Política ObreraRevista
Revista teóricade Política Obrera

Por un plan de testeo universal gratuito simultaneo y obligatorio

Escribe Federico Faber

Tiempo de lectura: 28 minutos

Según datos oficiales, notoriamente cuestionados, son ya cerca de 373.000 las víctimas mortales. Se cierne la amenaza de cientos de miles más. Sucesivas olas de contagios en los próximos meses, alimentan la voracidad de decenas de grupos capitalistas, competidores por una vacuna y que buscan imponer la derrota al resto, para alzarse con la ansiada montaña de oro al final del camino.

Pero el virus no es un “enemigo”, aunque sea vital combatirlo. Podemos identificarlo. Podemos aislarlo y lo podremos controlar.

La pandemia iniciada hace cinco meses, pone en evidencia de un modo agudo y concentrado el enfrentamiento entre las clases dominantes y la humanidad de conjunto, que caracteriza el capitalismo agonizante, el capitalismo pandémico. La sangría de víctimas que el virus está sembrando puede detenerse. Pero las clases sociales dirigentes, las que hoy controlan los resortes del poder, se han mostrado absolutamente inútiles para hacerlo.

Antecedentes

Hace ya 19 años, en noviembre del 2002, apareció el primer virus de tipo Corona en la provincia de Cantón, desconocido hasta ese momento, denominado por sus efectos SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo).

En pocos meses se propagó a 29 países, infectando, según cifras “oficiales” a 8.492 personas y matando a 926. Apenas se conoció su virulencia, grupos capitalistas se interesaron en financiar la obtención de una vacuna. Sin embargo, cuando la epidemia logró ser controlada, se detuvieron las investigaciones en curso.

Diez años después, en 2012, surgió otro coronavirus denominado MERS-Cov (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente) originado en camellos. La enfermedad se esparció por Medio Oriente, se retomaron las investigaciones hasta que también fueron interrumpidas una vez que la enfermedad se controló por otros medios.

Sin embargo, un grupo de científicos había logrado superar los ensayos preliminares. “Habíamos terminado los ensayos y … pasado por el aspecto crítico de crear un proceso de producción de la vacuna a escala piloto” (1) declaró María Elena Bottazzi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos. Pero como la vacuna era para un coronavirus ya controlado, el SARS de 2002, los “inversores” se esfumaron.

El nuevo coronavirus, llamado SARS-Cov-2, causante de la enfermedad Covid-19 es “primo cercano” del coronavirus que causó el SARS-Cov de 2002.

“Tanto el SARS-CoV como el SARS-CoV-2 exhiben un alto grado de similitud genética y se unen al mismo receptor de la Enzima Convertidora de Angiotensina 2 (ACE2, por sus siglas en inglés) de la célula huésped”. Dra. Aída Edith Sterin Prync (2)

Siendo en un 80% genéticamente similares, y “como su vacuna ya había pasado por los procesos necesarios para la aprobación, esta hubiera podido adaptarse más rápidamente al nuevo Covid-19… Tendríamos ya la experiencia de ver dónde surgen problemas con la vacuna y cómo resolverlos… Porque ya vimos cómo se comportó preclínicamente la vacuna del SARS… Ya hubiéramos podido tener un perfil de seguridad en humanos”, agregó la doctora Bottazzi. (1)

Sin embargo, “…hoy en día contamos con cientos de vacunas para coronavirus, pero… todas son para animales: cerdos, pollos, vacas, etc.” Peter Kolchinsky, (1) virólogo y director de la compañía de biotecnología RA Capital. Se trata de vacunas para maximizar los beneficios de la agroindustria. ¡Vacunas contra coronavirus para vender cerdos, pollos y vacas…supuestamente “sanos”!!

Asistimos entonces a un circuito criminal.

El capital agroindustrial promueve instalaciones gigantescas de monocultivo genético de vacas, pollos y cerdos en condiciones de hacinamiento tal que deprime la respuesta inmunológica, y estimula una veloz transmisión viral. Frente a los coronavirus que atacan a los animales se inoculan vacunas, lo que a su turno produce nuevas mutaciones, alimentando la industria farmacológica en la búsqueda de nuevas vacunas. A su vez, la creciente deforestación, impulsada por el propio capital agroindustrial, obliga a un creciente contacto entre animales industrialmente producidos, con animales de hábitats naturales, o entre las mismas especies salvajes, obligadas a vivir en espacios cada vez menores. Simultáneamente, las mutaciones virales promovidas por el debilitamiento de las barreras inmunitarias naturales, facilita los saltos virales entre especies. Ese fue el origen del SARS Cov-1, del Mers Cov y del SARS Cov-2 “Por sus inmensos monocultivos, los productores de cultivos y carne también están industrializando plagas y patógenos, aumentando la frecuencia, la escala y los plazos de los brotes. En resumen, la producción industrial ofrece menos protección contra un creciente peligro epidemiológico de su propia fabricación.” (3) Rob Wallace.

Cuando los virus atacan pollos, vacas o cerdos, el capital agroindustrial se convierte en ávido cliente de vacunas para proteger sus mercancías. Cuando los virus ofrecen muertos humanos, los capitalistas sobrevuelan el escenario como cuervos al acecho y aceitan los procesos de investigación para obtener vacunas. Pero cuando los virus en humanos se calman, el escenario es abandonado. En las ruedas de las Bolsas de valores del mundo, las inversiones sin futuro inmediato serían castigadas. Deben ver sangre fresca para creer que los beneficios llegarán.

