SUTEBA La Matanza vota una huelga de 48 horas

Escriben Mariano Hermida y Domingo De Cristofaro

El debate en el plenario de delegados

Tiempo de lectura: 3 minutos

Un importante plenario de delegados en el Suteba Multicolor de La Matanza realizado el miércoles 24, con la presencia de casi 250 delegados con mandatos de escuelas, reflejó las principales preocupaciones de los compañeros, en el marco de la “presencialidad” impulsada por el gobierno, las corporaciones capitalistas y el Episcopado en medio de una pandemia cuyo desarrollo no se detiene.

Los compañeros denunciaron lo que es evidente desde hace años: el estado penoso en el que se encuentran los edificios escolares, sin condiciones sanitarias ni elementos para llevar a cabo una higiene adecuada. El otro tema que los compañeros colocaron como central fue el del reclamo por la vacunación, como condición principal para un regreso a las aulas. La crisis política desatada con la “Vacunación VIP” dejó al desnudo como los funcionarios que impulsan la “presencialidad”, pretenden que la docencia concurra a las escuelas sin estar inmunizada frente al virus.

Quienes integramos Tribuna Docente Tendencia intervinimos planteando que el problema central de la “presencialidad” es la pandemia en curso, que los protocolos no nos “inmunizan” y que es primordial la vacunación masiva de docentes, auxiliares y alumnos, antes de cualquier tentativa de retorno a clases presenciales. Señalamos que en CABA rápidamente avanzaron los contagios ante la apertura de Larreta. Denunciamos al gobierno y la dirección provincial del gremio por acordar el “regreso seguro” a espaldas de la docencia, sin mandato. Nos dimos la tarea en la semana de recolectar mandatos en nuestras escuelas y organizando otras, que plantearan el rechazo a la presencialidad en pandemia y sin vacunas, en defensa de la vida, por un no inicio con paro de 48 horas, los días 1 y 2 de marzo, con asamblea para decidir su continuidad. Este planteo recogió el apoyo de 20 compañeros delegados.

Posiciones

La Lista Marrón (PTS), en su balance del plenario publicado en LID (24-2), señala que esta posición sería “quedarse en casa con las escuelas cerradas” (sic) y que desconocemos “la pelea política enorme que hay que dar para ganar a las familias y estudiantes" (sic). Es decir que, el PTS quiere las escuelas “abiertas” y la “presencialidad”, como lo ha establecido el gobierno y sus “protocolos públicos” para ganarse a las familias. ¿Pero entonces quiere “ganar a las familias” para la política oficial? La sustitución de la defensa de la vida y la salud de los docentes, en función de un interés familiar indefinido, no es exactamente una política sindical clasista. Lo que en el plenario se planteó como ‘familias’, hasta ese momento era “la opinión pública”, una categoría también indefinida pero que se invoca para los procesos de elecciones políticas. Los docentes son también ‘familias’, todavía más vulnerables porque pueden transmitir el virus del transporte y la escuela a sus hogares. Argumentos como los señalados forman parte del arsenal ideológico de la burguesía mundial, incluidos los Bolsonaro y los Trump. Lo cierto es que en Italia las escuelas han vuelto a cerrarse por haberse convertido en focos de contagio, y lo mismo ocurre en gran parte de Alemania y Francia. La cuestión de la ‘presencialidad’ envuelve una cuestión estratégica: cómo debe desenvolverse la sociedad – si en función de la salud y la vida de los explotados, o de los negocios de los explotadores.

El plenario resolvió aprobar por mayoría la moción presentada por las agrupaciones del FIT-U – un paro de 48 horas para exigirle al gobierno las condiciones para que sea posible “un regreso a la presencialidad sin riesgo”. La moción reduce la protección del docente y los alumnos al aireamiento de los locales, barbijos y una ambigua distancia social. Reclamar al gobierno una presencialidad “sin riesgo” una semana antes del inicio, es algo más que pedirle peras al olmo. Es evidente que es inviable. La presencialidad es el “riesgo” (seguro) de contagios y muertes. Se planteó una recorrida de escuelas “para garantizar relevamientos de infraestructura, concluyendo la no presencialidad donde no haya condiciones” (punto a). Dónde haya “condiciones”, entonces, sí. Eso mismo plantea la lista Celeste: “escuela por escuela”. Otras agrupaciones, como el PCR (lista azul y blanca) y La Comuna, se opusieron también al paro. No avalan ni la protesta.

Vamos a la huelga votada

El paro del 1 y 2 de marzo serán acompañados por una movilización al Ministerio de Educación, el primer día, por una clase pública en la Plaza de San Justo el segundo, y una nueva asamblea definirá la continuidad de las medidas de lucha.

Nos preparamos para militar fuertemente el paro y para desarrollar una experiencia colectiva y una medición de fuerzas, que sirva para profundizar la lucha por la salud y la vida de los docentes y alumnos, sus familias y los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera