Boca vota el domingo

Escribe Juan Arrecegor

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Cámara Civil de Apelaciones finalmente dio respuesta favorable al pedido del oficialismo boquense y revocó la cautelar que había suspendido provisoriamente los comicios, previstos quince días atrás. La oposición declaró finalmente que acepta el fallo.

Los socios de Boca, por lo tanto, votarán el próximo domingo 17 de diciembre en la Bombonera, de 8 a 18 horas, entre las dos listas oficializadas. Son casi 100.000 hinchas, incluidos los aproximados 13.000 asociados que habían sido cuestionados por la oposición por el supuesto pase irregular de la categoría adherente a la de activo. La oposición descartó presentar un recurso extraordinario ante la Corte Suprema, de resultado incierto, ante el riesgo de que su política intervencionista y la dilación del proceso electoral sepulte sus chances y agrave la crisis xeneize.

Riquelme se anotó este fallo como una victoria propia, ya que su campaña se basó principalmente en acusar a la oposición de querer intervenir judicialmente el club y boicotear las elecciones para su beneficio. La acusa de ser vehículo de intereses privatizadores. Su contrincante, Ibarra, ha salido a declarar en el medio afín TyC Sport que ahora hay que ir a votar.

La justicia: de interventora a sufragista

La Cámara de Apelaciones revocó la medida cautelar, entre otras razones, aduciendo que los 13.000 hinchas cuestionados no fueron llamados a prestar testimonio por la jueza y que, en caso de querer hacerlo, eso pospondría demasiado los comicios, por lo que debería, en todo caso, continuar luego de las elecciones. La continuidad de la causa judicial sobre el tema de fondo dependerá, en buena medida, del resultado del domingo.

Como señalamos anteriormente, la suspensión de elecciones deportivas por parte de la justicia es algo común en la disputa por hacerse con las dirigencias. Lo que llevó este conflicto a la tapa de los diarios fue que la disputa nacional se trasladó a estos comicios: los intereses en puja de ambos lados y los apoyos y acercamientos con los partidos que disputaron las elecciones presidenciales politizaron este proceso, tomando de rehenes a los socios. Los asociados de Boca, gane quien gane este fin de semana, no serán un poco más “dueños” de su club, ni tendrán más derechos sobre las decisiones que se tomen, tampoco será un club más democrático. Quienes sostienen lo contrario desconocen el rol de las dirigencias del fútbol en el capitalismo.

Ambas listas disputan quiénes y de qué manera lucrarán con el club a partir de 2024. El socio activo de Boca -una categoría minoritaria entre los socios- es libre de elegir entre una y otra.

Una eventual victoria de la lista Riquelme-Ameal frente a Macri-Ibarra será presentada por algunos como una “revancha del peronismo”. En su apoyo se alinean Claudio “Chiqui” Tapia, la 12, funcionarios peronistas del conurbano, empresarios, burócratas del sindicato no docente de la UBA y hasta Néstor Pitrola.

Resta saber quién se alzará ganador en los comicios del Club de la Ribera. Lo cierto es que una verdadera resistencia a las privatizaciones, las SAD (Sociedades Anónimas Deportivas) y las intervenciones deberá surgir de la autoconvocatoria real de los trabajadores hinchas del fútbol, ya que los dirigentes que se vinculan con el poder de turno y las empresas lo único que disputarán es su tajada en el negocio.

LEER MÁS:

Elecciones en Boca: muchos opinan, votan pocos FIT-U: de Boedo a Caminito. Por Juan Ferro, 07/12/2023.

Suscribite a Política Obrera