El gobierno reprime a los trabajadores de Arrebeef

Escribe Pablo Busch

A cuenta de la empresa y de la burocracia de la carne.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El reclamo de los trabajadores de ArreBeef de una representación electa en el Sindicato de la Carne fue reprimido durante la noche de ayer por un destacamento de Gendarmería Nacional. Trabajadores, vecinos y familiares han denunciado un operativo brutal sin contemplaciones ni con los trabajadores, ni con sus familias ni con los niños presentes en el reclamo.

El reclamo central de los trabajadores está dirigido a la renuncia de la dirigencia del sindicato de la carne, que viene actuando como una mafia asociada a la patronal. Esa asociación empresa-sindicato dejó a los trabajadores huérfanos de representantes gremiales y con salarios y condiciones de trabajo paupérrimos.

Este empobrecimiento general de los trabajadores de ArreBeef contrasta enormemente con la situación de la empresa, una de las principales exportadoras de carne del país, participante de la Cuota Hilton -el cupo de exportación de carne de primera a Europa. ArreBeef es uno de los frigorificos más antiguos del país.

El reclamo de los trabajadores en asamblea enfrentó de entrada al Sindicato de la Carne. A los pocos días, el reclamo de la renuncia de la Comisión Directiva se convirtió en un reclamo de aumento salarial y de condiciones de trabajo. La empresa lejos de negociar una salida al reclamo, anunció el cierre inminente del frigorífico. Un viejo mecanismo extorsivo para evitar el fortalecimiento de los trabajadores.

Los trabajadores respondieron rápido a la extorsión, convocando a una movilización al pueblo de Pérez Millán en defensa de los trabajadores. El pueblo no tardó ni un día en tomar partido y la respuesta fue contundente: se movilizó todo el pueblo en forma masiva, en lo que fue una auténtica rebelión popular en defensa del reclamo de los obreros.

A partir de la respuesta obrera, la empresa negoció la salida de la mercadería pendiente en el frigorífico -mientras reclamaba a viva voz ante los medios nacionales la intervención de las fuerzas represivas- y los trabajadores continuaron con el reclamo de renuncia de la directiva frente al Sindicato.

La represión, por cuenta de gendarmeria nacional de anoche busca desactivar un proceso creciente de organización entre los trabajadores de ArreBeef y un lazo de apoyo con el pueblo de Pérez Millán. La violencia estatal ordenada por el Gobierno Nacional intenta doblegar una lucha por el salario y la democracia sindical que ni la empresa ni el sindicato consiguieron quebrar. Así como los trabajadores convirtieron su huelga en una causa popular en Pérez Millán, los trabajadores de todo el país tenemos que convertir este conflicto en una causa nacional de la clase obrera.

Con este objetivo concreto es que invitamos a los trabajadores a participar de la Conferencia Sindical del sábado próximo.

Suscribite a Política Obrera