La DAIA obligada a desplazar a su vice-presidente

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 1 minuto

El jueves, Sergio Pikholtz, vice-presidente segundo de la DAIA, principal institución de la comunidad judía del país, se despachó con este tweet: “no hay civiles inocentes en Gaza, tal vez sólo los niños de menos de cuatro años. Sin piedad con los asesinos de judíos. Venceremos”. La declaración de neto corte fascista está en coincidencia con expresiones de las alas más reaccionarias del sionismo gobernante en Israel.

La conmoción que provocaron las declaraciones de Pikholtz obligó a la DAIA a tomar distancia. Diversas instituciones de la colectividad reclamaron su renuncia, lo que Pikholtz hizo el viernes.

Lo de Pikholtz, seguidor de Jabotinsky, el fundador del fascismo sionista que admiraba a Mussolini —así reza su página de Instagram— y del partido del criminal de guerra Netanyahu, NO fue un exabrupto. No difiere de lo que ha declarado gran parte del gabinete de guerra sionista, a saber, que los palestinos son “animales”, no seres humanos.

La DAIA se vio obligada a delimitarse frente a su completo desprestigio ante los propios judíos de Argentina. Desde su complicidad con nuestro genocidio bajo la dictadura militar (más de 2 mil judíos detenidos-desaparecidos), la DAIA no ha hecho más que cargar con crisis recurrentes (un ex presidente de la entidad, Beraja, implicado en la estafa del Banco Mayo; otro banquero, Spolsky, menemista, luego kirchnerista y dirigente de la comunidad también responsable de otros delitos, etc).

LEER MÁS:

“El genocidio más atroz de los tiempos modernos” Israel barre tiendas de campaña de refugiados y aplasta vivas a las personas. Por Norberto Malaj, 16/12/2023.

Las “fuerzas del cielo” de Milei: una alianza estratégica con el Estado genocida de Israel Por Emiliano Fabris, 14/12/2023.

Rodolfo Barra, un nazi sostenido por la DAIA Por Nahuel BA, 04/12/2023.

Cementerio de niños Por Norberto Malaj, 08/11/2023.

Suscribite a Política Obrera