Ni siquiera fueron suficientes las advertencias de un informe escalofriante del organismo de prevención de emergencias sanitarias creada por la Organización Mundial de la Salud, que manifestó en su primer reporte anual, de setiembre 2019: “Si bien la enfermedad siempre ha sido parte de la experiencia humana, una combinación de tendencias mundiales… (inseguridad…condiciones climáticas extremas) han aumentado el riesgo. La enfermedad … ha tomado ventaja; los brotes han ido en aumento…existe una amenaza real de una pandemia de un patógeno respiratorio de rápida reproducción y altamente letal que podría matar a entre 50 y 80 millones de personas y aniquilar hasta el 5% de la economía mundial… creando un caos, inestabilidad e inseguridad generalizados. El mundo no está preparado…” (4)

El salvajismo capitalista, que sujeta todo desenvolvimiento productivo a la obtención de lucro privado, se alza como una barrera estructural a cualquier preparación o planificación de la humanidad de conjunto y de largo plazo, de tal modo que, en este caso, mantuvo amordazada e inutilizada la capacidad científica existente.

Pandemia

En este escenario y bajo la dictadura de la burocracia restauracionista del PCC, la pandemia estalló en Diciembre- Enero. Esta hecatombe sanitaria sólo fue posible como producto directo del feroz desenvolvimiento capitalista en los últimos decenios en territorio chino, que desarrolló a escala monumental la depredación de ecosistemas y equilibrios naturales. Así fue que, en la sangre y pulmones de los viajeros, en su mayoría turistas y “hombres de negocios”, el virus bajó de los aviones, burlándose de los termómetros que buscaban síntomas, para diseminarse por todos los rincones del planeta. Penetrando las ciudades, fábricas, barriadas populares y desnudando la sistemática destrucción de la salud pública en beneficio del negocio privado, que no reconoce fronteras.

Los Bolsonaro y Trump compararon el virus con una simple gripe o sencillo resfriado. Boris Johnson apostó en principio a la inmunidad de rebaño. Mientras tanto, la velocidad reproductiva del Covid-19 (R2,7) colapsó la capacidad sanitaria, obligando principalmente en España e Italia a seleccionar quién vivía y quien moría ante la escasez de camas y respiradores. Enfrentando el dantesco escenario de los fallecimientos diarios en todos los rincones del planeta, fueron estudiados nuevos hallazgos relacionados con características específicas de la enfermedad que significaban desenlaces mortales en pacientes jóvenes y niños o que no pertenecían a grupos de riesgo, ni padecían enfermedades crónicas. (5) (Ver Anexo 1) En este cuadro pavoroso, las curvas de contagio amenazaban con arrasar a nivel mundial todos los derruidos sistemas de salud, lo que invariablemente orientaba a una crisis política de una profundidad catastrófica.

La reacción obrera y popular, a escala planetaria, no se hizo esperar. Frente al horror de la pandemia, y el espanto de la burguesía, en centros de salud y grandes concentraciones industriales de todo el mundo, tanto en España, Italia, Alemania, EEUU, como en América Latina, México, en la industria automovilística, astilleros, industria aeroespacial, de la alimentación, del transporte, etc. la lucha de los trabajadores en defensa de la vida tomó la forma de paralizaciones espontáneas y huelgas salvajes. Este movimiento cobró carácter nacional en Italia, a través de la convocatoria de la USB (Unión Sindical de Base) a Huelga General el 25 de marzo. Desplegando la hermandad proletaria en defensa de la vida, los trabajadores enfrentaron la indolencia de las patronales y obligaron a la burguesía gobernante a reaccionar y profundizar medidas de mitigación de la pandemia.

A lo largo del planeta, con diferentes intensidades y ritmos, los gobiernos patronales apelaron al salvavidas transitorio de las cuarentenas para generar aislamiento entre personas mediante distanciamiento físico. Declaraban el objetivo de disminuir la velocidad de contagio, para mejorar la capacidad sanitaria, reconociendo de paso la destrucción anterior. En muchos casos, las principales industrias, en una primera etapa esenciales o no, siguieron funcionando y en condiciones de completa precariedad sanitaria.

Las burguesías gobernantes, a nivel mundial, entre bravuconadas trumpistas y bolsonaristas o detrás de grotescas máscaras a veces “compasivas”, otras “paternales” o “científicas”, repartieron miserables migajas entre los trabajadores paralizados, despedidos o con los salarios impagos. Simultáneamente, en el marco de una crisis económica muy anterior a la pandemia, y agigantada por la misma, el capital entró en pánico por la parcial parálisis de su única fuente de reproducción y crecimiento, la fuerza de trabajo obrera. Para sacarlo del coma, los bancos centrales aprobaron en todo el mundo sucesivos paquetes de rescates billonarios, llegando a sumar a nivel mundial el escalofriante monto de 20 billones de dólares. Asimismo, en Europa, ante la amenaza de quiebras generalizadas de empresas, principalmente en Alemania y Francia el estado ya apunta directamente a participar accionariamente de las mismas, profundizando el rescate operado por los bancos centrales. Como dijo la Asociación Empresaria Argentina, cuando presionó y logró la reapertura de actividades no esenciales, todo sea para “mantener vivo el sistema productivo”. (6)

Mientras tanto, ¿cuántos cientos de miles ya murieron?

