Hay que reabrir la paritaria y ponerse a la cabeza de la defensa de la vida

Escribe Valu Viglieca - Delegada de ATE Cultura

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Estado Nacional otra vez sacó una Decisión Administrativa (212/21) que atenta contra las medidas de cuidado de los trabajadores del Ministerio de Cultura. La resolución anula un acuerdo entre la patronal del ministerio y los dos sindicatos (ATE y UPCN) de hace poco más de un mes, cuando retiraron las licencias a madres y padres con hijos menores y avisaron que se podría convocar a trabajar un mínimo de 4 horas ´a piacere´ del jefe directo.

Con la circular de la resolución los directores de museos nacionales empezaron a convocar al personal, inclusive de riesgo, y a avisar que ya no se pagaría el transporte seguro a los que ya estaban yendo a trabajar por cumplir con tareas esenciales. La Junta Interna de ATE Cultura convocó una asamblea el martes pasado que contó con la presencia de trabajadoras y trabajadores de 14 sectores, la preocupación crece al ritmo de los contagios en el país. Las cifras muestran más de 8.000 nuevos infectados por día, pero Santiago Cafiero apela al “autocuidado” y al ahorro de recursos.

La Decisión Administrativa de Cafiero exime a los gobiernos nacionales y de la Ciudad de garantizar transporte seguro para quienes trabajen en eventos culturales, algo parecido a lo que hicieron las patronales de la industria quitando los charters a los trabajadores cuando se pasó de la ASPO a la DISPO. En lugar de cerrar los recitales, muestras y museos para evitar la aglomeración en lugares cerrados, algo de lo que dijo Alberto Fernández en su última cadena nacional, aumentan el número permitido de visitantes y le quitan el único seguro que tenían los trabajadores para disminuir la posibilidad de contagiarse.

La medida fue rechazada por unanimidad por la Junta Interna de ATE Cultura. Se resolvió convocar asambleas en cada sector donde los trabajadores y trabajadoras fueran convocados a la presencialidad. Meses atrás se realizó un cese de tareas en el Museo Nacional del Cabildo cuando se negaron a pagar los remises de dos trabajadores que viven en provincia. Ese es el camino. Los trabajadores de distintos edificios describieron cómo la patronal viola los protocolos acordados ya sea por el no pago del transporte a algunos compañeros como por la falta de productos de higiene o el uso de los espacios sin ventilación por parte de los trabajadores tercerizados. La salud de la población es un slogan televisivo, en la realidad reina “la inmunidad del rebaño” y las únicas ovejas somos los trabajadores.

La moción de parar para resguardar la vida fue acompañada por una denuncia a la parálisis de la conducción del sindicato en todos los terrenos: no solo no convocaron a ninguna medida para frenar la presencialidad en medio de la segunda ola de contagios y la llegada de nuevas cepas. Sino que tampoco llamaron a plenarios o instancias de deliberación desde diciembre de 2020 cuando firmaron la paritaria de ajuste. Estamos en medio de una inflación creciente que no baja de los 3.6 o 4 % mensual. El salario estatal está cada vez más depreciado y la mayoría de los trabajadores de Cultura no llegamos a la canasta de pobreza de 56 mil pesos. Por esa razón la asamblea votó: “denunciar la situación de atraso salarial de los y las estatales y solicitar un plan de lucha por la reapertura de la paritaria”, y convocar una nueva asamblea por el salario.

Los trabajadores nacionales del Estado debemos darnos las herramientas para organizarnos, llamando a asambleas de sector allí donde las Juntas Internas den la espalda a los reclamos. Necesitamos reabrir la paritaria de forma urgente, garantizar el pase a convenio de los monotributistas sin recortes salariales e imponer protocolos que aseguren la vida de los esenciales.

Suscribite a Política Obrera