Ciudad de Buenos Aires: 5ta “Marcha de la gorra”

Escribe Ana Belinco

Un masivo pronunciamiento contra la violencia policial.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Familiares y amigos de víctimas de la represión estatal, organizaciones sociales y partidos de izquierda marcharon en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en ocasión de la 5ta Marcha de la Gorra. Días antes se había desarrollado la misma acción en Córdoba.

La movilización en CABA partió de Av. de Mayo y 9 de Julio hasta el Congreso Nacional exigiendo justicia, contra la impunidad policial y denunciando la connivencia judicial y política para encubrir las distintas formas de abuso de las fuerzas represivas del Estado. Los carteles gritaban: "Mi gorra no mata, la tuya sí"; "Justicia x Lucas”; “Basta de gatillo fácil”; "Nunca seré policía"; "Mi ropa no es delito".

La acción se desarrolló en el marco del asesinato de Lucas González en la Ciudad de Buenos Aires. El lunes último la familia y allegados del joven llamaron a una movilización a Tribunaleshttps://politicaobrera.com/5976-concentracion-en-tribunales-por-lucas-gonzalez. El caso de Lucas, parte de una serie de casos de abuso policial ocurridos en los últimos días, trascendió fuertemente y se coló dentro de la misma crisis política en curso al calor de la profundización de la miseria social y la bronca que se va a agudizar de la mano del acuerdo con el FMI.

Desde Política Obrera nos hicimos presentes para acompañar el reclamo de justicia de los familiares de los jóvenes asesinados por las balas de la policía. Denunciamos que el gobierno nacional, los gobernadores e intendentes son fieles a un hilo histórico de criminalización de la juventud y el pueblo trabajador como parte de una red de la que son parte la institución policial y judicial. Una red al servicio de la represión y el delito organizado que son engranajes fundamentales para que el sistema capitalista pueda seguir perpetuándose.

Justicia por Lucas y por todos los jóvenes asesinados por la Policía. Castigo a los responsables materiales y políticos. Basta de gatillo fácil. No es un policía, es toda una institución. El estado es responsable.