Balance de las elecciones de AMSAFE

Escribe Tribuna Docente Tendencia Santa Fe

El Frente 4 de abril conserva Rosario.

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Lista “Trabajadores de la Educación” (La Celeste en AMSAFE) que dirige el gremio desde hace más de 20 años logró mantener la conducción provincial con 12.062 votos (un 55%), mientras que la lista de oposición a nivel provincial -que cambió el nombre de “Frente 4 de Abril” (identificado con los sectores combativos) por el de “Frente por una AMSAFE Democrática”- obtuvo 9.676 votos (un 45%). El frente opositor presentó 16 listas departamentales sobre 19 departamentos en que se divide la provincia de Santa Fe, un importante avance.

Los cuatro departamentos que dirige la oposición (Caseros, Belgrano, General López y Rosario) revalidaron sus mandatos. En Rosario la diferencia a favor del “Frente 4 de Abril” fue de sólo 121 votos (2747 a 2.626) y un dato preocupante fue Caseros: a nivel provincial los votos fueron 506 (FAD) a 369(FTE), pero a nivel local “Compromiso y Participación” de la conducción de oposición, ganó por una escasa diferencia de 17 votos (486 a 469). En los departamentos que no dirige la oposición hubo una votación significativa: en “Gral. Obligado” (del norte provincial) “Trabajadores de la Educación” obtuvo 922 votos y la Lista “Frente Obligado Activa” 818 votos; en Garay, quedó abajo por sólo 40 votos.

En San Lorenzo, uno de los departamentos donde la oposición tenía grandes posibilidades de disputar la delegación, el grupo “Autoconvocados” -avalado por algunos sectores de la directiva de Rosario-, quebró la unidad con el “Frente 4 Abril”, la histórica representación electoral de los sectores combativos de oposición, frustrando la posibilidad de recuperar esa delegación: los votos fueron “Trabajadores de la Educación”: 746, “Autoconvocados”: 430 y “Frente 4 de Abril”: 185.

En Castellanos, otro de los departamentos con posibilidades, la maniobra de la “celeste” fue reflotar la dirección de “Educación Popular”, casi extinguida, con su máxima dirigente, para hacer campaña por la lista departamental, lo que bloqueó al “Frente 4 de Abril” que venía triunfando en las votaciones de las mociones de lucha. Finalmente “Frente por una AMSAFE Democrática” triunfó a nivel provincial: 584 a 562 de “Trabajadores” y 322 votos en blanco. A nivel departamental, “Educación Popular” obtuvo 831 votos y “Frente”, 552.

Apaciguamiento

Desde el primer momento, la política de apaciguamiento se anticipó cuando las direcciones de oposición renunciaron a dar una batalla por la elección de una Junta Electoral propia, reclamando a la “celeste” la elección de una junta “plural” que garantizara la democracia sindical, justamente a quién se encontraba deslegitimada por su política de compromiso con el gobierno de Perotti y de Fernández.

La necesidad siempre reclamada de que el “Frente 4 de Abril” se extendiera para potenciar la lucha a nivel provincial (la lista provincial fue avalada por 16 dptos.) dio lugar a un “proceso contradictorio”: sin debate en el frente las direcciones de oposición acordaron e integraron a agrupamientos desconocidos, en algunos casos sin actuación en la lucha gremial, cuya consecuencia no fue solamente el cambio de nombre de la lista provincial por el de “Frente por una AMSAFE Democrática”, sino también de la campaña electoral misma, donde se privilegiaba el perfil individual de cada candidato, en desmedro de las acciones por las reivindicaciones pendientes.

Campaña electoral y la lucha reivindicativa

La propia campaña electoral del “Frente por una Amsafe Democrática” fue abordada con un programa formal reducido a un conjunto de consignas sin plan de lucha, mientras en las escuelas se debatían los reclamos más urgentes y el pedido de acciones, en función de la situación insostenible, por el colapso de la infraestructura edilicia de los establecimientos, con todo tipo de carencias como gas, agua, etc; faltante de cargos; el avance de reformas de facto en Eempa y secundaria; como la pretensión de imponer la extensión horaria en primaria, sin fundamento pedagógico, un ataque de flexibilización contra nuestro régimen laboral. TD (t) hizo campaña en las escuelas por plenarios y asambleas para resolver un plan de lucha por todas las reivindicaciones pendientes, en primer lugar el salario devorado por la estampida inflacionaria.

En ese cuadro se produjeron los graves hechos del jardín 80, que fue un detonante de toda esta situación y produjo la movilización impresionante convocada por AMSAFE Rosario el lunes 13, dos días antes de las elecciones, a las sede de gobierno en Rosario, con cerca de 2.000 asistentes, que puso en la calle todos estos reclamos, que quedaron expresados como una radiografía en la foto con todos los carteles.

AMSAFE Rosario

La atención se centró en AMSAFE Rosario, porque Trabajadores de la Educación, (la Celeste), había volcado un enorme despliegue de todo el aparato, con cuantiosos recursos y apoyos políticos para concretar lo que pregonaban con el “vamos a volver”. Al saberse que la diferencia era exigua a favor del “Frente”, pero los resultados no se daban a conocer, los delegados y activistas de Amsafe Rosario comenzaron a agitar, para evitar las clásicas maniobras fraudulentas de la “celeste” y, finalmente, sobre el filo de las 24 la obligaron aceptar la derrota. Fue en ese momento que un grito atronador resonó en boca de todos: ¡NO VAN A VOLVER!

Sonia Alesso, se va de la AMSAFE, relevada por Rodrigo Alonso, Alesso como su antecesor, José María Tessa, se refugia en la CTERA, porque la docencia de AMSAFE no le perdona el acuerdo paritario miserable pactado con el gobierno. Pero como dice el dicho “el zorro pierde el pelo, pero no las mañas”, acaba de firmar a nivel nacional un acuerdo que extiende en dos “cuotitas más” la miseria salarial.

Ante una dirección burocrática agotada que ha logrado mantener la conducción sostenida en el aparato, el fraude, al apoyo del gobierno del PJ y los resabios del PS y que no tiene nada para ofrecer a la docencia más que nuevas entregas, retrocesos sobre nuestras condiciones de trabajo y mayor deterioro y ajustes contra la educación: sobre esta base, el desafío no puede ser el 2025, como han manifestado algunos referentes de oposición por estos días. Por el contrario, la situación del momento nos plantea, la asignatura pendiente: cómo organizamos la lucha, por los reclamos urgentes!

Suscribite a Política Obrera