no estén vacunados”, el 73% de los entrevistados eligió la primera opción, es decir que se pronunció contra el inicio sin vacunas. Cabe señalar que el porcentaje de rechazo se eleva al 77% cuando el entrevistado es el padre o madre del estudiante.

-respecto de si el regreso a clases debería ser optativo u obligatorio, el 74% se pronunció por la optatividad.

-En relación al nivel de contagios y la vuelta a clases, el 49% opinó que sería mejor que no se vuelva hasta que se alcance una menor propagación; sólo un 36% se inclinó por “volver a clases y mantenerlas”. El 15% restante se inclina por “volver, pero cerrar las escuelas si el nivel de contagios es muy elevado”. En el caso de padres y madres, los partidarios de que no se vuelva por esta razón se elevan al 54%.

A pesar de la feroz campaña mediática y oficial sobre las familias en favor de la presencialidad, el rechazo al operativo emprendido por Fernández-Larreta-Kicillof tiene fuertes raíces, no sólo en la docencia, sino en el conjunto de la población trabajadora.

En vez de escudarse en la “opinión pública” para renunciar a una lucha por la vida y la salud de docentes, estudiantes y padres, hay que poner en pie la fuerza colectiva de la docencia para rechazar la “presencialidad” letal del gobierno y los capitalistas. Esa esa firmeza la que puede galvanizar a la opinión popular junto a los docentes.

Suscribite a Política Obrera