Humanidades de Mar del Plata, después de las elecciones

Escribe Malena Asencio

Tiempo de lectura: 2 minutos

La semana del 11 al 15 de septiembre se desarrollaron las elecciones del centro de estudiantes de Humanidades de la Universidad de Mar del Plata. Sin sorpresas en la elección, la conducción “Humanidades por el proyecto” (La Cámpora) renovó mandato con el 65 % de los votos. Le siguió “Confluencia” (Patria Grande) con el 15 %; “La patriada” (Movimiento Evita y Aluvión), con el 6,7 %; “Ante Todo Libres” (PRO Bullrich) con el 6,32 %; “La izquierda en Humanidades” (Política Obrera, Nuevo MAS, PTS y el Partido Obrero oficialista) obtuvo el 4,04 %; y, por último, la Franja Morada sacó el 2,34 %.

Las elecciones de los centros en la UNMDP se desarrollan todas en simultáneo. En todos los casos se renovaron las conducciones vigentes, en el marco de un profundo vaciamiento político del estudiantado. Los camporistas han agrupado un número importante de estudiantes sobre la base de planteos de “gestión” y académicos, es decir, transformando al centro en una pata de la gestión de la facultad, de la cual son aliados. Es necesaria una nueva generación de activistas. Desde la pandemia, hay estudiantes que están finalizando su tercer año de cursada, la única forma de participación política que conocen son las elecciones una vez por año. Todo este escenario se convierte en un terreno especialmente fértil para el desarrollo de la política “HxEP” y la gestión de Humanidades.

Nuestra intervención

Política Obrera fue a las elecciones en un frente con el Nuevo MAS, PTS y el Partido Obrero oficialista. Conformamos este frente sobre la base de acuerdos respecto de las reivindicaciones del movimiento estudiantil, con total libertad para que cada agrupación desarrolle su campaña política. En nuestro caso, fuimos a una campaña política que planteaba que, para que todas las reivindicaciones de los estudiantes sean resueltas, necesitamos un aumento del presupuesto educativo urgente. Discutimos con los estudiantes que para conseguir esto necesitamos organizarnos en asambleas y autoconvocatorias que, a su vez, convoquen al conjunto de la comunidad universitaria a luchar por las condiciones de cursada, de trabajo y por el salario. Detectamos, en el curso de la campaña, que uno de los problemas que más atentan contra el derecho al estudio son las extenuantes jornadas laborales y la precarización laboral que sufrimos por fuera de la universidad. Si a esto le sumamos que no contamos con doble y triple banda horaria para poder asistir a las cursadas, ni contamos con la planta docente concursada necesaria para cubrir todas esas horas de clase, tenemos como resultado una gran deserción estudiantil.

La conclusión de esta campaña refuerza la necesidad de la organización independiente de la comunidad universitaria.

LEER MÁS:

Elecciones en Humanidades de Mar del Plata: estudiantes y trabajadores vamos a la huelga Por Malena Asencio, 29/08/2023.

Suscribite a Política Obrera