¿Cuántas son las víctimas?

“Oficialmente” 373.000 vidas perdidas y 6.200.000 infectados. (7)

Sin embargo, las cifras oficiales han sido cuestionadas desde el comienzo mismo de la pandemia en China. Durante marzo y abril, tanto en Nueva York, como en Holanda y Reino Unido, las cifras oficiales fueron objeto de controversia. La británica Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, según sus siglas en inglés) informó en abril que el número real de muertes por coronavirus podría ser el doble. Restando a las muertes totales efectivamente ocurridas, las estadísticamente esperadas de acuerdo a los fallecimientos de años anteriores, los resultados mostraban una mortalidad de casi el doble de lo registrado oficialmente.

Sucede que las cifras “oficiales” sólo informan los muertos que fueron testeados y dieron positivo, mientras que aquellos que fallecieron fuera del derruido sistema de salud pública, en sus casas, en residencias de ancianos o en las calles, no tuvieron lugar dentro de las estadísticas de la epidemia.

“Creo que la única forma en que podremos hacer una comparación justa es mirando el exceso de mortalidad cuando termine la epidemia”, dijo el campeón de la inmunidad de rebaño, Boris Johnson, en conferencia de prensa el pasado 30 de abril. ¡Los Johnson, no solamente no son capaces de siquiera registrar los cadáveres por Covid-19, sino que esperarán el final (¡!) para hacer comparaciones!

Analizados 14 países, según un estudio publicado el 26 de abril por Financial Times, dicho “exceso” puede situarse en un 60%. (8)

Quienes nos han conducido sistemáticamente al abismo de la miseria, hambrunas, guerras y destrucción del planeta, hoy ni siquiera pueden contar las víctimas.

¿Cuál es finalmente la magnitud de esta matanza a manos de un virus producido por la barbarie capitalista?

En medio de los aislamientos y cuarentenas, ante la expansión de la pandemia, a mayor o menor velocidad, la orientación fue y sigue siendo actuar frente a la aparición de síntomas, ante los que se realizan las pruebas de diagnóstico para confirmar la presencia del virus y actuar sanitariamente en consecuencia. En algunos países, principalmente Alemania, Corea del Sur e Islandia se realizaron testeos de mayor masividad, orientados a detectar el virus en aquellos que estuvieron en contacto con los contagiados, basados en la información del paciente.

Sin embargo, se desarrolló una experiencia hasta ahora única en el mundo, a principios de febrero. Cuando en Italia recién comenzaba la penetración de la pandemia, en un pequeño pueblo de aproximadamente 3.000 habitantes, ubicado en la región del Véneto, Vo’ Euganeo. Los primeros contagiados, dos amigos, Adriano y Renato activaron las alarmas. Uno de ellos, Adriano, fue el primer fallecido por Covid-19 en Italia poco tiempo después, el 21 de febrero. Ante el hecho de que nunca habían viajado ni estado en contacto con enfermos de Covid-19, las autoridades aislaron el pueblo en cuarentena y con un kit elaborado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Padua, bajo la dirección de Stefano Merigliano, profesor de Cirugía en la Escuela de Medicina de la Universidad de Padua, realizaron testeos a la totalidad de la población entre el 23 y 29 de febrero.

El resultado de los testeos arrojó 89 contagiados, de los cuales el 55% eran asintomáticos.

"Eso es algo que no había ocurrido en ninguna de las epidemias del último siglo", declaró a BBC Mundo el profesor Merigliano. "Tener este porcentaje de asintomáticos es peligrosísimo…porque esas personas siguen su vida habitual y contagian a un número muy elevado de personas" añadía el profesor Andrea Crisanti, profesor de Epidemiología y Virología en el Hospital de la Universidad de Padua y del Imperial College de Londres.

Los 89 contagiados, con y sin síntomas, fueron aislados en sus casas durante 14 días, al cabo de los cuales se realizó un nuevo testeo a toda la población. Los casos esa vez fueron ocho, de los que solamente dos eran nuevos. Sin embargo, como el testeo de la totalidad de la población y el aislamiento de los contagiados, sintomáticos y asintomáticos, se limitó a Vo’ Euganeo, era completamente previsible por la circulación de personas entre las diferentes regiones, que poco tiempo después aparecieran nuevos contagiados, lo que ocurrió el 20 de marzo, cuando se detectó un nuevo brote.

Crisanti comparó la experiencia de Vo' Euganeo con el crucero Diamond Princess. "Ante la aparición de casos … realizaron los exámenes sólo a los que iban presentando los síntomas…A bordo había unas 3.000 personas… número parecido al de la población de Vo' Euganeo… Después de dos semanas de cuarentena…se reportaron unos 542 casos positivos”. (9) Los procedimientos en el Diamond Princess fueron los mismos que se realizaron y realizan mayoritariamente a nivel mundial. Testear los sintomáticos.

