Jujuy: dos docentes fallecen por covid 19

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La docencia jujeña se vio conmocionada el fin de semana pasado por el fallecimiento de las profesoras Angélica Leaño y Betty Greach, víctimas de covid 19. En la última semana se triplicaron los contagios en la provincia, después de las concentraciones masivas de carnaval y con el incremento de la circulación diaria en más de 200 mil personas por el regreso a clases.

Presencialidad contagiosa

Con apenas una semana de clases presenciales, sólo en Humahuaca ya se contagiaron 28 docentes. Una de las docentes fallecidas prestaba servicio en una escuela de esta localidad. Días antes, el Comité Operativo de Emergencia Municipal (COEM) solicitó sin éxito la suspensión de las clases al Ministerio de Educación. El gobierno, a través del COE provincial, declaró “zona amarilla” el municipio, morigerando la gravedad de la situación. De este modo, solamente restringió la circulación de 00 a 6 de la mañana. Ante semejante desidia, el COEM de Santa Catalina, del departamento de norteño de Yavi, suspendió las clases de la localidad por una semana bajo su propia responsabilidad. Pero los casos de covid no se limitan a la zona de la quebrada. En Perico, y San Pedro también se han cerrado escuelas por contagios de covid.

Bajo este cuadro, han comenzado los reclamos de docentes y padres por la falta de insumos de bioseguridad y por la deficiente infraestructura escolar, que ahora se agrava ante el distanciamiento social necesario por la pandemia y por la falta de personal e insumos para una desinfección adecuada de los establecimientos. En Tilcara, un grupo de padres se autoconvocó para solicitar que suspendan las clases en la localidad, donde hay 62 casos en las últimas semanas, considerando que se encuentran ante la peor situación epidemiológica desde que comenzó la pandemia. Por lo mismo han decidido no mandar a sus hijos a las escuelas.

El silencio de Adep (primaria) y Cedems (secundaria), ante la escalada de contagios es desesperante. Su defensa de la presencialidad, aún a sabiendas de la escalada de casos de covid que precipitará, es total, sin importarles el costo. Probablemente porque saben que de todos modos no existen las “condiciones seguras” que supieron reclamar, ni existirán, si su punto de partida no es la vacunación de la docencia. Esta burocracia sindical no reclama la inmediata vacunación ni siquiera luego del escándalo de las vacunaciones VIP a nivel nacional y en las provincias, en tanto Morales reconoció que no controló como debía los listados vacunatorios presentados por las clínicas privadas y que privilegió la vacunación de funcionarios del área de Salud, cuando no se han terminado de vacunar a la totalidad del personal del área. Los docentes autoconvocados convocados de Jujuy han reclamado mediante una carta pública contra este inmovilismo criminal de sus gremios.

Cedems y Adep, tampoco han llamado a una deliberación o medida de fuerza ante el cierre por decreto de la paritaria que Morales nuevamente impuso, ahora con un aumento del 18% escalonado hasta junio, cobrándose un 12% con el sueldo de febrero y el 6 restante en junio próximo.

El rol se las autoconvocatorias

Es necesario seguir impulsando en cada establecimiento que la docencia discuta la necesidad de imponer el cierre de los establecimientos para frenar los contagios de covid y los insumos necesarios para garantizar las clases virtuales, como ya lo hace un sector de docentes autoconvocados, y coordinar por zonas y departamentos y confluir en un movimiento provincial desarrollado desde abajo, que supere el entreguismo criminal de los gremios, como ya lo hacen los docentes autoconvocados de en Salta y Tucumán.

Suscribite a Política Obrera