La docencia y los abusos sexuales presuntos

Escribe Julio G.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Lo ocurrido en el Jardín de Infantes 922 de Esteban Echeverría fue una verdadera escena medieval: una multitud intentó linchar a dos docentes, presuntos abusadores, sin mediar palabra. El país entero vio como 20-30 mujeres pateaban a la docente en el piso mientras la arrastraban del cabello varios metros hasta la entrada. Las autoridades policiales presentes en la puerta del jardín eran espectadores pasivos de este intento de linchamiento público.

Un hecho similar había ocurrido en este mismo distrito en 2019 y del proceso de investigación no surgió, hasta el momento, nada que comprometa a la docente acusada con presuntos actos de abuso sexual dentro de la institución (Infobae.com, 08/08/19).

Ante semejante ataque a la Escuela Pública y a la docencia, las direcciones gremiales oficialistas se limitaron, dos días después de ocurridos los hechos, a sacar un comunicado de morondanga que “repudia los hechos de violencia” y “convoca a abrazar los jardines”.

Abusos sexuales presuntos

Desde hace dos décadas la cantidad de denuncias falsas por abuso sexual contra docentes y auxiliares no para de crecer. Esto surge de analizar el registro periodístico disponible en el blog https://conloschicosnoconlosdocentestampoco.blogspot.com construido por docentes auto-convocados.

La abrumadora mayoría de denuncias terminan con el sobreseimiento o la absolución de los imputados. El daño moral-psicológico-laboral-económico perduran para siempre y no hay Poder Judicial o resolución ministerial que puedan reparar los daños ocasionados. Sin embargo, lo peor de todo es la pérdida de la libertad como sucedió, en 2019, con los compañeros del Jardín 901 de Merlo que fueron condenados a 17 años de prisión en un proceso penal viciado de parcialidades de comienzo a fin.

Luego del caso contra dos docentes del jardín de infantes de Merlo se conocieron, en las semanas subsiguientes, tres hechos mediáticos de abuso sexual en un Jardín de Ituzaingó, Moreno y Morón. Todos al hilo. Esta batería de denuncias, se producen en el marco de la lucha salarial de los docentes bonaerenses contra el gobierno de Vidal.

Demonizar a los docentes apunta, por sobre todas las cosas, a enfrentar a los trabajadores entre sí y a las distintas capas de la clase trabajadora contra los docentes. La lucha contra los abusos infantiles pasa por reforzar los lazos entre la escuela y las familias para combatir toda forma de violencia suceda en el ámbito que suceda.

Vida, salud y libertad

En el Nivel Inicial el reclamo de “mayor protección” para trabajadores y niños contra el abuso infantil y las falsas denuncias está a flor de piel. El ataque a la docencia echeverrina desató una movilización gigantesca, asamblea y un paro distrital. Lo mismo sucedió en 2019 en Merlo: una huelga general distrital en el Nivel Inicial y una movilización histórica de 500 maestras jardineras a la Casa de la Provincia de Buenos Aires. La política de las burocracias es “dejar hacer” y “solicitarle” al Estado que cumpla con la Resolución 2.672/15.

La docencia constituye un pilar histórico poderoso para luchar contra el abuso infantil, que en su inmensa mayoría tiene lugar en las familias. Representa la socialización educativa de la niñez, que será llevada a término por el socialismo. El y la docente es el primero en detectar una anomalía infantil, y el que la pone en conocimiento de su claustro. Los enemigos de la ESI quieren quebrar a esta docencia; “la célula” de la sociedad no debe ser la familia sino la familia-escuela. En el ámbito confesional ocurre lo contrario, el mayor abuso infantil y la pedofilia clerical, que enseguida procuran ocultar la Iglesia, para proteger a los curas, y las familias, para que la “mancha” no trascienda socialmente. Protegen la “reputación” del clan familiar, no la salud y la felicidad del individuo.

La docencia echeverrina marca el camino para defender a la docencia, los niños y la escuela pública: respeto del principio constitucional de “presunción de inocencia”, asamblea general y huelga provincial por la puesta en práctica de la Resolución 2.672 (Resguardo y reparación pública para docentes víctimas de violencias y denuncias en la Escuela).

Suscribite al canal de WhatsApp de Política Obrera