Morales y el PJ vuelven a endeudar la provincia

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 3 minutos

El gobernador Morales ha contado una vez más con el apoyo del bloque oficial del PJ, esta vez, para autorizar un nuevo endeudamiento provincial. La excusa fue la necesidad de garantizar los recursos necesarios para pagar los salarios estatales, con una solicitud de endeudamiento por 6 mil millones de pesos, modificando la ley de presupuesto votada en diciembre de 2019.

El nuevo préstamo se suma a otro previo, votado cuando se discutió el presupuesto provincial. En total suma la friolera de $11.500 millones de pesos, para cubrir el déficit proyectado de la provincia en el año. La situación de virtual quiebra del estado ya era precedente a la pandemia, y se ha agudizado con la misma. Aun consiguiendo ese crédito multimillonario, el cuadro de crisis y bancarrota del Estado capitalista jujeño se reforzará.

El “toma y daca” del PJ y su integración

La sesión tardó casi 4 horas en comenzar. Finalmente, el PJ votó dividido. Tal como lo denunciamos antes de la sesión, el PJ estaba negociando su parte del botín, condicionando la votación del nuevo endeudamiento a la entrega de recursos para los municipios “del palo”, en vez de denunciar el reparto clientelar de recursos a los municipios por parte de Morales. Para maquillar su votación, el PJ “arrancó” la constitución de una comisión legislativa de “control” de la deuda provincial y una ley trucha que suspende los despidos en la administración pública por dos meses -es decir que los autoriza a partir de los 60 días de su promulgación.

La comisión de control de la deuda obtenida por el PJ tendrá mayoría oficialista y en sus manos quedará el seguimiento del pago de intereses y capital, por lo que PJ se ha convertido en el garante de pago de una deuda provincial que no beneficia en nada a los trabajadores y vecinos de Jujuy y que absorberá los recursos provinciales que se necesitan para satisfacer los reclamos obreros y populares.

Más allá del pataleo de algunos diputados del PJ que anunciaron su voto en contra y se retiraron del recinto, autopromocionándose como los “albertistas” consecuentes, el sector que votó a favor -conformado por el presidente del partido y el jefe del bloque, entre otros- sabe que Morales hoy en día es un aliado político del gobierno nacional. La votación dividida del PJ es una maniobra de encubrimiento de esta integración política, para seguir estafando a la población.

La burocracia sindical

Bajo el mandato de Morales se perdió un 50% del poder adquisitivo por paritarias a la baja, este año no hubo bono de $4.000, en marzo a los docentes se les descontó entre 10 y 15%, y en la propia sesión se votó una ley que fija un tope salarial para los trabajadores jujeños y la pérdida de adicionales.

Para avalar esta nueva entregada, los diputados sindicales del PJ argumentaron que, si no votaban esta ley, serían cómplices de los recortes salariales. Estos burócratas nunca han apelado a la organización gremial y de clase de los trabajadores para defender sus salarios y son hostiles a los métodos históricos de la clase obrera. Saben muy bien que las leyes son papel pintado para los capitalistas, como pasa hoy con el decreto antidespidos o con los protocolos anti covid-19 que las patronales violan sin prurito alguno. Tampoco le importó que el presidente del PJ, el empresario Rubén Rivarola, los desenmascarara al decir que “no sabía” si alcanzaría con este endeudamiento para pagar los salarios, a la vez que realizaba una defensa cerrada de los descuentos y suspensiones que hicieron varias empresas radicadas en Jujuy.

Desde el Partido Obrero Jujuy rechazamos este nuevo pedido de endeudamiento denunciando que, al igual que los pedidos anteriores, de ningún modo va a beneficiar a los trabajadores jujeños y, menos aún, va a garantizar que no se ataquen los salarios de los estatales.

En la provincia no se quiere afectar la riqueza social acaparada de forma privada. En un cuadro de emergencia, se sigue pagando la deuda ($3.600 millones este año), se mantienen regímenes de subsidios y exenciones al gran capital, el litio y la actividad minera deja migajas, etc.

Llamamos a los trabajadores a defender con sus propios métodos de clase, no solamente sus salarios y sus puestos de trabajo, sino también su vida en el marco de esta pandemia.

Suscribite a Política Obrera