Residentes y concurrentes: otra vez la crisis sanitaria sobre nuestras espaldas

Escribe Agrupación de Residentes y Concurrentes en Tribuna de Salud Tendencia

Tiempo de lectura: 2 minutos

El avance de la pandemia se da en simultáneo al descalabro de un sistema de salud agotado, fragmentado y sin recursos. Las medidas tomadas por el gobierno de Fernández y los gobiernos provinciales, tardías y por completo insuficientes, no incluyen ni un peso para reforzar hospitales y centros de salud. Al contrario, la insidiosa frase del presidente, “se relajaron”, solo anticipa más presión y disciplinamiento para profesionales y trabajadores.

La caída vertiginosa del poder adquisitivo de nuestros salarios solo es un indicador más del abandono del sistema sanitario, en plena pandemia, por parte de gobiernos que supeditan la salud a los intereses de los acreedores de la deuda y el FMI. Las paritarias de miseria están provocando una verdadera insurrección de la salud en Neuquén, donde los principales hospitales de la provincia salieron a la huelga y esta semana hubo más de 20 cortes de ruta autoconvocados que dejaron sin suministros a Vaca Muerta. Cuentan con el apoyo activo de la población y la traición de las direcciones sindicales (ATE y UPCN).

Residentes y concurrentes, junto enfermería y demás precarizados, somos “carne de cañón” en el sistema sanitario. Los gobiernos manipulan nuestros contratos a su antojo, modifican nuestras condiciones de trabajo y después nos descartan como material desechable. La saturación del sistema vuelve a convocarnos como “parches todo terreno”, conculcando nuestro derecho a la supervisión, a la formación, las rotaciones y licencias. Cubrimos guardias a destajo en salas y servicios cada vez más devastados.

En la última reunión de la agrupación de Residentes y Concurrentes en Tribuna de Salud Tendencia, participaron compañeros de diferentes disciplinas y provincias. Pudimos constatar que estos problemas son generales y transversal a todos los servicios y especialidades. Nos propusimos recuperar el método de las asambleas y huelgas que enterraron en diciembre de 2019 la “ley Larreta” y llevar a nuestros lugares de trabajo la experiencia de las autoconvocatorias neuquinas y de los docentes y familias que se auto-organizan en defensa de la vida.

Nada de todo esto es una fatalidad impuesta por el virus, sino por la gestión capitalista de la pandemia. A ella le oponemos una reorganización social que enfrente la crisis humanitaria desde el punto de vista de los que vivimos de nuestro trabajo:

Por la suspensión de toda actividad laboral no esencial. Licenciamiento del personal de riesgo. No a la presencialidad educativa. Recursos para la virtualidad a cargo del Estado y las empresas. Por el sostenimiento al 100% de salarios y recursos para la población desocupada. No al pago de la deuda usuraria. Desconocimiento de las leyes de patentes e incorporación de los grandes laboratorios y farmacéuticas a un sistema centralizado de salud bajo el control de los trabajadores.

Por un salario mínimo igual a la canasta familiar (125 mil pesos) para todos los trabajadores de la salud. Incorporación de más personal, estabilidad laboral y pase a carrera de todos los profesionales. Esquema de vacunación completo para todo el personal.

Defensa de la formación, las rotaciones y las licencias para residentes y concurrentes. Salario y ART. Continuidad laboral garantizada. No al cierre de cupos, ampliación de los cargos. Guardias pagas, jerarquización de las tareas en áreas críticas y jornadas de 8 horas. No hay salud que aguante sin derechos para los trabajadores de la salud.

Organicemos el debate en nuestros servicios, la elección de delegados y referentes para la coordinación con otros hospitales y jurisdicciones. Pongamos en pie asambleas y acciones de lucha sistemáticas. Superemos la parálisis de las burocracias sindicales. Neuquén es un anticipo: para doblegar a los gobiernos necesitamos una huelga general.

Una vez más, la defensa del sistema de salud y de nuestras condiciones laborales depende de que despleguemos nuestra capacidad de lucha y organización independiente. ¡Sumate a organizar esta pelea!

Suscribite a Política Obrera