El 24 de abril, un estudio dirigido por la doctora Mónica Gandhi, lleva por título la clave para enfrentar y combatir la pandemia, mientras no exista una vacuna probada. El título es: “Transmisión asintomática, el talón de Aquiles de las estrategias actuales para controlar Covid-19” “Cuando Covid-19 irrumpió…se implementaron las mismas intervenciones que se utilizaron para controlar SARS-Cov-1 …detección de casos basada en síntomas…Este enfoque inicial se justificó por las muchas similitudes entre el SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2, incluyendo una alta relación genética, transmisión principalmente a través de gotas respiratorias, y la frecuencia de los síntomas respiratorios inferiores (fiebre, tos y dificultad para respirar) …Sin embargo…las trayectorias de las dos epidemias han tomado direcciones dramáticamente diferentes. En un plazo de 8 meses, el SARS-CoV-1 infectó aproximadamente 8.500 personas en áreas geográficas limitadas (y mató 916 personas, nota mía) En 5 meses, el SARS-CoV-2 ha infectado a más de 2,6 millones de personas (hoy 5,7 millones y mató “oficialmente” 373.000) continuando su propagación rápidamente por todo el mundo”.

Según el informe Gandhi, un factor central en la transmisibilidad de Covid-19 es el alto nivel de desprendimiento de SARS-CoV-2 del tracto respiratorio superior, con parecida carga viral, incluso entre pacientes sintomáticos, pre-sintomáticos y asintomáticos, lo que lo distingue del SARS-CoV-1, donde la replicación se produce principalmente en el tracto respiratorio inferior.

“La transmisión asintomática del SARS-CoV-2 es el talón de Aquiles del control de la pandemia de Covid-19…El cribado basado en síntomas tiene utilidad, pero las evaluaciones epidemiológicas de los brotes de Covid-19 …demuestran firmemente que nuestros enfoques actuales son inadecuados”. (10)

Los “enfoques actuales” a que se refiere la Doctora Gandhi consisten en el mentado aislamiento físico, reaccionando exclusivamente frente a los casos sintomáticos. Si bien esto resultó en una disminución transitoria de la transmisión, expresada en los aplanamientos de las curvas de contagio, con el fin de mantener la tasa de reproducción en R menor a 1, creó una ficción de control de la misma, porque finalmente lo que logró es su limitada postergación en el tiempo. Por otro lado, la tasa de reproducción se construye en base a los casos sintomáticos, lo que distorsiona completamente la realidad, ya que no registra el contagio entre asintomáticos, que silenciosamente hace saltar nuevamente la curva de sintomáticos en cualquier momento. Actuar exclusivamente frente a los síntomas desconsidera la etapa de varios días de pre-síntomas en que el contagio ya comenzó. Y aún más grave, desconsidera la transmisibilidad de los asintomáticos, que, no siendo identificables sin testeo, también esparcen el virus, y todos con la misma carga viral. Adicionalmente, las cuarentenas de aislamiento, al mismo tiempo juntó contagiados asintomáticos con no contagiados. Corresponde denominarlas correctamente. No son, ni fueron cuarentenas. Fueron y son semi-cuarentenas.

Un reciente estudio, fechado el 20 de mayo, del Dr. Carlos Villalobos, Universidad de Talca, Chile, es concluyente respecto de la relación inversamente proporcional entre magnitud de testeos y magnitud de muertes. Su título es: “Infecciones SARS-CoV-2 en el mundo: Una estimación de la población infectada y una medida de cómo las tasas de detección más altas salvan vidas” (11)

Esta investigación se sustenta en una comparación entre los testeos que han hecho los diferentes países. Su conclusión es tajante en el sentido de que los niveles más bajos de detección, que no considera población asintomática o pre-sintomática multiplica significativamente el número de muertes, por lo cual obviamente testear la totalidad de la población conduciría a evitar las muertes.

POR TESTEOS UNIVERSALES SIMULTANEOS Y OBLIGATORIOS

La experiencia de estos meses de pandemia es concluyente.

Las semi-cuarentenas y aislamientos, reaccionando exclusivamente frente a los síntomas es insuficiente y por lo tanto ineficaz. Asimismo, establecer el seguimiento de los vínculos del contagiado y testarlos es una carrera de antemano perdida, tanto por la velocidad reproductiva del virus, como porque es imposible retomar el hilo total de los contagios de cada portador sintomático y de los asintomáticos que este hubiera generado. No hay ruta lineal pasible de reconstruir cuando el virus se contagia a través de micro gotas por contacto o que pudieron quedar en alguna superficie. Esto ha quedado firmemente demostrado con la experiencia de nuevos brotes a mediados y fines de mayo en Corea del Sur, China y Alemania, que en mayor o menor medida intentaron al principio de la pandemia realizar un seguimiento histórico de los contactos de cada paciente contagiado. (12) (13)

Así vemos en Argentina cómo el frágil control de la transmisión, logrado con los aislamientos, se derrumba cuando la población reanuda, aunque sea parcialmente su circulación, ante la presión de las patronales que imponen límites a los mismos en nombre de la “economía”. O al decir de AEA, en nombre de la salud del sistema productivo. O sea, la salud de la economía capitalista, sobre las espaldas de la enfermedad de la población trabajadora, que pone en riesgo sus vidas Se trata de la salud empresaria, que no es otra cosa que la reanudación de la explotación de los trabajadores, aumentada de un modo escandaloso por los subsidios del estado a las patronales, rebajas salariales, suspensiones y despidos. Mientras en Argentina se implementaban estos subsidios, Fernández alardeaba por TV que “no le iban a torcer el brazo”, simulando demagógicamente pulseadas ilusorias. De administrador de los intereses de conjunto de la clase capitalista, el estado burgués, bajo la pandemia, profundiza su papel de pulmotor de la agonía capitalista. La burguesía gobernante no solamente no es capaz de contar los muertos por Covid-19, sino que no es capaz de evitar esas muertes, existiendo los medios técnicos y la capacidad de identificar el virus con absoluta claridad, cercarlo y aislarlo, como forma de controlar la pandemia.

