La presencialidad mata

Escribe Tribuna Docente (Tendencia) - CABA

Tiempo de lectura: 3 minutos

El domingo 28 de marzo, entre la docencia de CABA circuló la noticia menos deseada: un compañero nuestro, Jorge Langone, falleció por COVID. El compañero trabajaba en la Escuela Técnica N° 13, del distrito 21.

Hace poco más de un mes que las clases presenciales comenzaron en la Ciudad, dejando en su camino, hasta el momento, a más de 700 docentes y 500 estudiantes contagiados y centenares de “burbujas” cerradas. La segunda ola se está instalando en nuestros país, y el alcance de la pandemia será aún mayor en nuestro territorio. Este escenario nos encuentra con pocas expectativas sobre la inmunización masiva debido a la escasez de vacunas (sólo en la Ciudad, apenas han sido vacunados 6500 docentes, ni siquiera llegando a cubrir la primera etapa que incluía al nivel inicial, primer ciclo de primaria y la modalidad especial; tampoco se ha vacunado al 100% de los adultos mayores ni con enfermedades de base).

A su vez, la segunda ola se hace presente en escuelas con precarias condiciones de infraestructura e higiene, una evidente falta de insumos necesarios para la limpieza y en donde la condiciones de trabajo son extenuantes para los/as docentes y las conducciones escolares.

Existen enormes presiones por parte del gobierno porteño para que las escuelas sigan abiertas a pesar de que los contagios a nivel nacional han llegado a 13.000 diarios y en varios hospitales de la Ciudad la ocupación de camas de terapia intensiva está cercana al 100%. Hay varias denuncias que dan cuenta de que se intenta que las burbujas sigan asistiendo a las escuelas, junto a sus docentes, aún cuando se manifiestan casos sospechosos o confirmados de covid o cuando faltan insumos de la limpieza en las escuelas o, directamente, hay escaso o nulo personal auxiliar.Recientemente, ha circulado un audio en el cual una Directora del DE 8 se enfrenta directamente a los/as docentes con una clara intención de amedrentamiento que tiene como objetivo que las escuelas “funcionen” en forma incondicional. Este accionar no es aislado, sino que se reproduce en un conjunto numeroso de escuelas en todos los distritos. En muchas de ellas, incluso, se han hecho presente funcionarios directos del Ministerio para profundizar las medidas represivas por sobre los/as docentes que reclaman. En este marco, el gobierno de Larreta y Acuña pretenden, además, flexibilizar el protocolo. Mientras tanto, la conducción del sindicato UTE no pasa del accionar discursivo y deja pasar la presencialidad en las escuelas ya que el propio gobierno nacional (del color político de la conducción de ese sindicato) también defiende este retorno criminal. UDA y AMET también le hacen el caldo gordo a los gobiernos: ellos garantizaron el apoyo a la presencialidad desde el principio.

El fallecimiento de Jorge se suma a la triste lista de ocho compañeros docentes y no docentes, fallecidos por el virus, en distintas jurisdicciones del país. El agravamiento de la crisis sanitaria es el resultado de la política aperturista que han propiciado tanto el Gobierno nacional de los Fernández y su ministro de Educación Nicolás Trotta, como Larreta-Acuña en la Ciudad.

La organización de la docencia porteña es clave. El año pasado, esa organización supo frenar el intento del gobierno de volver a la presencialidad a mediados de año y, junto a las familias, hizo que fracasaran las burbujas de Larreta y Acuña (siendo que únicamente asistió a las mismas el 1% de la matrícula total del estudiantado). Más que nunca, ahora debemos fortalecer esa organización para, en un solo grito, rechazar la presencialidad.

Asambleas por escuelas, distrito y sector.

Que Ademys convoque a una asamblea unificada de la docencia en donde se debata, a partir de la deliberación en las escuelas, las medidas a seguir. Es necesario romper con la política de la conducción del sindicato que pide “10 puntos” por el retorno “seguro”. No existe ningún retorno “seguro” en pandemia, así como ninguna "condición" que deba forzarnos al trabajo presencial.

Defendamos nuestra vida y salud, y la de nuestros/as estudiantes y sus familias.

Vacunación para todos/as.

Suspensión de clases presenciales. Que se garantice la conectividad, los dispositivos y los recursos necesarios para proseguir las clases en forma virtual.

Organicémonos en rechazo a la presencialidad. Desde esa perspectiva consideramos que es necesario desarrollar la huelga.

VER MÁS

Suscribite a Política Obrera