Qué problemas políticos nos presenta la inauguración del Sistema Riachuelo

Escribe Patricia Urones

Massa y la demagogia ambiental.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hace unos días atrás el ministro -cuasi presidente de facto- Sergio Massa, acompañado del “presidente” Alberto Fernández y la presidenta de AySA, Malena Galmarini, inauguraron la obra llamada Sistema Riachuelo. Consiste en un megacolector que corre por la margen izquierda del Riachuelo, desde la General Paz hasta la desembocadura del río, levantando los efluentes cloacales de los distritos aledaños, de la Capital Federal y de parte de la zona norte; una planta de pretratamiento y un emisario subfluvial de 12 km que desechará las aguas pretratadas al Río de la Plata. La obra, incrementará la capacidad de transporte cloacal de CABA y de Avellaneda, Esteban Echeverría, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza, Morón, Hurlingham, Tres de Febrero, San Martín, Vicente López y San Isidro. La obra inaugurada dista todavía de ser el proyecto original, que se pretendía que sea una planta moderna, con un sector de aprovechamiento de los gases emitidos por la materia orgánica extraída. En Brasil, ya existen sistemas de transporte de aguas tratadas para reutilización, usos secundarios. El gobierno voló bajo y apuró la “apertura de la llave” con el fin de sumar algunos porotos de cara a las elecciones de octubre.

La obra fue financiada por el Banco Mundial en el marco del cumplimiento del ODS 6, Agua Limpia y Saneamiento, al que Argentina adhirió en 2015. Sergio Massa aprovechó, probablemente ensayando su discurso en la temática Medio Ambiente del debate presidencial de hoy, para pegarle a Milei, a quien acusó de negar el cambio climático y ningunear el cuidado de los ríos. Massa, Alberto, Cristina y Kicillof aún no han dado explicaciones de la censura que el INTA mantiene sobre la publicación de los resultados del proyecto SPRINT que han mostrado que el 100% de las muestras tomadas a cerca de 70 habitantes del territorio bonaerense indican la presencia de agrotóxicos en el cuerpo. Buscó aparecer como un defensor del medioambiente, que más que hablar, actúa. Pero las obras del Sistema Riachuelo, no son el resultado de un “programa ambiental” de gobierno o, al revés, de un gobierno con “perspectiva ambiental”. La mega obra, es el resultado de la victoria de la lucha de los vecinos de la cuenca del río Matanza-Riachuelo, una lucha de décadas, tal vez siglos, que se canalizó en la famosa presentación judicial de los vecinos de Villa Inflamable, conocida como caso Mendoza, en 2004.

Casi casualmente, el fallo judicial cumplió el 8 de julio, 15 años. Se produjo en medio de la presión ejercida por una de las luchas ambientales más importantes en nuestro país, la de la asamblea de Gualeguaychú, contra la instalación de las pasteras Botnia y Ence en Fray Bentos, al margen del río Uruguay. El fallo de marras condenó al “Estado Nacional, a la provincia de Buenos Aires y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a recomponer el ambiente -agua, suelo, aire-, mejorar la calidad de vida de los habitantes de la cuenca Matanza-Riachuelo, y prevenir daños futuros” (mpd.gov, 14/07). El equipo de trabajo especializado para dar “seguimiento” a la ejecución de la sentencia, para la cual se designó como ente ejecutor a ACUMAR (Autoridad de la cuenca Matanza-Riachuelo), plantea, en forma benévola, que el camino por recorrer aún es muy largo. No está resuelta ni la reurbanización ni la relocalización de los barrios más afectados (como Villa Inflamable); solo el 30% de las familias ha sido relocalizada. En Villa Inflamable grandes y niños padecen de enfermedades relacionadas con la contaminación, como EPOC, asma y problemas dermatológicos. Gran parte de los vecinos tiene plomo en sangre. Agregamos nosotros que un verdadero abordaje sanitario de la contaminación del río y su incidencia en la salud, incluidas las enfermedades genéticas y degenerativas, está totalmente ausente. La defensoría caracteriza que hay una “demora” que atribuye a problemas de “eficiencia administrativa y política”.

