Catamarca: condenan a 12 años de cárcel al cura abusador Juan de Dios Gutiérrez

Escribe Dayana Yapura

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de seis años de dilaciones y seis días de juicio, el tribunal de la cámara penal Nº3 condenó por unanimidad a 12 años de prisión al cura Juan de Dios Gutiérrez, por abuso sexual. El caso fue denunciado en la localidad de Belén en el año 2015 y constituye el primer juicio de abuso eclesiástico en la provincia.

Se llegó a esta instancia luego de dos maniobras de suspensión. El juicio estaba previsto para que comience el 14 de abril, pero ante la ausencia de su abogado defensor, el tribunal determinó “abandono de la defensa” y le asignaron al acusado un abogado de oficio, estipulando una nueva fecha de inicio, para el 20 del corriente mes. Sin embargo, ese mismo día Gutiérrez se presentó con una nueva defensa y pidió prorrogar el debate hasta que su abogado se pusiera al tanto de la causa.

Estas artimañas orquestadas por el cura y sus defensores, han sido usadas a lo largo de seis años, que le permitieron llegar libre al juicio oral. En otra maniobra, para buscar atenuar la eventual condena, el cura abusador realizó un día antes del juicio declaraciones a un medio local. En las mismas Gutiérrez pedía disculpas a la grey católica “por haberse enamorado”, colocando a la sobreviviente como parte de una relación consentida, negando los abusos cometidos, argumentos que fueron retomados en las declaraciones ante el tribunal. Además, manifestó que la Iglesia actuó de forma “severa” y que “le habían soltado la mano”, recordando que estuvo detenido por 36 días. Sin embargo, fue gracias a la justicia y a la influencia de la Iglesia que bajo fianza recuperó la libertad.

Estas declaraciones fueron un recurso pactado con la propia iglesia con el propósito de limpiar el buen nombre de la institución y sacarla de su rol encubridor, ante los demás abusos eclesiásticos que fueron denunciados en la provincia y que aún gozan de impunidad.

Por el contrario, el papel cómplice y encubridor de la iglesia ha quedado archidemostrado. La cúpula del obispado presionó a la familia con cartas firmadas por el obispo Luis Urbanc y posteriormente en las declaraciones del mismo ex abogado defensor, cuando planteaba que el obispo en persona sostenía que había sido bendecido para defender al cura.

El cura abusador hoy está resguardado en una de las casas parroquiales, donde permanece aislado por estar contagiado de covid- 19.

Con este fallo, se ha producido una enorme victoria que abre el camino para profundizar la lucha en primer lugar para lograr la condena efectiva para el abusador Juan de Dios, en segundo por el juicio y castigo a los otros curas abusadores denunciados, Renato Rasgido y Moisés Pachado, y por la separación de la Iglesia del Estado. Allá vamos.

Suscribite a Política Obrera