Como toda actividad productiva bajo el capitalismo, es el mercado quien finalmente gobierna todos los movimientos. Y el estado actúa salvaguardando los intereses del capital. Como lo definieran Marx y Engels, hace 170 años: “El gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa.” (14) Asistimos así a una hecatombe generalizada en villas y asentamientos y la generalización de contagios en lugares de trabajo, lo que ha acelerado desde las bases de los propios trabajadores y pobladores el reclamo de testeos de mayor masividad.

Sin embargo, los testeos masivos, aislados en el tiempo y circunscritos a un espacio delimitado, lugar de trabajo, concentración humana o población, enfrentan el límite de que el virus sigue transmitiéndose constantemente fuera de ese espacio testeado. Por tanto, aquellos que dieran negativo, inmediatamente se encuentran expuestos al contagio posterior, cuestionando la efectividad de los testeos realizados en un corto plazo, tal y como ya sucedió en Vo’ Euganeo.

Últimos anuncios de Fernández

En el último anuncio de prolongación de la semi-cuarentena, como en todos los anteriores, Fernández se jactó de tener bajo control la pandemia, advirtiendo esta vez que “los casos subirían”. También anticipó que la semi-cuarentena “va a durar lo que tenga que durar para que los argentinos estén sanos y no se mueran". Fernández no ignora que como él mismo afirmó, los casos subirán y esta suba se acompañará inexorablemente con la sombra de los muertos. Tampoco ignora que las semi-cuarentenas seguirán mientras los contagios sigan. Por lo tanto, deben leerse correctamente las palabras del presidente. Las semi-cuarentenas durarán lo que tengan que durar, a costa de que los argentinos se enfermen y mueran.

¿Dónde está el virus?

También nos dijo Fernández, refiriéndose a la catástrofe sanitaria de las villas y asentamientos, que ya se habría detectado “dónde está el virus” y que por ende no habría de qué preocuparse. ¿Cree seriamente el presidente que en las condiciones actuales alguien puede afirmar que sabe dónde está el virus? Lo que Fernández sí sabe perfectamente es que esa es la pregunta aún sin respuesta y que aqueja hoy a casi toda la humanidad. Y esa es la respuesta que a nivel mundial los gobiernos burgueses y la burocracia restauracionista del PC chino se han mostrado completamente incapacitados para encontrar.

Siendo que el virus se encuentra en los contagiados, asintomáticos, pre-sintomáticos y sintomáticos, saber dónde está con precisión, para aislarlo, obliga a testear a toda la población. Las semi-cuarentenas y aislamientos podrían convertirse en poco tiempo en cuarentenas y aislamientos de los efectivamente contagiados, de modo de frenar de cuajo la transmisión. Es indudable que esto requiere una contundente acción colectiva en esa dirección que la burguesía no está en condiciones de comandar. Se debe poner bajo control de los trabajadores toda la industria farmacéutica y laboratorios para organizar un plan único de testeos universales, aplicando todos los avances científicos ya logrados en ese sentido. Debe organizarse la producción de millones de kits. Deben asegurarse las líneas de producción suficientes para este objetivo en forma urgente. Debe imponerse un inmediato impuesto a las grandes fortunas para desenvolver esa capacidad productiva.

Considerando los plazos de evolución de la enfermedad, desde el contagio hasta su desenlace, debieran realizarse al menos tres testeos a toda la población, o sea universales, y en forma simultánea, uno cada 14 días, en el marco de una cuarentena y aislamiento general. Esto permitiría atender sanitariamente los casos graves, conjuntamente con el aislamiento y control de los asintomáticos y casos leves dentro de cada domicilio, en hoteles o ubicaciones especiales.

¿Es esto posible?

¿Nos dirán que no hay recursos?

Considerando el costo del Neo-Kit Covid-19 de U$S 8 la unidad, desarrollado por el equipo de investigación del ICT Milstein- Conicet, que no requiere equipamiento complejo para su ejecución y cuyo resultado se obtiene en dos horas, (15) (16) (17) realizar tres testeos universales a la totalidad de la población argentina significaría una inversión de 1.080 millones de dólares.

Comparemos. Casi la totalidad de esa suma, 1.020 millones de dólares fue a parar a los bolsillos de los empresarios al liberarlos del pago del 50% de los salarios de los trabajadores, bajo el programa de ATP (18). Asimismo, desde que asumió el gobierno actual ya se han pagado 4.700 millones de dólares de deuda externa usurera y fraudulenta. De ellos, en plena emergencia sanitaria se cancelaron 570 millones de dólares.

Esta política, de hambre y miseria, hoy es, en tiempos de pandemia, de hambre, miseria y luto colectivo.

