Ante la “presencialidad” en pandemia con salarios de hambre

Declaración Nacional de Tribuna Docente (Tendencia)

Tiempo de lectura: 3 minutos

En apenas pocos días, el retorno (“seguro”) a las clases presenciales está demostrando que es un atentado contra la vida de la docencia y la comunidad educativa. Cinco compañeros -dos compañeras de Jujuy, un compañero de Salta y otros dos de la provincia de Buenos Aires- han perdido la vida a causa del coronavirus desde el “regreso a las aulas”.

Focos de contagios

La apertura de escuelas, como era previsible, ha aumentado la circulación y con ello la cantidad de casos de covid. En Capital Federal el saldo es de 500 contagios y más de 200 “burbujas” aisladas. A poco más de una semana de haber comenzado con la presencialidad, se registran cada vez más contagios en escuelas del conurbano bonaerense. En el norte del país la situación es dramática. En Salta y Jujuy, con sistemas de salud colapsados, el cierre de escuelas, por detectarse casos de covid, es cotidiano. En Córdoba se activó el protocolo en más de treinta escuelas y en Santa Fe, que aún no comenzó el ciclo lectivo con el total de los cursos, se expanden los contagios. Las autoridades educativas están llevando adelante una política de ocultamiento de los casos con el objetivo de demostrar una supuesta “Normalidad” que no es tal. Con una segunda “ola” en puerta, nuevas mutaciones de los virus circulando, la llegada de bajas temperaturas y protocolos incumplibles, el resultado es esperable: más contagios y muertes ¡No lo podemos permitir!

El gobierno ha decidido, en medio de paros y reclamos en 16 provincias del país, comenzar a vacunar a los docentes, en lo que constituye una admisión de la inutilidad de los llamados protocolos. Sin embargo, la crisis de provisión y distribución de vacunas, incluso el desarrollo de nuevas cepas, muestran el cortísimo alcance de la tentativa. Los vacunadores, simplemente, quieren reforzar la presencialidad escolar, sin que importen riesgos y peligros.

Docentes a la huelga

La docencia ha sido forzada a la presencialidad, por la complicidad de la burocracia de los sindicatos docentes con el gobierno y el estado. CTERA -sin mandato- ha firmado también un acuerdo nacional que destruye el salario y las jubilaciones. El aumento del 29% promedio, sin cláusula gatillo, prevé un salario básico, para septiembre, de $37.000, 20 mil pesos por debajo de la canasta de pobreza. Ni hablar de la canasta familiar, que es el doble.

Desde marzo 2021, el aumento de las jubilaciones docentes será de apenas el 10,37%, debido que el aumento salarial, en el segundo semestre de 2020, ha sido cero. Lo mismo ocurrirá este año, cuando la jubilación docente refleje el aumento salarial del 12% por la cuota de marzo. Así las cosas, en 2021, la jubilación docente tendrá dos aumentos: en marzo 10,37% y en septiembre un 12%. Un crimen social. Esta paritaria infame está en la línea del “ajuste fiscal” que reclama el FMI.

Más de 25 mil docentes en Santa Fe han votado el no inicio de clases, con dos huelgas de 48 hs., contra el garrote salarial en la provincia, En Neuquén, ATEN está en la segunda semana de cinco días de huelga, en repudio al 28% que ofreció el gobierno del MPN. El SUTE de Mendoza, luego de parar 48 hs., debatirá en su congreso provincial continuar con 72 hs. de paro la semana próxima. En Santa Cruz, Adosac volvió a parar 48 horas esta semana, junto a judiciales, trabajadores de la salud y ATE. Agmer (Entre Ríos) paró los días 11 y 12, también en reclamo de aumento salarial. En Misiones la “Mesa de lucha” resolvió una huelga de 48 horas, los días 17 y 18 de marzo. En Chaco, la docencia paró durante 5 días y se movilizó en el conjunto de la provincia, en rechazo a la “oferta” del 10% de Capitanich. Las auto convocatorias docentes en Salta y Tucumán, tienen previstas asambleas para continuar su plan de lucha.

La huelga general, por provincia y nacional, por un salario básico igual al costo de la canasta familiar se hace más necesaria que nunca.

Defender la vida

Mantener las escuelas abiertas es una de las condiciones fundamentales de la “Nueva Normalidad” – la explotación capitalista sin condiciones de seguridad sanitaria ni ambiental, ni un sistema de salud público de prevención y atención. Es la línea que plantearon, antes que nadie, Trump y Bolosonaro: el sacrificio de la salud y de la vida humana, para salvar al capital de su derrumbe. No estamos ante una discusión sobre “protocolos” o “condiciones”, forzosamente aisladas y parciales, sino ante una guerra política del capital contra los trabajadores. La huelga general educativa se torna indispensable.

Convocamos al activismo y a los luchadores a deliberar. A desarrollar agrupamientos y comités de lucha, asambleas y plenarios de delegados con mandato de escuela, para luchar contra esta presencialidad criminal, en defensa del salario y del conjunto de las reivindicaciones docentes.

Suscribite a Política Obrera