Bahía Blanca: por la asistencia inmediata integral para todas las familias afectadas

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 3 minutos

A poco de cumplirse una semana del devastador temporal, un 30 % de la ciudad aún no ha recuperado la energía eléctrica. Según cifras oficiales, se derrumbaron más de 10 000 árboles sobre la vía pública, el tendido eléctrico y otro tanto sucedió con postes de cemento de media tensión. La empresa distribuidora EDES anunció la llegada de cuadrillas de la zona y contratación de subcontratistas pero desde las barriadas más humildes se denuncia que no están presentes y además se ve afectado el abastecimiento del agua.

El otro grave aspecto del temporal es la situación de destrucción de viviendas en barriadas enteras de la periferia, en donde aún no llegaron las cuadrillas o siquiera la asistencia social del Municipio, como es el caso de Villa Bordeu, Spurr y Villa Talleres. Según el Municipio, gobernado por UxP, hay más de 10 mil familias en barrios vulnerables que fueron afectadas por el temporal y un total de 60 000 bahienses, ante lo cual el gobierno municipal anunció la construcción de “módulos básicos de 20 metros cuadrados, con 4 tirantes” (lanueva,21/12) –un cuartito provisorio-, que no llegan todavía al millar. El intendente Susbielles instó a las grandes firmas proveedoras de chapa del país a que prioricen el envío de productos a Bahía “por razones humanitarias”, siendo Techint el único proveedor en la Argentina. No hay ninguna chapa de Techint por el momento. El gobierno provincial envió 3 000 chapas, que ya fueron agotadas. Ante la falta de luz, se propagan los robos en las casas que debieron ser deshabitadas.

Las colectas solidarias se han extendido por toda la ciudad, solicitando alimentos, colchones, velas y materiales de construcción. Política Obrera está organizando una en su local. Si no fuera por ellas, la situación seria aun peor y su propagación refleja al mismo tiempo la completa insuficiencia en la asistencia estatal. El Municipio ha abierto una “inscripción de voluntarios” cuando debería proceder a una contratación extraordinaria de personal para todas las tareas de asistencia, sin que esto se contraponga con acciones voluntarias.

“No hay plata”

El gobierno municipal informó que se requerirían para comenzar la reconstrucción de la ciudad unos $30 000 millones de pesos –el 75% del presupuesto municipal del 2023- de los cuales $10 000 fueron solicitados al gobierno nacional. En manos del Tesoro Nacional existen partidas de los fondos coparticipables de las provincias que son reservados para situaciones de emergencias, pero todavía no se ha confirmado transferencia alguna. Paola Ariente, subsecretaria de Hábitat, informó que la respuesta del gobierno nacional fue “no hay plata”. Alerta argentinos, no habrá plata aunque un temporal destruya una ciudad. En la legislatura bonaerense se acaba de aprobar un paquete de ayuda de 200 millones de pesos –un 0,6% de lo necesario.

Susbielles, que viene de ocupar la presidencia del Consorcio de gestión del Puerto de la ciudad –el cual se encuentra operativo y presto a seguir exportando toneladas de cereales-, se despachó informando que las empresas multinacionales del Polo Petroquímico y el Puerto no habían hecho contribución financiera alguna hasta el momento y que, en caso de no obtener una respuesta en 24 hs, consideraría enviar un proyecto de tasa excepcional al Concejo Deliberante, en donde no tiene mayoría y le acaban de birlar la presidencia del organismo una alianza de JxC con libertarios. Al día siguiente, se informó de una “agenda de reuniones” entre el intendente y los pulpos de la cual se conocerán novedades recién la semana próxima. Mientras tanto, el Concejo Deliberante va a tratar un aumento de las tasas municipales, muchas de las cuales recaen sobre los trabajadores.

No debiera dejar de mencionarse que las empresas de telefonía celular e internet han dejado sin cobertura a miles de familias, que están completamente incomunicadas.

Ante la catástrofe que vivimos, queda en evidencia la completa incompatibilidad del régimen social capitalista, que prioriza el lucro privado por encima de las necesidades populares. Todo el gran capital de la ciudad debiera y sus ganancias debieran ser objeto de una tasa extraordinaria para disponer de los recursos extraordinarios que se necesitan. Una colecta organizada por Emanuel Ginobili probablemente sea el aporte más importante que se reciba.

En las barriadas comienzan a realizarse asambleas y reuniones para exigir una asistencia integral e inmediata. Es el camino a desarrollar.

LEER MÁS:

Bahía Blanca: la catástrofe después del temporal Por Emiliano Fabris, 19/12/2023.

No fue sólo el temporal Por Jacyn, 17/12/2023.

Suscribite a Política Obrera