Sin embargo, protegido por sus patentes, el único laboratorio que produce el Neo-Kit–Covid, es el Laboratorio privado Neo-Kit perteneciente a Jorge Cassará, participante del consorcio “público-privado”, para decirlo correctamente, consorcio de inversión estatal y ganancias privadas, formado para desarrollar el test. Cassará, en feroz competencia, le ganó la mano a Elea-Phoenix, de Hugo Sigman, que se encuentra desarrollando un prototipo similar. Cassará fue en su momento el elegido de Macri para rubricar el primer convenio con Pami bajo su nueva política de acuerdos entre la mayor Obra Social del continente y los laboratorios privados. A su vez, Sigman, propietario de Sinergium Biotech, una de las naves insignias de los consorcios “público-privados”, es el mayor proveedor de vacunas antigripales al estado nacional desde 2010, cuando el gobierno de Cristina Fernández se comprometió a comprarle toda su producción hasta el 2022. (19)

Entre pomposos anuncios, cuando el 15 de mayo se comunicó la creación del Neo-Kit, se repitió el parasitismo que caracteriza toda la industria farmacéutica, consistente en que, siendo el estado, el principal comprador de los medicamentos, y en este caso por ahora el único, la industria se encuentra mayoritariamente en manos privadas, recibiendo subsidios para incluso la etapa de investigación.

La previsión de producción del Neo-Kit, según informa Clarín, será de 400.000 testeos mensuales, menos del 1 % del total de la población. El camino de esa productividad llevará a mantener la ilusión de control de la pandemia, reaccionando frente a los sintomáticos e intentando la imposible tarea de reconstruir la ruta histórica de sus contactos. Se deben producir millones de kits. Se debe cubrir la totalidad de la población. Se deben evitar más muertes.

Pero, ¿cómo razona el capital frente a la posibilidad de destinar cientos de millones de dólares para invertir en la producción de millones de kits?

Prepararse productivamente para esa cantidad, con el objetivo de ser utilizada en un cortísimo plazo, como sería para acorralar el virus, llevaría a que la demanda desaparezca en ese mismo plazo. Sumado a ello, hay competidores en pugna, no solamente a nivel local, sino mundial, que pueden aparecer en cualquier momento. Asimismo, en la carrera por la vacuna, ya hay grupos que se encuentran en Fase 1 y se estaría contemplando que los organismos reguladores aprueben alguna de estas vacunas bajo la denominada emergencia en forma rápida. “Los reguladores, como la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), pueden autorizar el uso de emergencia, mientras se recopilan datos adicionales para autorizar una vacuna” informa la Dra. Sterin Prync. (2) El capital mide cada paso con la prudencia de preservarse y multiplicarse, la lógica “empresaria” no considera la imperiosa necesidad de millones de testeos para frenar la pandemia.

Los trabajadores reclaman testeos en los lugares de trabajo, los pobladores los exigen en villas y asentamientos, crece el reclamo de acordonar y aislar el virus. Es posible desarrollar estas exigencias, superar sus límites y demoler a nivel nacional la política criminal de esperar síntomas. El virus es invisible, pero los trabajadores pueden hacerlo visible mediante la movilización, imponiendo una salida en esa dirección, así como en los inicios de la pandemia fueron las movilizaciones obreras y populares las que impusieron las semi-cuarentenas y aislamientos. A fines de febrero, mientras el virus se esparcía por todo el mundo y comenzaba la competencia por camas y respiradores para definir quien moría y quien vivía, el ministro de salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, afirmó que el sarampión y el dengue eran más importantes y que la gente estaba “hipersensibilizada”. (20)

Hoy Gollán es el campeón de la semi-cuarentena, cuando declara que “si se levanta la cuarentena, apilaríamos cadáveres”. Gollán propone ahora que los cadáveres sean menos y aparezcan de a poco.

Es vital un cambio radical de orientación. Es necesario sostener una real cuarentena y asegurar testeos universales de toda la población.

Para ello:

Salario Universal igual a canasta familiar para todos los sin ingresos.

Implementación urgente de alojamiento adecuado para asegurar aislamiento de casos leves y asintomáticos que no dispongan de espacio propio.

Provisión universal de agua potable. Producción insumos y materiales sanitarios, de higiene y desinfección.

Internacionalismo

Las consecuencias devastadoras de la pandemia, desatadas por la destrucción ambiental capitalista no tienen solución local. El virus se encuentra diseminado por todos los rincones del planeta. Los trabajadores pueden enfrentar este virus con un programa superador de las miserias localistas de cada burguesía y sus gobiernos. Mientras una cura definitiva no haya sido desarrollada e implementada, las oleadas de contagios y muertes que seguirán y las respuestas anárquicas que cada gobierno nacional y local van implementando para el tan mentado achatamiento de la curva, obligan a una respuesta de conjunto. Es imperiosa una campaña internacional por testeos universales.

Vacuna

Ciento dos grupos, registrados por la OMS, compiten para obtener una vacuna segura y eficaz. De ellos, el 94 % responde directamente a grupos capitalistas, algunos de ellos aceitados por fondos estatales.

