Crimen laboral de Mechi Cantero: condenan por homicidio culposo a los responsables

Escribe Eme Ku

Tiempo de lectura: 2 minutos

El martes 22, después de 4 años del asesinato laboral del joven trabajador Brian” Mechi” Cantero, en la fábrica papelera Sein y Cia, llegó la sentencia a los acusados.

Los condenados son el jefe de planta de la fábrica y el responsable de Seguridad e Higiene del establecimiento. Se trata de Esteban Planera, condenado a 3 años y 6 meses de prisión e inhabilitación por 7 años y 6 meses para ejercer funciones como responsable de planta, y Juan Carlos Españón, que recibió la pena de 3 años de prisión e inhabilitación especial por 6 años para desempeñarse como ingeniero.

Si bien son penas leves, la condena a los responsables de la producción en la planta de Florencio Varela sienta un precedente muy importante para este tipo de casos. La carátula de "Homicidio Culposo" es un avance para las causas judiciales, toda vez que este tipo de hechos suelen carátula ese como "accidentes laborales", recayendo la responsabilidad en el propio accidentado. La defensa esgrimía que Mechi se había “manejado solo” en la planta, por lo cual, desechaban culpabilidades propias. Imposible que un chico contratado se manejara a discreción en una fábrica. Los contratados son sometidos al despotismo patronal, bajo la mirada y displicencia del sindicato, en este caso el papelero. Las muertes obreras, en la misma Sein, y en todo el país, son prueba de ello. Una nueva etapa se abre, la de ir por los Esposito, los responsables máximos. Dependerá de una lucha mayor cumplir con esto.

En este caso la responsabilidad patronal queda probada. Existe de hecho una verdadera “asociación ilícita” en las fábricas, destinada a exprimir a cada trabajador hasta la última gota, engrosando las arcas de la burguesía, nacional o extranjera. La famosa recuperación productiva de la que se jacta el gobierno Fernandez-Fernandez-Massa, cabalga a lomo de la absoluta precarización de la juventud (y no tanto) obrera. El plan de la coalición gobernante, de aguantar hasta las elecciones, no puede cuajar si no es con una presión aún mayor sobre las clases explotadas.

Los largos 4 años de una incansable campaña por justicia por Mechi, encabezada por sus familiares y amigos, ha logrado colocar en el banquillo de los acusados a la tríada Patronal, Estado y Sindicatos. Las declaraciones del jefe del Smata, en el sentido que los trabajadores deben acomodarse a las pretensiones de la burguesía, implican estas condiciones laborales – que dejan como saldo un trabajador muerto por día en su puesto de trabajo. Kelly olmos, la noventista ministra de Trabajo que quiere espaciar aún más las paritarias, no va a ser la encargada de “fortalecer” al ministerio para defender a los trabajadores, sino todo lo contrario, la fortaleza ministerial va a seguir destinada a intervenir a favor de las cámaras patronales. En contrapartida, un ministerio de trabajo bajo un gobierno obrero, pasaría el rastrillo por todas las fábricas, junto al consejo obrero de cada planta, para verificar que no haya trabajadores en estas condiciones de precariedad.

La clase obrera debe tomar este precedente, y asumir el control de las condiciones laborales y de empleo en los lugares de trabajo. Es necesario, por la supervivencia, en defensa de la vida obrera, arrebatarle de las garras de la burocracia el trato con los capitalistas, y transformar las relaciones laborales. El control obrero de la producción será un mojón en el camino que los trabajadores asuman las riendas del país.

Suscribite a Política Obrera