Merlo: abajo las sanciones a los que luchan

Escribe Tribuna Docente Tendencia- Merlo

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el mes de abril y en el marco de la lucha docente contra la presencialidad, en el distrito de Merlo, sucedió un hecho gravísimo: dos trabajadores docentes de la Escuela Secundaria 55, uno de ellos delegado por Suteba, fueron sancionados por la Inspectora, con la venia del directivo de la institución, porque los compañeros convocaron a la comunidad educativa a una asamblea para discutir cómo enfrentar el derrumbe edilicio y los graves problemas de conectividad para llevar adelante el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El gobierno que reivindica el “El plan jurisdiccional”, con el cual pretenden dar cobertura a su política pro-presencialidad, como un logro del “diálogo y la participación de los diversos actores”, no tuvo el mínimo reparo en criminalizar el derecho a organizarse y a luchar por parte de los trabajadores docentes. De la asamblea, además de los docentes, participaron padres y alumnos y el eje del debate giro en torno a cómo enfrentar la crisis edilicia y la presencialidad escolar en el marco del colapso sanitario.

La dirección Kirchnerista del Suteba, que militó con entusiasmo la “presencialidad cuidada” del gobierno provincial, se limitó ante el ataque del Estado a “asesorar administrativamente” a los compañeros sancionados.

Cuando en la reunión de delegados del pasado 19 de mayo, Jorge Acosta, delegado sancionado y militante de La Marrón, mocionó que el cuerpo de delegados repudie y rechace los aprietes contra los trabajadores, la dirección Celeste se opuso con un singular argumento: un pronunciamiento del sindicato “va a perjudicar a los compañeros” y lo aconsejable es recurrir la sanción por vía administrativa, cosa que los compañeros ya habían hecho. O sea, para la Celeste el derecho a organizarse y luchar se defiende exclusivamente “por vía administrativa” ante el propio Estado represor.

Tribuna Docente Tendencia apoyó la moción del compañero de La Marrón y denunciamos la complicidad de la Celeste con el Estado, los Inspectores y los directivos. Planteamos que la organización gremial no puede renunciar a la defensa irrestricta del derecho a la libertad de organización porque éste es la base fundamental para pelear por todos los otros derechos (educación pública, conectividad, salarios, condiciones de trabajo). Reclamamos la inmediata nulidad de todas las sanciones contra los trabajadores, la libertad más amplia de organización y la satisfacción de todos los reclamos que levanta la comunidad educativa de la Escuela 55.

Las sanciones contra los compañeros de la Secundaria 55 son un ataque a todo el movimiento de trabajadores docentes que enfrentan, en estos momentos, la presencialidad en pandemia y luchan por la salud, la vida y el salario. Llamamos a toda la docencia de Merlo a solidarizarse con los compañeros sancionados y a exigir la nulidad de las sanciones.

Suscribite a Política Obrera