Jujuy: un adelanto Covid de las elecciones en acuerdo con los Fernández

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 2 minutos

Gerardo Morales ha anunciado, mediante decreto, el adelantamiento de las elecciones provinciales de medio término para el 27 de junio, en el límite de los 90 días previos que exige la ley provincial. El intento de esconder una decisión política con la excusa del Covid no resiste el menor análisis: es que a nivel nacional pide la suspensión de las PASO para evitar la exposición pública y en la provincia decide adelantar la fecha de la provinciales en el frío de junio y en el pico estimado de la segunda ola de contagios.

El Presidente del PJ avaló el adelantamiento. Al agregar que el peronismo está preparado para las elecciones, da cuenta de que conocía de antemano la decisión del adelantamiento.

En la provincia, el peronismo se encuentra dividido en al menos tres grandes bloques: Primero Jujuy, que responde al vicegobernador Haquim; el PJ de Rivarola, un socio ‘nacional y popular’ de Morales; y un espacio del peronismo opositor referenciado en el Kirchnerismo “duro”.

Realineamientos

Ya en 2019 Morales había adelantado las elecciones, para despegarse de la debacle electoral de Juntos por el Cambio y lograr de manera ajustada la relección. Hace unos días, el propio Morales dijo que “no apoyaría a Macri en una nueva candidatura a Presidente” (Infobae, 21/3).

Bien mirado, el adelantamiento electoral le permite a Morales explorar el apoyo explícito o implícito de diversos bloques políticos patronales de afuera y de adentro del macrismo. El bloque de diputados y senadores nacionales de Morales ha acompañado leyes centrales para el gobierno de los Fernández, inclusive la quita de coparticipación que el gobierno nacional a su “cumpa” Larreta. El massismo apoya al vicegobernador Haquim, y desde ya el Morales descuenta el apoyo de un sector de Cambiemos-UCR.

A Morales, como al resto de los gobernadores del NOA, le interesa que el gobierno nacional prorrogue la ley de biocombustibles. Ni qué decir la promoción de explotación de litio (se acaba de acordar la eximición de aportes patronales a las empresas), y una profusa agenda de subsidios a diferente tipos de emprendimientos capitalistas.

Los convidados de piedra

En simultáneo, el gobierno volvió a cerrar por decreto una paritaria de miseria para todos los trabajadores del estado: un falso 20% escalonado hasta agosto, y la promesa de volver a sentarse en septiembre octubre.

Sin embargo, está renegociando los “bonos verdes”, con el grupo Advisory Services Ltd, que es la punta de lanza de una deuda que supera los 1700 millones de dólares, a lo que se debe sumar la deuda con los acreedores locales (https://politicaobrera.com/politicas/4157-jujuy-el-negociado-de-la-energia-limpia). Las reestructuraciones de deudas provinciales, así como la de YPF, se realizan muy por encima de la reestructuración nacional.

Morales quiere hacer jugar a su favor las contradicciones locales de los partidos, y el piso proscriptivo del 5% del padrón electoral, que no se repiten, al menos del mismo modo, a nivel nacional. Un ejemplo de estas maniobras, es la causa que ha abierto contra una diputada del espacio K, acompañado por el presidente del PJ y sus aliados, para dividir al justicialismo. También ha abierto causas contravencionales e inclusive penales a varias organizaciones sociales, políticas e inclusive vecinos que reclaman contra algún atropello, buscando penalizar un clima social cada vez más caliente.

Este adelantamiento no responde a ningún interés popular ni sanitario; al contrario tiene la función política de dejarle las manos libres al gobierno para un segundo semestre de ajuste y mayores condicionamientos sobre el pueblo trabajador.

En una próxima entrega abordaremos la situación de la izquierda y los movimientos de lucha frente a este desafío político, y por sobre todo la política y el programa del Partido Obrero.

Suscribite a Política Obrera