Reunión de delegados en Suteba Merlo: ¿la Celeste vive en una burbuja?

Escribe Analía Pascual

Tiempo de lectura: 7 minutos

Pandemia

En el mismo momento que se conocía que nuestro país alcanzaba los 9.400 contagios diarios, la directiva Celeste del Suteba llevaba adelante su reunión de delegados sin volcar un solo dato del contexto epidemiológico. La Celeste desconocía así la segunda ola, las nuevas cepas más contagiosas y mortíferas, y la situación de los países limítrofes: más de 3.000 muertos diarios en Brasil, más del 100% de las unidades de cuidados intensivos ocupadas en Paraguay, la suspensión de clases en Uruguay o el imparable rebrote en Chile a pesar de que la vacunación allí alcanza al 40% de la población. Desde la oposición Multicolor explicamos este contexto terrible y denunciamos el cinismo del presidente Alberto Fernandez que en cadena nacional nos recomienda que nos cuidemos mientras la cifra de muertos en un año alcanza los 55.000 y docentes y estudiantes somos forzados a exponernos al contagio en las escuelas y sin vacunas.

Vacunas

En relación a la vacunación, la Secretaria General informó que, de 12.000 docentes en el distrito, el 20% habían sido vacunados y un 8% de ellos tenían la segunda dosis. Estos guarismos, sin embargo, están muy alejados de los porcentajes de vacunados que pudimos verificar en nuestras escuelas, que van de un 2% a un 10%. La realidad se aleja más aún de las cifras que informa el gobierno y así lo denunciamos en la reunión: una noticia de Télam del 19 de marzo señala que “la provincia que más docentes vacunó fue la de Buenos Aires, con 203.465 maestros inmunizados a la fecha” (1). La provincia tiene aproximadamente 400.000 docentes, las cifras de vacunados que informa el gobierno alcanzaría al 50%, algo inverosímil e incomprobable.

Protocolo

Otra de las denuncias que llevamos fue la de la flexibilización del Protocolo. Mientras Larreta hace punta anunciándolo en los medios, Kicillof y Vila lo flexibilizan de hecho: por comunicados ampliatorios del Plan Jurisdiccional ya no es necesario que la escuela cuente con condiciones de infraestructura para la reapertura. Los elementos de desinfección e higiene son escasos y en muchos casos son comprados con plata de la cooperadora. Los tapaboca son un placebo porque no evitan el contagio aerosol, pero esta forma de contagio, reconocida por la OMS, no está contemplada en el Plan Jurisdiccional porque obligaría a reconocer que no hay presencialidad segura posible toda vez que nos exponemos al contagio por el simple hecho de estar respirando en una misma aula. Los barbijos antivirales del Conicet, de uso limitado en el tiempo, cuestan alrededor de $600, pero su distribución obligatoria a docentes y estudiantes por parte de la DGCyE no está contemplada en el Plan.

Organizacionalmente, el distanciamiento de 2 metros recomendado por Vizzotti no se cumple porque el Plan establece 1,5 metros entre estudiantes sobre la base de que los chicos no se contagian, algo totalmente desmentido por la experiencia de la presencialidad en Europa que disparó los contagios y muertes de niños por Covid. En muchas escuelas no se respeta la rotación semanal de los grupos, los ingresos/egresos y descansos escalonados, la ventilación regular, ni los los bloques de 90 minutos. Según explicó la directiva Celeste, estas violaciones se deben a la falta de compromiso democrático de los docentes que ignoran que el Plan de Prevención de Riesgos es una construcción colectiva de todos los actores de la escuela. Lo que ignora la Celeste son las enormes presiones a las que están sometidos directivos y docentes para abrir las escuelas a toda costa. La ignorancia de la burocracia no es inocente: busca exculpar al Estado al que está completamente integrada.

Sobrecarga laboral

En oposición a la “maravillosa” experiencia de construcción colectiva que se vive en las escuelas según el relato de la burocracia, los compañeros de la Multicolor llevamos la denuncia de la sobrecarga laboral a la que estamos sometidos. No se han ampliado los planteles de auxiliares que deben repartirse entre el control de temperatura corporal de ingresos escalonados y la desinfección permanente de aulas, baños y lugares de descanso a lo que se suma, cada 15 o 30 días, el reparto de alimentos. No se ha garantizado un preceptor por curso, quienes tienen que lidiar con 2 o 3 cursos, con el caos de horarios escalonados y grupos alternados, la organización de los descansos de estudiantes y su higiene de manos regular con espacios y baños insuficientes, las permanentes consultas de padres, etc. Los docentes, repartidos en 2, 3, 4, 6 escuelas dependiendo el nivel; cada una organizada de manera diferente; a disposición de la escuela para que nos adjudiquen cualquier grupo; con grupos alternados de a 2, 3 o 4 semanas, sosteniendo en paralelo el ciclo lectivo 2020 extendido hasta el 31 de marzo, sin dispensas por menor a cargo, con una semipresencialidad que exige la bimodalidad sin recursos porque el Estado sigue sin garantizar el acceso gratuito a dispositivos y conectividad para docentes y estudiantes, falencia a la que no hizo ni mención la directiva sindical.