Se han desplegado 8 estrategias vacunales diferentes, entre ellas algunas que nunca antes han sido probadas en humanos y que proponen inyectar “…instrucciones genéticas (en forma de ADN o ARN) para que el organismo … exprese una proteína de coronavirus de forma que… provoque una respuesta inmunitaria…(ó)…cápsulas vacías que imitan la estructura del coronavirus, pero no son infecciosas porque carecen de material…(llamadas) …“Partículas similares a virus” o VLP (por sus siglas en inglés Virus Like Particles).” (2)

Los 102 grupos involucrados trabajan aisladamente, sin intercambiar sus experiencias, cuidando el secreto necesario para impedir que cualquiera de los contendientes obtenga la delantera aunque eso signifique bloquear la velocidad que provocaría el intercambio de experiencias. Son miles de trabajadores científicos que participan de este despiadado enfrentamiento. Una extraordinaria fuerza humana creativa, puesta al servicio del lucro privado, donde la meta son miles de millones de dólares de premio.

Resulta imprescindible inscribir en el programa frente al Covid-19 la consigna de la abolición del secreto comercial, de investigación y de patentes.

¡Unificación internacional de la ciencia!

Información pública de todos los avances y centralización de los procesos de investigación bajo control de los propios trabajadores científicos a escala mundial.

Nacionalización de la industria farmacéutica y sistema privado de salud para abastecer la demanda. Impuesto global a las fortunas para financiar programa de urgencia sanitaria.

Testeo universal simultáneo y obligatorio a toda la población nacional y mundial.

Federico Faber

Bibliografía

(1) [María Elena Navas. BBC News Mundo.] (https://www.bbc.com/mundo/noticias-52216766)

(2) 7-05 Aída Edith Sterin Prync

(3) Rob Wallace. Diez tesis sobre la agricultura y la enfermedad.

(4) Reporte anual para emergencias de salud de la Junta Mundial de Monitoreo de Preparación de la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial. Setiembre 2019 https://apps.who.int/gpmb/assets/annual_report/GPMB_annualreport_2019.pdf

(5) 22-04 Laura Plitt BBC News Mundo https://www.bbc.com/mundo/noticias-52326745

(6) 6-05 Declaración de AEA reclamando apertura cuarentena https://www.infobae.com/economia/2020/05/06/los-empresarios-de-la-asociacion-empresaria-argentina-le-reclamaron-al-gobierno-volver-a-producir-y-evitar-el-default/

(7) Última actualización de cifras: 28 de mayo de 2020 16:23 GMT Universidad Johns Hopkins https://www.bbc.com/mundo/noticias-51705060

(8) Murdoch, Romei, Giles. Financial Times. Londres 26 de Abril 2020 https://www.ft.com/content/6bd88b7d-3386-4543-b2e9-0d5c6fac846c

(9) Angelo Attanasio- BBC News Mundo 24-03 https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52010013

(10) 24-04 Monica Gandhi, M.D., MPH Profesora de Medicina Jefa de División HIV y Enfermedades infecciosas y Medicina Global del Hospital General de San Francisco. Deborah S. Yokoe, M.D., M.P.H., y Diane V. Havlir, M.D. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMe2009758

(11) 20 May Carlos Villalobos Universidad de Talca https://www.researchgate.net/publication/341550218_SARS-CoV-2_infections_in_the_World_An_estimation_of_the_infected_population_and_a_measure_of_how_higher_detection_rates_save_lives

(12) 11-05 James Griffiths CNN Español https://cnnespanol.cnn.com/2020/05/11/los-nuevos-brotes-de-coronavirus-en-corea-del-sur-alemania-y-china-muestran-que-sigue-el-riesgo-a-medida-que-mas-paises-buscan-reabrir/

(13) 29-05 BBC News Mund https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52848224

(14) Carlos Marx, Federico Engels. Manifiesto Comunista.

(15) 15-05 Clarín https://www.clarin.com/politica/alberto-fernandez-presento-kit-testeo-rapido-coronavirus-fabricado-cientificos-argentinos-soberania-_0_NCtZOTqBx.html

(16) 16-05 Página 12 https://www.pagina12.com.ar/266176-coronavirus-nuevo-test-argentino-para-detectar-el-virus

(17) 25-05 Analía Llorente BBC News Mundo https://www.bbc.com/mundo/noticias-52780148

(18) 30-04 Santiago Spaltro- El Cronista https://www.cronista.com/economiapolitica/Subsidio-a-salarios-suman-mas-empresas-al-beneficio-y-detallaran-como-liquidar-los-haberes-20200429-0040.html

(19) 18-05 Cristina Kroll- Pharmabiz https://www.pharmabiz.net/cassara-pico-en-punta-con-kit-covid-19/

(20) 26-02 BAE Negocios https://www.baenegocios.com/sociedad/Gollan-El-dengue-y-el-sarampion-son-mas-importantes-que-el-coronavirus-20200226-0027.html

Anexo 1

En este Anexo cito los hallazgos presentados en la prensa, relacionados con características específicas de la enfermedad que significarían desenlaces mortales en pacientes jóvenes y niños o que no pertenecen a grupos de riesgo, ni padecen enfermedades crónicas.