Cloacas a cielo abierto en Villa Inflamable Cloacas a cielo abierto en Villa Inflamable.

Pero no se trata de eso, se trata de un problema de prioridades sociales. En Argentina, por dar solo el ejemplo de uno de los elementos del ambiente, las aguas son utilizadas en un 87% por el aparato productivo, la agricultura, la ganadería y la industria, y solo un 13% es consumida por las personas. Esto quiere decir que las aguas residuales arrojadas por los primeros, no son, en su inmensa mayoría, tratadas. Los muy recientes, y pocos, estudios hechos respecto a la presencia de agrotóxicos en ríos muestran altas concentraciones de plaguicidas en los ríos y napas que atraviesan los campos de cultivo de soja. Las grandes industrias, se ubican en la margen de ríos y brazos secundarios de ríos para verter con facilidad sus aguas, plagadas de metales pesados y químicos. Es largamente conocida a nivel mundial la incidencia o determinación de los factores ambientales en la calidad de la salud de los seres que hoy habitan la tierra, pero también, en su descendencia. Este régimen de producción, y su concomitante régimen de gobierno, no espera a que los cuerpos pasen por la fábrica para romperlos, ya los produce rotos.

La megaobra, ha sido una conquista, ciertamente muy importante, de los vecinos de la cuenca, pero aún resta destapar muchas cuestiones sólidamente ocultadas por un régimen social contaminador. Los directivos de ACUMAR, y los funcionarios del gobierno se excusan de que 15 años es poco tiempo para la remediación el río; sin embargo, no se ha avanzado nada en el diagnóstico de la contaminación del agua, del suelo, del aire, de su incidencia en la salud de los vecinos y en la delimitación de las responsabilidades. Sergio Massa, aprovechó para suplicar el voto a los trabajadores en nombre de la defensa de las empresas públicas, el salario, las indemnizaciones y las jubilaciones. Sin embargo, las obras de saneamiento del río y las tareas realizadas por ACUMAR, se han apoyado en una gigantesca plataforma de trabajo precario, la megaobra que Malena Galmarini reivindica se ha llevado a cabo sobre la base de trabajadores de la construcción que soportan el régimen de indemnización autopagada que Milei, Bullrich y el mismo Massa quieren imponer. De otro lado, AySA viene aumentando las boletas del servicio sistemáticamente a los trabajadores en nombre de la reducción de subsidios y el ajuste fiscal exigidos por la banca internacional. La demagogia massista ha tenido como fin convertir la inauguración en un spot de campaña.

Los problemas políticos que pone de manifiesto la inauguración de la obra de AySA van mucho mas allá de las “demoras” del Estado en el cumplimiento de los compromisos asumidos respecto de la cuenca Matanza-Riachuelo. Están relacionados a un régimen social que no conoce otra forma de producir que, afectando el medio ambiente, porque para aumentar su renta, debe producir en escala y reducir sistemáticamente los costos sin reparar en cómo esta producción incide en la población. La decadencia capitalista es tan profunda, que comienza a advertirse en la degradación de la población que el capital aún no ha reclutado para su explotación; es esto lo que se observa en la inmensa cantidad de niños y adolescentes enfermos o con malformaciones determinadas por el contexto ambiental. Esta catástrofe no será resuelta con las elecciones del 22 ni por ninguno de los candidatos que gane porque está relacionada a la lógica social del estado capitalista: la defensa de los intereses empresariales por sobre los de la inmensa mayoría de la población. Un verdadero camino de transformación de las condiciones de vida y de trabajo solo vendrá de la conciencia de los trabajadores de su rol y de sus responsabilidades políticas en esta historia y de la utilización de los métodos históricos de la clase obrera para pavimentar el camino a un verdadero gobierno de trabajadores.

LEER MÁS:

El INTA censura un estudio sobre agrotóxicos que muestra que la totalidad de los investigados están contaminados Por Olga Cristóbal, 05/10/2023.

¿Desde cuándo el Riachuelo dejó de ser una cloaca a cielo abierto? Por Valentina Viglieca, 14/07/2023.

Nuevos virus hallados en el Riachuelo Castigo a los contaminadores. Por Javiera Sarraz, 29/01/2022.

Suscribite a Política Obrera