Puerto de Mar del Plata: rebelión de los estibadores

Escribe Pedro Camargo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Esta semana comenzó con la llegada al puerto de Mar del Plata de un buque pesquero con uno de sus tripulantes infectado de COVID-19, un segundo caso positivo en otro buque que no había alcanzado a zarpar y, finalmente, un tercero que iba a salir, pero fue detenido producto de la movilización de los trabajadores de la estiba.

Finalmente, en las últimas horas, los estibadores decidieran cortar las terminales 2 y 3 del puerto dada la situación de exposición al contagio.

Un video que se divulgó en los medios de prensa locales muestra cómo esto llevo a que el secretario general del sindicato de estibadores tuviera que dar una respuesta ante la interpelación de las bases en una asamblea, en el mismo lugar donde desarrollaban los cortes, ante la acusación de su pasividad y el reclamo urgente para que hiciera “algo”. Ante la indignación de los trabajadores y el reclamo de una medida de lucha que impusiera los controles sanitarios, garantizara los hisopados, barbijos, y que no hubiera reducción salarial; el secretario sindical se retiró. Los obreros fueron claros: si no había respuesta, no volvían a trabajar y persistirían con los cortes a las terminales, las entradas a los muelles.

Por otra parte, la tripulación del Scirocco, el buque donde se detectó uno de los casos, no ha podido salir de la embarcación, a la espera de los resultados de los hisopados. La tripulación exige saber quiénes están afectados por el Coronavirus y cómo afectará esto su continuidad laboral. La empresa Solimeno, propietaria de la embarcación, no ha emitido palabra alguna. El gobierno municipal plantea que no pueden salir del barco, sin plantear mayores indicios solución.

Esta situación es una muestra más de que se privilegia las ganancias capitalistas de los empresarios del puerto sobre la salud de los trabajadores. El estado municipal y la prefectura ceden ante la presión de las patronales pesqueras, que bien saben que no se puede tener a los trabajadores infectados por coronavirus en cuarentena dentro de un barco.

El ejecutivo marplatense y empresarios como Solimeno son responsables de esta situación que están viviendo tanto los trabajadores embarcados como estibadores. Son ellos quienes deben hacerse cargo de los trabajadores para asistirlos y para que puedan realizar el aislamiento correspondiente en algún hotel y brindar los elementos necesarios. No esperaron los resultados de los hisopados y la prefectura ´permitió que zarpara uno de los buques.

Acompañemos la organización de los obreros del puerto en su reclamo. Impulsemos la formación de comités de higiene y seguridad conformados por los propios trabajadores para que pueda garantizarse efectivamente la cuarentena y la vida misma.

Suscribite a Política Obrera