“…algunos pacientes que mueren podrían tener polimorfismos o mutaciones en los genes que los predisponen a una respuesta inflamatoria excesiva…”. Stephen Chapman, especialista en enfermedades respiratorias e investigador de Genética Humana del Wellcome Trust Centre de la Universidad de Oxford, en Reino Unido. (1)

“Estas variaciones genéticas, principalmente vinculados a la respuesta inmunológica…pueden estar latentes por décadas, hasta que se produce una infección por un microbio en particular" Jean-Laurent Casanova, profesor e investigador de la Universidad Rockefeller en Nueva York, EE.UU. (1)

"Es muy probable que otro coronavirus que está circulando y del que no se ha hablado mucho, llamado HCoV-229E …que produce resfriado común y esté sensibilizando al sistema inmunitario…puede hacerte más inmune o todo lo contrario…hipersensible,” Michael Snyder, Biólogo de sistemas y Director de genómica y medicina personalizada en la Facultad de medicina de la Universidad de Stanford. (1)

Otro cuadro fatal ha sido la llamada “hipoxia silenciosa”, donde el desenlace es el fallecimiento por neumonía severa, sin presentar los síntomas comunes de ese cuadro. Los pacientes llegan a un nivel de falta de oxígeno en sangre, con índices de 50%, de modo asintomático, produciendo solamente una aceleración de la respiración para compensar esa falta.

“El paciente no busca ayuda médica y pasa parte de la enfermedad en casa. A medida que aumentan los niveles de dióxido de carbono, se acumula líquido y los pulmones se vuelven rígidos, la falta de oxígeno ya ha comprometido otros órganos como el cerebro, riñones y corazón. El daño, en estos casos, es irreversible…el desenlace es una afección respiratoria aguda…” Richard Mark Levitan. Profesor clínico de medicina en Dartmouth College y médico en ejercicio en el Hospital Regional de Littleton, Nueva York. (2) (3)

Médicos irlandeses revelaron también que el virus causa en los pulmones micro-coágulos de sangre mortales. “Nuestros novedosos hallazgos demuestran que COVID-19 está asociado con un tipo único de trastorno de la coagulación sanguínea… Los micro coágulos explican por qué los niveles de oxígeno en sangre caen dramáticamente… (lo que) contribuye sin duda a los altos niveles de mortalidad”. Investigación publicada en el British Journal of Haematology dirigida por James O’Donnell, hematólogo consultor del Centro Nacional de Coagulación del Hospital St James de Dublín. Asimismo, según este estudio “…el riesgo de trombosis debido a diferencias genéticas es tres o cuatro veces menor en los chinos en comparación con los caucásicos y … significativamente mayor en los afroamericanos…... nuestros hallazgos plantean la … posibilidad de que la vasculopatía pulmonar (trastorno de los vasos sanguíneos en los pulmones) pueda contribuir a las diferencias inexplicables que están empezando a surgir, destacando la susceptibilidad étnica a la mortalidad por COVID-19” (4) (5)

El hallazgo de los coágulos se repitió en otras partes del cuerpo.

"Hemos encontrado micro coágulos en los vasos sanguíneos pequeños de los pulmones, pero también coágulos grandes en las mayores arterias Más del 25% de los pacientes tienen coágulos importantes…cuanto más espesa es la sangre, más grande el problema", declaró Hugh Montgomery. Profesor y Director del UCL Institute for Human Health and Performance en la University College de Londres.

Los pacientes de Covid-19 "son mucho más propensos a tener una trombosis venosa profunda… y a sufrir de embolismo pulmonar si uno de estos trombos viaja por el cuerpo y bloquea el suministro de sangre a los pulmones, sumándose al problema de la neumonía…Los coágulos también dificultan la llegada de la sangre a otros órganos, como el corazón o el cerebro, lo cual deja a los pacientes graves en riesgo de sufrir un ataque cardíaco o cerebral” manifestó Beverley Jane Hunt. Profesora de Trombosis y Hematología en el King's College de Londres. (6)

En Abril, médicos británicos alertaron sobre un síndrome inflamatorio multisistémico (en más de dos órganos) en niños contagiados, caracterizada por inflamación según laboratorio y evidencia de enfermedad clínicamente severa requiriendo hospitalización, con compromiso multisistémico de órganos (corazón, riñón, renal, respiratoria, sanguínea, gastrointestinal, dermatológica y/o neurológica).

El llamado síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) se detectó en toda Europa y 18 estados de EE.UU “La mayoría de los niños dieron positivo ya sea para la infección actual de covid-19 o una infección pasada”. En algunos casos el desenlace fue mortal, aunque la mayoría se recuperó.(7)

Bibliografía

(1) 22-04 Laura Plitt BBC News Mundo https://www.bbc.com/mundo/noticias-52326745 (2) 21-04 Richard Levitan New York Times https://www.infobae.com/america/the-new-york-times/2020/04/21/la-infeccion-que-esta-matando-silenciosamente-a-los-pacientes-con-coronavirus/ (3) 7-05 https://www.infobae.com/america/eeuu/2020/05/07/que-es-la-hipoxia-silenciosa-el-mal-que-afecta-a-algunos-pacientes-con-coronavirus-y-que-puede-ser-letal/ (4) 2-05 Infobae https://www.infobae.com/america/mundo/2020/05/02/una-estudio-cientifico-explica-por-que-hay-mas-muertes-por-coronavirus-en-europa-y-eeuu-que-en-asia/ (5) 30-04 Science Daily https://www.sciencedaily.com/releases/2020/04/200430113015.htm (6) 25-05 BBC News Redacción https://www.bbc.com/mundo/noticias-52793269 (7)15-05 Maggie Fox CNN https://cnnespanol.cnn.com/2020/05/15/los-cdc-advierten-a-medicos-de-ee-uu-sobre-enfermedad-infantil-relacionada-con-covid-19/

Suscribite a Política Obrera