Tucumán: nuevo caso de gatillo fácil y encubrimiento del gobierno

Escribe Alejandra del Castillo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La semana pasada fueron asesinados tres jóvenes por un policía, Facundo Lencina, que se encontraba fuera de servicio. Dos de ellos, supuestamente, habrían intentado asaltarlo mientras aguardaba que saliera su pareja del trabajo. Lencina justificó haber sacado su arma afirmando que dio la voz de alto pero los jóvenes emprendieron la fuga en una moto y supuestamente iban a dispararle. En respuesta, hizo más de doce disparos que terminaron matando a ambos y a otra víctima fatal, Lucas Delgado, un chico que estaba haciendo ejercicio. Los medios presentaron el hecho como un enfrentamiento que luego fue desmentido por el fiscal de la causa, quien reveló que el arma que tenían los asaltantes era de juguete.

El policía Lencina estuvo aprehendido menos de 24 horas y luego fue liberado en una clara demostración de impunidad. El fiscal lo justificó, diciendo que, si bien el arma era de juguete, era muy similar a una real, lo que produjo el amedrentamiento que derivó en esta masacre. El propio vicegobernador Jaldo, próximo a asumir como gobernador, se solidarizó con la familia del joven deportista y también con el policía. Resaltó que el policía que actuó en ese hecho “no debe estar bien de ánimo”. Defendió el accionar policial diciendo que está facultado por la institución para defenderse y que por desgracia pasó una persona joven que nada tenía que ver.

Esta posición pro gatillo fácil por parte del gobierno provincial no es una novedad. Hace unos meses la Corte Suprema de la Justicia de Tucumán anuló la sentencia a perpetua y absolvió a uno de los policías asesinos de Miguel Reyes Pérez. En el caso de Facundo Ferreira, un niño de 12 años fusilado por dos policías, anuló las perpetuas y ordenó realizar un nuevo juicio donde se los condenó pero por homicidio simple sin considerar como agravante el hecho de ser policías. Todas las semanas saltan denuncias sobre apremios ilegales en las comisarías o sobre la participación de la policía en hechos delictivos que se tapan.

Familiares de Lucas Delgado, junto a vecinos, realizaron una marcha y denunciaron el accionar del policía. Plantearon que no debería haber realizado disparos en tanto se trata de una zona muy concurrida y que incluso podrían haber habido más víctimas. Familiares de los otros jóvenes asesinados, aunque no se movilizaron hasta el momento, expresaron el pedido de justicia en los medios e hicieron referencia al problema de las adicciones y la falta de asistencia en la provincia.

La política de zona liberada para el gatillo fácil sólo puede ser enfrentada con la organización independiente de los familiares de víctimas y los vecinos. Esta es la experiencia que vienen realizando los familiares en Tucumán movilizándose sobre los tribunales para que avancen las causas, pero también denunciando cada hecho criminal de la policía que actúa criminalmente amparada por el poder político.

LEER MÁS:

Gatillo fácil: nueva condena y pena atenuada para los asesinos de Facundo Ferreira Por Alejandra del Castillo, 22/08/2023.

Suscribite a Política Obrera