El 9 de julio, a Plaza de Mayo

Escriben El Be y Jacyn

Tiempo de lectura: 2 minutos

En una reunión convocada por el FIT-U, a la que asistieron diversas organizaciones, se decidió llamar a una movilización a Plaza de Mayo, el 9 de julio, “contra el pacto del gobierno y el FMI”.

La propuesta de realizar una “movilización política masiva” fue fundamentada en el marco del desarrollo de una crisis económica, por un lado, y de importantes luchas obreras (Sutna, Bagley, movimiento piquetero) por el otro. Se destacó, en este escenario, el ataque judicial contra el movimiento piquetero, sus organizaciones y sus dirigentes. Definido el escenario, se volvió a consignas de marchas anteriores: contra el ‘ajuste’ y el no pago de la deuda. También se repitió la consigna de paro nacional, aunque sin mencionar a la CGT.

Libres del Sur propuso incorporar la inflación como uno de los temas que “afectan a la economía”. Con ese planteo ha participado de movilizaciones contra los “formadores de precios”. La organización Marabunta esgrimió “la cuestión del extractivismo”. También planteó mencionar a “las mujeres, las disidencias, les niñes y juventudes” como víctimas del ‘ajuste’. Otros sectores reivindicaron una mención a la “independencia nacional”, acorde con la fecha de la movilización.

El NMAS planteó ampliar el llamamiento hacia aquellos sectores del oficialismo que se han pronunciado contra el acuerdo con el FMI, como ocurrió con el voto negativo al acuerdo por parte de la Cámpora en el Congreso Nacional, convocar también a dirigentes de la dirección de la CTA Autónoma, del gremio de aceiteros, del Subte, etc. El NMas planteó también rechazar la prohibición del lenguaje inclusivo en la enseñanza primaria y secundaria en la Ciudad. Finalmente, propuso incorporar un aumento de las retenciones a la exportación, para afrontar “la falta de dólares”.

En cuanto a nosotros, Política Obrera, señalamos la necesidad de denunciar el bloque que Cristina Kirchner ha formado con gobernadores e intendentes, y con una mayoría de la burocracia sindical. En una segunda intervención señalamos que el borrador del documento no hace mención a la crisis política en desarrollo, y, en cambio, presenta a un gobierno a la ofensiva. Rechazamos, al igual que en las discusiones anteriores de ese mismo espacio, el llamamiento a las burocracias de la CGT y la CTA a que “rompan con el gobierno” para sumarse a la lucha. Caracterizamos que se trata de una expectativa que desorienta a los trabajadores. En esas mismas horas, trascendía la reunión entre Daer y CFK y la decisión de la CGT de suspender el acto con Alberto Fernández por el aniversario de la muerte de Perón, en función de otro previsto con CFK al día siguiente. La burocracia ´rompe´ con el gobierno de Alberto, para precipitar la renuncia de Guzmán y Pesce y colonizar el gobierno en todas sus áreas.

Desde el punto de vista organizativo, propusimos un acto con oradores, en lugar de la lectura de un único documento.

Dado el carácter agitativo de la jornada, participaremos con las consignas Huelga general, Congreso Obrero, Gobierno de Trabajadores.

Suscribite a Política Obrera