“Israel arrestó a casi tantos palestinos como liberó durante la tregua”

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 3 minutos

En las últimas horas cañoneras israelíes bombardearon la costa de Khan Younis, en el sur de Gaza. “Un segundo tiroteo hubo en las costas de la Franja de Gaza", dijo el corresponsal de defensa de la agencia palestina Walla, Amir Bohbot, en X. Simultáneamente, Israel lanzó redadas en campos de refugiados en Cisjordania durante la noche del martes. En Jericó, las tropas irrumpieron en viviendas en los campos de refugiados de Ein el-Sultan y Aqbat Jabr, acompañadas por una topadora militar. En Nablus, atacaron el campamento de Askar, donde estallaron violentos enfrentamientos con los residentes. En Ramallah, las casas palestinas fueron asaltadas en el campo de Jalazone, después de lo cual jóvenes del campo se enfrentaron a las fuerzas israelíes. En Jenin, donde desde hace días se reiteran incursiones sionistas por la noche, “Israel está bloqueando las entradas a los hospitales Khalil Suliman e Ibn Sina, y se está acercando cada vez más al hospital al-Razi, los principales hospitales de Jenin, en la Cisjordania ocupada” (Middle East Eye, 29/11).

La ‘tregua’ sirvió al mismo tiempo para el rescate de cuerpos bajo los escombros en Gaza: “160 civiles palestinos fueron encontrados muertos en 24 horas” (ídem). Israel con sus bombardeos no sólo destruyó hospitales, también la principal biblioteca pública de Gaza y mantiene detenidos a los médicos directores de los dos principales hospitales de la ciudad, que no funcionan ya" (ídem). La Organización Mundial de la Salud advirtió que los muertos por epidemias y falta de atención médica podrían superar largamente los más de 15.000 muertos por los bombardeos. Si bajo la ocupación durante los 56 años de ocupación militar israelí de Cisjordania y Jerusalén Este, “las fuerzas israelíes llevan a cabo redadas nocturnas en hogares palestinos, arrestando a entre 15 y 20 personas en los días ´tranquilos´”, en las dos primeras semanas después del 7 de octubre, esa cifra escaló brutalmente. “Israel duplicó el número de palestinos bajo su custodia, de 5.200 a más de 10.000”. Habiendo liberado a 4.000 trabajadores de Gaza que trabajaban en Israel y fueron detenidos días atrás, en Israel “los abogados de prisioneros palestinos y los grupos de seguimiento han registrado 3.290 arrestos en Cisjordania y Jerusalén Este, desde el 7 de octubre” (Zena Al Tahhan, Al Jazeera, 28/11.

Lo peor es que “la mayoría de los liberados suelen ser detenidos nuevamente por días, semanas, meses y años posteriores a su liberación. Decenas de personas que fueron arrestadas en un intercambio de prisioneros entre Israel y Hamas en 2011 fueron arrestadas nuevamente y se les restablecieron sus sentencias” (ídem).

“No está claro si Israel ha brindado alguna garantía de que no volverá a arrestar a los que han sido liberados”, denuncia la organización de los presos palestinos. Más grave aún es que las condiciones de los palestinos detenidos han empeorado gravemente. Muchos se han quejado de severas palizas, mientras que seis prisioneros palestinos han muerto bajo custodia israelí. En las últimas semanas también han aparecido varios vídeos de soldados israelíes golpeando, pisoteando, abusando y humillando a palestinos detenidos a quienes les han vendado los ojos, esposado y desnudado parcial o totalmente. Muchos usuarios de las redes sociales dijeron que las escenas les traían recuerdos de las tácticas de tortura utilizadas por las fuerzas estadounidenses en la prisión iraquí de Abu Ghraib en 2003 (ídem). “Anteriormente, los presos tenían derecho a tres o cuatro horas fuera de sus celdas en el patio, ahora eso se ha reducido a menos de una hora, según grupos de derechos humanos. Las celdas superpobladas ahora suelen albergar el doble de detenidos para las que fueron construidas y muchos duermen en el suelo sin colchones, dijeron. Las autoridades penitenciarias israelíes también cortaron la electricidad y el agua caliente, realizaron registros en las celdas, retiraron todos los dispositivos eléctricos, incluidos televisores, radios, placas de cocina y teteras, y cerraron la cantina, que los presos utilizan para comprar alimentos y suministros básicos como pasta de dientes” (ídem).

LEER MÁS:

Gaza: de las treguas ‘fake’ a la ampliación de la guerra del Estado sionista Por Jorge Altamira, 28/11/2023.

Qué viene tras la tregua y los canjes parciales de prisioneros Por Norberto Malaj, 28/11/2023.

La peor tregua de Hamás ante el arrollador progreso del ejército sionista Por Leib Erlej, 24/11/2023.

Israel duplicó el número de prisioneros palestinos en 15 días Por Norberto Malaj, 24/10/2023.

Suscribite a Política Obrera