AMSAFE Rosario: una gran tendencia a la lucha recorre a la docencia

Escribe Muni Finkelstein

Tiempo de lectura: 3 minutos

El gobierno de Perotti se ha visto forzado finalmente a extender la suspensión de la presencialidad escolar, medida que ha aceptado implementar solamente luego que la provincia se encontrara sumida en una catástrofe sanitaria, con números récord de muertes y contagios que se superan trágicamente día tras día.

El gobierno provincial sólo aceptó un cierre provisorio de la presencialidad cuando todos los departamentos de la Provincia están en alerta epidemiológica, ya sin posibilidad de ingresar pacientes a terapias, ni realizar derivaciones, y tampoco se cuenta con personal para nuevas camas. Perotti, sin embargo, sostiene la “presencialidad administrada”, que significa el retorno de los chicos a las escuelas una vez que pase la “emergencia”. Actualmente, el gobierno obliga a los docentes y asistentes escolares a seguir concurriendo a las escuelas a cumplir horario, aun cuando no se dictan clases, exponiendo a la docencia y los trabajadores de la educación al riesgo de contagio. En la provincia ya se cuentan 9 docentes fallecidos desde la vuelta a las aulas. Esta suspensión provisoria no cuenta con ninguna garantía para continuar las clases a distancia, sin garantizar la conectividad ni dispositivos, ni siquiera la impresión de los cuadernillos, que son pagados del bolsillo de los propios docentes. También se ha librado a su suerte a los reemplazantes, ya que el gobierno no garantiza el salario, ni el trabajo durante el periodo de suspensión.

La CD Provincial de AMSAFE ha acompañado a fondo la política de ´presencialidad pandémica´ del gobierno, y ha ido a la saga de las resoluciones sin convocar a la docencia para resolver medidas de lucha frente a esta situación, limitándose a emitir comunicados. Las seccionales de oposición, encabezadas por la Amsafe Rosario recuperada, se han adaptado a esta dinámica de parálisis y evitan por todos los medios ir a la lucha.

La dirección de AMSAFE Rosario ha venido convocando a reuniones zonales, plenarios de delegados, pero que todas han tenido un común denominador: refrendar resoluciones que no han pasado de declaraciones formales y limitadas a convocar acciones testimoniales, previamente acordadas con las direcciones de sus aliados de la CTA Rosario (ATE Rosario, SIPRUS). Inclusive han forzado votaciones para negar la posibilidad de que cualquier iniciativa de lucha real fuera discutida en la base del gremio. El argumento reiterado, una y otra vez, era de que "no es el momento de paro" y la excusa es discutir en cada en escuela, traer informes, que en muchos casos los delegados daban cuenta de los graves problemas, pero eran tomados individualmente, para negar una lucha de conjunto. Llegando al absurdo de hacer un llamado a la docencia a no asistir a las escuelas, pero sin convocar una medida colectiva del gremio, sino como una acción individual de cada docente frente a sus directivos.

Finalmente tuvieron que convocar a una asamblea departamental, de improviso, que se realizó el lunes 7, frente a la bronca generalizada de la docencia por la circular del Ministerio de Educación, que obliga a la docencia a ir a las escuelas, aun cuando las clases presenciales están suspendidas. A la asamblea concurrieron cerca de 200 docentes. La gran mayoría de los presentes expresaron la necesidad del paro y de haberse votado en la propia asamblea habría resultado la medida resuelta.

Los voceros de la directiva reiteraron lo mismo que venían sosteniendo y, frente a la "circular", siguieron planteando un rechazo y una ´no asistencia´ a las escuelas que quedaba en la decisión individual de cada compañero. La moción que de la directiva se impuso con 1.276 votos. Sin embargo, otra moción, defendida por Tribuna Docente (Tendencia) junto a los compañeros del "Partido de la Causa Obrera" y de un grupo de delegados de oposición, donde planteamos el rechazo a la circular y un paro de 48 horas, por las reivindicaciones perentorias, obtuvo 574 votos. Una tercera moción, presentada por Tribuna Docente (oficial), proponiendo un paro de 24 horas, reunió 381 votos. Es decir, casi mil docentes se pronunciaron por parar.

La asamblea fue convocada de improviso, de un domingo casi a medianoche, para el día siguiente. La directiva no permitió que se explicitaran cuáles iban a ser las mociones, ni dio respuesta al reclamo que hicimos de cual iba ser el método de fiscalización, lo que le daba un absoluto control.

Una gran tendencia de lucha se abre paso entre la docencia de Rosario, frente a la inacción de la directiva local, que cada vez más se viene adaptando a la parálisis de la burocracia de AMSAFE Provincial, claramente sometida al gobierno de Fernández y Perotti.

Suscribite a Política Obrera