En muchas escuelas, los docentes se han organizado para enfrentar las presiones y violaciones al Plan Jurisdiccional, labrando actas o llevando adelante reclamos que pusieron un freno a la presencialidad. La exigencia de que se cumpla la normativa o en su defecto se suspenda la presencialidad, es la forma que toma la lucha en contra de la flexibilización del Protocolo en las escuelas. No significa una defensa del Plan Jurisdiccional. De lo que se trata es de tensar el propio plan de gobierno para poner en evidencia su inviabilidad, dada, no sólo por las cuestiones que en la reunión de delegados denunciamos, sino porque como hemos señalado: ningún protocolo inmuniza.

ART

Además del caos que nos propone el Plan Jurisdiccional debemos lidiar con la consciencia de que en todo momento se pone en riesgo la salud y la vida. Se suma además la incertidumbre de si la ART va a cubrir o no los casos de Covid ya que están demorando semanas en dar el número de siniestro a los trabajadores que la escuela denuncia como positivos, poniendo en duda que el contagio se haya producido en la escuela. Pero de esta cuestión que llevamos a la reunión, la directiva no se dio por enterada.

Dispensas

Sobre dispensas, el informe de la mesa fue lamentable: las demoras y rechazos de las dispensas serían responsabilidad de los propios docentes que no cargaron bien los datos y la documentación requerida (imposibles de conseguir con los tiempos del Ioma). Sobre las dispensas nuevas informaron que no hay manera de cargarlas en el sistema pero que el docente puede hacer un ticket de reclamo que, según reconocieron, es complicado de visualizar en el sistema. Sobre las dispensas por menor a cargo dijeron que siguen “esperando”. También aclararon que no hay suplencias por el personal dispensado porque el docente dispensado trabaja desde la virtualidad. Omite que, sobre todo en primaria, los cursos cuyo docente está dispensado, son convocados a la presencialidad y cubiertos con el Plan de Contingencia, lo que redunda en que por el grupo circulen en un día 2, 3, 4 docentes sin ningún criterio de continuidad pedagógica. La negativa a mantener en la virtualidad a los grupos cuyos docentes están dispensados redunda en una sobrecarga laboral para los no dispensados, lo que representa una violación mas al Plan Jurisdiccional y confirma que lo que motiva la presencialidad no es mas que la escuela guardería que reclaman las patronales porque, al igual que Kicillof, ellos tampoco quierne pagar las licencias por menor a cargo.

Actos públicos

Como si el incumplimiento del Protocolo fuera poco, la directiva sindical Celeste justificó la violación del Estatuto Docente que se está llevando adelante en relación a los actos públicos. Desde la Multicolor denunciamos que para acceder a horas, módulos y cargos se exige una declaración jurada de que el postulante no es personal de riesgo. Esto inhabilita a los docentes en uso de dispensa para acceder a provisionalidades y suplencias derivados de enfermedades, embarazos, cambio de funciones o mayor jerarquía. Se trata de un avasallamiento de la Ley 10.579 que establece el orden de postulantes y su acceso en base a los listados y no, en base a declaraciones juradas sacadas de la galera. La burocracia se pone al servicio del gobierno para impedir que los docentes dispensados accedan a un segundo cargo, condenandolos a sobrevivir con $35.958 que es es el salario inicial del cargo testigo en marzo, es decir, con el “aumento”. Esta cifra está $22.000 por debajo de la Canasta básica del Indec y lejos de la Canasta Familiar que se encuentra por arriba de los cien mil pesos.

Esta situación extrema a la que nos están llevando ha redundado en que docentes con patologías de riesgo no tramiten la dispensa para poder acceder al segundo cargo. Esto deja a los compañeros en una situación de doble vulnerabilidad porque no sólo se expone a un cuadro grave en caso de contagio sino que, con enfermedades de base, la ART no lo cubre. En paralelo, cientos de docentes que gestionaron dispensas permanecen con la incertidumbre de saber si serán aceptadas o rechazadas.

24 de Marzo

En línea con la orientación del gobierno, la Directiva Celeste llamó a desmovilizar este 24 de Marzo. Cumpliendo la máxima peronista “de casa al trabajo y del trabajo a casa” nos propusieron la iniciativa lanzada por los organismos de Derechos Humanos cooptados por el gobierno: plantar un árbol. La presencialidad criminal en las escuelas para beneplácito de las patronales si, la presencialidad en la Plaza de Mayo contra la impunidad que incluye a esas mismas patronales y a los desaparecedores de ayer y de hoy, no.

Los compañeros de la Multicolor denunciamos que Baradel, que tras el crimen social de Sandra y Ruben había declarado que “la muerte es el límite”, ahora defiende una presencialidad que ya se llevó la vida de Gerardo Ibañez, profesor de Morón de 36 años y la de Marcela Gatti, directora de escuela en Baradero. Asimismo llamamos a los delegados a invertir el planteo, que la vida sea el límite, organicemos nuestras escuelas y pongamos en pie una lucha en defensa del primero de los derechos humanos: la vida. Llamamos a que esa lucha se exprese también movilizando este 24 de marzo a Plaza de Mayo en rechazo a la presencialidad criminal, por vacunas para todos.

  1. https://www.telam.com.ar/notas/202103/548056-educacion-vacunas-coronavirus-docente.html.
Suscribite a Política Obrera