Peajes: necesitamos un aumento del 60% para ganarle a la inflación

Escribe Marina Mendieta

Tiempo de lectura: 2 minutos

La mesa de la paritaria de la actividad de peajes y afines comienza a discutirse en el corriente mes de junio. El salario de la actividad ha sufrido una reducción impresionante. Como le ha sucedido al resto de la clase obrera argentina desde el último año del gobierno de Macri y los dos primeros años del gobierno peronista de los Fernández, el salario pierde poder adquisitivo día a día. En suma, desde junio de 2019. En la proyección del período junio 2020 - junio 2021 el porcentaje inflacionario es del 128% (datos macro IPC). A la vez hay que añadirle el golpe de las dos devaluaciones durante el mismo período, que han llevado a la desvalorización de los salarios de toda la clase obrera argentina. Las paritarias del SUTPA en la misma etapa sumaron un 80 % sin contar la actual paritaria que comienza a discutirse. Los cálculos arrojan que para no perder (o sea para tan sólo empatarle a la inflación) el aumento no debe caer por debajo del 48 %. La pérdida del poder adquisitivo que sufrieron los trabajadores de la actividad de peajes y afines es brutal.

El moyanismo sale a declarar que sigue la línea del gobierno de que hay que ganarle a la inflación. Pero lo que necesitan los trabajadores del peaje es que la paritaria le gane a la inflación acumulada y a la pérdida del poder adquisitivo que lleva como mínimo 3 años y dos devaluaciones. La maniobra del sindicato está en hacer valer el último año escindido del acumulado.

Por el pago del bono 2020 ajustado por inflación

En el año 2020 las patronales del sector no abonaron el bono de fin de año que se incorporó a partir de la creación del SUTPA en el 2006, en todas las paritarias. La dirección de Sergio Sánchez, pupilo de Facundo Moyano, no sólo no luchó sino que nunca explicó las razones del incumplimiento de las patronales del sector. El bono debe ser saldado con la actualización inflacionaria correspondiente y de forma inmediata. El pago del bono es de gran importancia ya que es un derecho adquirido que no puede regalarse sin lucha. Una razón más para que se abone dicho bono adeudado es que la actividad, desde que se declaró esencial en mayo del 2020, nunca dejó de trabajar. No son pocos los casos en que se han entregado bonos pandemia en carácter de esencialidad de la actividad correspondiente (camioneros –vinculado también al moyanismo–, salud). Las paritarias y el bono adeudado son reivindicaciones por conquistar en medio de una carestía generalizada y agravada por una pandemia que pone a los trabajadores en el lugar de ser los únicos que pagan con su vida y su salario esta crisis humanitaria. Sólo con un plan de lucha organizado se podrá arrancar lo que corresponde para empezar a recuperar el poder adquisitivo, tan golpeado por los distintos gobiernos en los últimos años.

Por una paritaria del 60% para ganarle a la inflación.

Por el pago del bono adeudado y ajustado por inflación junto con el aguinaldo.

Suscribite a Política Obrera